Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 21 de julio de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Miércoles, 07 de marzo de 2018 08:00

China aleja las presiones cortoplacistas aunque el fantasma de la deuda (295% del PIB) sigue siendo un desafio

Intermoney | Las metas de las autoridades chinas para el presente año, además de los siguientes pasos de su estrategia reformista están cobrando algo de importancia entre los titulares de los últimos días.

 

De hecho, uno de los puntos “encima de la mesa” es la potenciación del atractivo para el inversor extranjero y, con este fin, se facilitará su acceso a las empresas de propiedad conjunta al aumentar el límite que pueden poseer de las mismas. Así, se busca relanzar la evolución de la inversión directa extranjera que finalizaba 2017 cediendo un -9,2% a. (+7,9% en el acumulado del año) y comenzaba 2018 con un tímido repunte del 0,3% a.

 

Las medidas para facilitar la entrada de capital extranjero no se quedarían únicamente en acciones vinculadas a la inversión directa, llegando en un momento en el que se conjugan las ambiciosas metas económicas con importantes cambios políticos en el gigante asiático. Entre estos, podría situarse el relevo al mando del PBoCh, circunstancia que no debería alterar la respuesta a la descontada subida de tipos de la Fed en la segunda mitad de mes. De forma que cabría esperar un repunte de los tipos aplicados a las operaciones de mercado abierto del PBoCh de entre +5 y +10 p.b.

 

Antes de tomar forma la anterior medida mínimamente restrictiva, podríamos asistir a otra que apuntaría en la dirección contraria ya que se especula con que las autoridades chinas rebajen el ratio de cobertura de los préstamos en dificultades desde el 150% hasta un rango de entre el 120 y 150%, dependiendo de la casuística de cada entidad bancaria. Por lo tanto, las entidades tendrían algo más de margen para prestar, si bien algunas ya llevarían tiempo trabajando con ratios por debajo del 150%. Un hecho que se apoyaría en unas cifras de morosidad del 1,74% al finalizar 2017 (269,8 mm. $) para el conjunto del sistema en China, aunque la veracidad de estos números siempre está bajo discusión.

 

De momento, en plena reunión anual del Parlamento de China, el ministro de Finanzas del país remarcaba la confianza para defender la apabullante deuda china de los riesgos sistémicos, a la par que se monitoriza con más fuerza el control sobre la deuda del gobierno local y para la cual establecerá unas cuotas razonables para la emisión.

 

Las anteriores palabras llegan en un entorno donde los desafío para el gigante asiático siguen siendo importantes, aunque las presiones cortoplacistas para las autoridades son menores que en el pasado, como confirmará hoy la estabilidad de las reservas oficiales chinas en 3.160 mm. $ durante el mes de febrero. No obstante, el “fantasma de la deuda” sigue muy presente en el país y, aunque los cálculos a este respecto divergen, lo cierto es que todos apuntan niveles altos. Por ejemplo, los últimos datos del IIF señalan su avance desde el 171% del PIB en 2008 hasta el 295% en el 3tr17. Un aumento que se vería alimentado por una “banca en la sombra” que empieza a acotarse en el país, pero que ha contado con un granero inesperado en forma del crédito suministrado por el sector corporativo a dicha banca y que se duplicó entre 2013 y 2016, desde 7,2 billones CNY hasta 14 billones (1,1 billones $ a 2,2 billones a los tipos de cambio actuales).

 

Mientras tanto, el índice líder y coincidente en Japón moderaban (104,8 y 114,0 puntos), en un entorno donde el BoJ sigue apuntando indiscutiblemente a la generosidad de su política monetaria en el medio plazo. Sin embargo, el Nikkei perdía un -0,77% (21.252) en un momento en el que el proteccionismo pesa en las compañías de ciertos países.

 

Las cifras de déficit comercial de enero no ayudarán a ablandar el posicionamiento de la Administración estadounidense al registrar los peores registros desde 2008. El ruido comercial podría avivarse, restando importancia al buen desempeño de la encuesta ADP de empleo del mes de febrero en Estados Unidos o a las declaraciones de diversos miembros de la Reserva Federal, acordes con la continuidad del escenario positivo para la economía estadounidense. Un posicionamiento que se verá ratificado por el Libro Beige que apuntará el mantenimiento de la expansión de la economía americana, aunque la atención estará en la lectura que se haga de los salarios.

 

Entre las anteriores referencias, quedará en un segundo plano un dato clave como el ligero deterioro de la productividad de Estados Unidos durante el 4tr17, al igual que ocurrirá con el dato final del PIB del mismo trimestre en la UEM. Este confirmará su repunte del 0,6% trim. y 2,7% a., aunque lo importante será su composición en la que sobresaldrá el mejorable desempeño del consumo privado.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.