Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 26 de septiembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Jueves, 28 de marzo de 2019 08:00

Todo como un servicio... ¿Hacia dónde nos lleva esta tendencia?

Frank Schwarz (MainFirst) | Apple anunció hace unos días una plataforma competidora de Netflix y Prime Video. Tras el éxito de Apple Music, esto no solo es un paso lógico para el grupo, sino también un indicio de una tendencia estructural: "Vender todo como un servicio".

 

 

Se trata de pasar de la venta de productos sencillos a la prestación de servicios. Frank Schwarz, gestor del MainFirst Global Equities Fund, está convencido de que el modelo de negocio "como servicio" (aaS – “As a service” por sus siglas en inglés) podría dominar en el futuro en todos los sectores, y los inversores podrían beneficiarse de ello.

 

El modelo de negocio de “todo como un servicio” ya ha revolucionado industrias enteras. Según la empresa de estudios de mercado Superdata, casi el 74% de los consumidores de Estados Unidos compra películas y series a través de suscripciones de streaming y un 64% adquire música por esta vía. En principio, este modelo se originó en el sector de tecnologías de la información –TI–, donde el software (Software as a Service: SaaS) y plataformas enteras (Platform as a Service: PaaS) comenzaron a venderse cada vez más como servicios a principios de la década del 2000. Entre los ejemplos más conocidos se encuentran Salesforce, Microsoft Azure y Adobe Systems. "Las ventajas comerciales están de sobra demostradas por Adobe. La compañía ha duplicado sus ingresos a más de 9.000 millones de euros desde que cambió su modelo de ventas a SaaS a mediados de 2013", dice Schwarz. Este modelo de negocio también se adoptó rápidamente fuera del sector de TI, especialmente en la venta de productos digitales.

 

Menores costes para los consumidores, ingresos más estables para las empresas

 

Para el cliente, el “todo como un servicio” ofrece principalmente ventajas en los costes. Por un lado, un servicio elimina la necesidad de grandes inversiones iniciales y, por otro, el producto, ya sea software, base de datos o biblioteca de medios, se actualiza continuamente. "Gracias a PaaS (plataformas como servicio), las empresas pueden reducir los costes de sus centros de datos hasta en un 70%. Esto puede ser una ventaja existencial, especialmente para las nuevas empresas: en lugar de tener que recaudar millones de dólares, los fundadores pueden hacer realidad sus ideas con sumas mucho más modestas", dice Schwarz. Además, el proveedor garantiza la seguridad y estabilidad de la infraestructura de su servicio.

 

Al mismo tiempo, los proveedores de servicios se benefician, en particular, de unos ingresos más estables y resistentes al ciclo. Una de las razones es que el modelo crea una mayor lealtad de los clientes al generar una mayor dependencia del servicio. "Por ejemplo, un usuario de Spotify que clasifique sus canciones favoritas en listas de reproducción accesibles durante unos meses se lo pensará dos veces antes de cambiar a la competencia, por ejemplo, a iTunes de Apple", comenta Schwarz. Además, el aaS ha demostrado ser una herramienta eficaz en la lucha contra la piratería, contra la que han tenido que lidiar los productores de música, cine y software, en especial. Esta es una de las razones por las que los videojuegos para consolas Sony y Microsoft se venden ahora como suscripciones a aaS. Esto está ganando cada vez más aceptación entre los consumidores.

 

El mundo analógico ofrece cada vez más servicios

 

Sin embargo, Schwarz destaca que el aaS también puede ser utilizado con éxito más allá de los productos digitales y los medios de entretenimiento. "Entre las empresas prometedoras del sector residencial de las grandes ciudades, tanto para oficinas como para modelos de coche compartido, se encuentran proveedores de servicios como Uber y Lyft", afirma Schwarz. El gestor también llama la atención sobre WeWork, una empresa fundada en 2010 que ofrece espacios de trabajo compartidos y que ahora es el mayor propietario de oficinas de Nueva York y Londres. Esto es similar a la idea de una economía compartida, según Schwarz, es la generación más joven en particular la que, no solo acepta el modelo de negocio, sino que incluso lo prefiere a los productos tradicionales.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.