Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 13 de julio de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Miércoles, 24 de junio de 2020 00:00

El BpA del Ibex 35 en 2022 podría caer más de un 20%

Santander Corporate & Investment | Una de las dudas más difíciles de resolver que plantean los inversores institucionales en estos momentos es dónde estarán los beneficios empresariales cuando el impacto de la crisis del Covid19 empiece a desaparecer y la economía se recupere del Gran Confinamiento de 2020.

 

 

La visibilidad continúa siendo muy escasa y la mayoría de las compañías han dejado en suspenso sus previsiones de beneficios para 2020 y han optado, en muchos casos, por anular o retrasar sus objetivos a largo plazo. Los analistas han sido muy rápidos a la hora de ajustar las expectativas de beneficios para incorporar este contexto empresarial inédito y, tras revisiones a la baja muy fuertes del BpA 2020E- 22E en marzo y abril, el ritmo de revisiones a la baja se ha ralentizado de manera significativa en mayo y junio. Por tanto, creemos que es un buen momento para revisar las expectativas de beneficios actuales y el impacto potencial en el comportamiento del mercado en los próximos meses.

 

 

Por razones evidentes, en general, las expectativas del consenso de mercado para 2020 han sufrido revisiones a la baja, y las previsiones actuales apuntan a una caída de los beneficios del 34% en Europa y del 22% en EEUU. Esto contrasta con las estimaciones para el BPA del 10% y 9%, respectivamente, que esperaban a principios de año. Se estima que los niveles de beneficios de 2019 no se recuperarán hasta 2022E en los mercados europeos y estadounidenses.

 

 

Se espera que los beneficios trimestrales se desplomen en el 2T20E, cuando, previsiblemente, las medidas de confinamiento habrían tenido el mayor impacto en las economías y los beneficios empresariales. El consenso del mercado apunta a caídas interanuales en el 2T20E del 68% en Europa y del 40% en EEUU, si bien estos porcentajes deberían marcar los niveles mínimos en términos absolutos del ciclo actual de beneficios y las tasas de caída deberían ir normalizándose hasta niveles del 17% en Europa y del 7% en EEUU en el 4T20E.

 

 

En nuestra opinión, las expectativas de mercado actuales incorporan que la normalización de los beneficios no llegará antes de 2022E y, por tanto, los beneficios a corto plazo han perdido la relevancia que tenían en el pasado. En estos momentos, los inversores se están centrando más en evaluar la magnitud del impacto estructural en la rentabilidad empresarial que en la evolución trimestral a corto plazo de los beneficios. En nuestra opinión, a este respecto, la publicación de resultados del 2T20E tendrá escasa relevancia mientras que la del 3T20E ofrecerá, probablemente, una visión más acertada del ritmo de recuperación de los beneficios en el futuro.

 

 

 

En nuestra opinión, los beneficios para 2022E probablemente ofrecerán más información a los inversores a la hora de tomar sus decisiones de inversión. Curiosamente, el comportamiento en el año de los mercados mundiales y de los sectores europeos ha ido muy de la mano de las revisiones a la baja de los beneficios de 2022E. Esto es así a grandes rasgos, pero hay algunos casos de mercados europeos (IBEX35) y de sectores (bancos) que se han visto más penalizados de lo que parecen indicar las revisiones a la baja de los beneficios.

 

 

Si comparamos las expectativas de beneficios en 2022E con los beneficios en 2019, la mayoría de los mercados y de los sectores muestra crecimiento. Algunas excepciones (IBEX35, MIB, bancos, viaje y ocio), para las que el mercado espera que los beneficios de 2019 no se recuperen hasta 2023E, probablemente indican que el mercado está siendo más prudente que con otros mercados y otros sectores, en los que se espera que el crecimiento sea muy significativo.

 

 

Aunque es difícil valorar lo que está descontando el mercado en estos momentos, hemos estimado un potencial alcista teórico para el mercado y los sectores, pero no utilizando modelos fundamentales, sino las estimaciones de consenso para los beneficios y el comportamiento en el año. La principal hipótesis (aunque discutible) es que, a finales de 2019, el mercado estaba valorando los diferentes sectores y mercados de la misma manera que lo está haciendo ahora con esos sectores y mercados utilizando las estimaciones de consenso para 2022E. Por tanto, los múltiplos de valoración a finales del 2022E serán los mismos que a finales de 2019. El potencial alcista anual desde los niveles actuales resultará de aplicar los múltiplos de 2019 a las estimaciones para los beneficios en 2022E. Utilizando este marco, los mercados latinoamericanos y algunos sectores cíclicos (recursos básicos, automóviles, y petróleo y gas) ofrecerían el mayor potencial alcista mientras que algunos mercados (MIB) y sectores (utilities, medios de comunicación, y viajes y ocio) ofrecerían el potencial alcista más limitado.

 

 

Sin embargo, también es posible que las expectativas de beneficios para 2022E terminen siendo muy optimistas, por lo que hemos calculado cuál sería el potencial alcista en caso de que los beneficios de 2022E se quedarán un 10% por debajo las estimaciones actuales de consenso. En este caso, el potencial alcista de aquí a finales de año sería de un 3% en el caso de los mercados europeos y del 2% en el de los mercados estadounidenses. Teniendo en cuenta los riesgos actuales, las valoraciones de los mercados de renta variable parecen estar descontando un escenario relativamente favorable, por lo que, en nuestra opinión, los inversores deberían adoptar posiciones prudentes hacia los mercados europeos.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.