Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 27 de junio de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Lunes, 30 de abril de 2018 08:50

El PCE subyacente podría acelerarse hasta el 1,9% empujando el T-Note 10 años por encima del 3%

Intermoney | El T-Note a 10 años cedía hasta 2,96% el viernes, aunque el respiro podría no durar mucho ya que este lunes conoceremos en Estados Unidos la aceleración del PCE central hasta 1,9% a. Sin embargo, este hecho no debe llevarnos a pasar por alto los importantes indicadores que se publicarán durante la semana.

 

En Europa, conoceremos la primera estimación del PIB de la Eurozona del 1tr18, la cual nos servirá simplemente para atestiguar su moderación hasta 0,4% trim. Un dato que, como bien adelantaba Draghi, todavía seguirá estando por encima (aunque ligeramente) del promedio histórico que se sitúa en 0,36% trim.

 

Los primeros datos de PIB conocidos a lo largo del área euro avalarían la mencionada previsión del 0,4% trim., dado que la aséptica nota del INE avanzaba un crecimiento del 0,7% trim. en nuestro país que sería equivalente al logrado en Austria, mientras que las cifras eran menores en Bélgica (+0,4% trim.) y Francia (+0,3% trim.). En el caso galo, la estabilidad del crecimiento del consumo privado en un modesto 0,2% trim. y el freno de la inversión daban lugar a la cifra expuesta, dada la aportación nula de la demanda externa y los inventarios.

 

No obstante, antes de darse a conocer el crecimiento de la UEM, llegará el PIB preliminar de Italia y su moderación hasta 0,3% trim. en el 1tr18. Una cifra que, como la de otros países europeos, se verá impactada por la adversa meteorología y otras cuestiones pasajeras, en línea con lo señalado por Draghi el pasado jueves. De forma que puede tomar mayor relevancia el dato preliminar de IPC del mes de abril en la Eurozona, sobre todo, porque su tibio avance (apoyado en el crudo) hasta 1,4% a. contrastará con la mejora que ya se adelantaba desde el BCE al esbozar cifras del 1,5% en lo que resta de año.

 

De momento, las primeras cifras de inflación del mes de abril arrojaban un comportamiento mixto. En España, el IPCA moderaba algo más de lo esperado hasta 1,1% a. al verse afectado por los precios del gas y el diferente calendario de la Semana Santa, que se sentía en los precios de los paquetes turísticos. Por el contrario, el IPCA francés aceleraba hasta 1,8% a., gracias a los alimentos y la energía, al tiempo que en Bélgica la inflación avanzaba hasta 1,52% a.

 

El lunes, será el turno para los datos de inflación en Alemania e Italia. En el país germano, el IPCA acelerará ligeramente hasta 1,6% a. a la sombra de la energía que compensará la caída que podría darse en los precios de las partidas de ocio y cultura, dándose un patrón similar en Italia que no evitará su moderación hasta 0,8% a. En este caso, las alzas del crudo chocarán con los ajustes de los precios de la electricidad y el gas natural.

 

La actualidad de la UEM proseguirá con la tasa de desempleo de marzo cuyo mantenimiento en 8,5% no evitará la reafirmación de su senda a la baja, mientras que los datos de ventas minoristas del mismo mes del área euro rebotarán un 0,5% m. Un dato en el que será clave la aportación germana, dado que las ventas en Alemania aumentarán un 1,0% m. en marzo gracias a partidas como textil y equipo del hogar.

 

Finalmente, en clave de la Eurozona, también cabrá destacar la aceleración de la M3 en marzo hasta 4,4% a. y los datos definitivos de los PMIs de abril que no darán sorpresas con el índice compuesto en 55,2. Por otra parte, en nuestro país, los contratos temporales en el sector turístico, como consecuencia del puente de mayo, ayudarán a mejorar las cifras de parados en abril.

 

Antes de dejar el Viejo Continente, se impone hacer un guiño al Reino Unido donde el avance de su PIB resultaba decepcionante al arrojar un repunte del 0,1% trim. en el 1tr18 frente al 0,3% trim. esperado. La primera estimación de la contabilidad nacional británica sólo nos proporcionaba datos desde la perspectiva de la oferta, si bien estos permitían respaldar la tesis del impacto negativo del mal tiempo sobre la actividad. En conjunto, los avances dominaban en la mayoría de las áreas y sólo se observaban retrocesos en hostelería (-0,1% trim.), agricultura y pesca (-1,4% trim.) y construcción (-3,3% trim.), siendo todos ellos ámbitos muy expuestos a la climatología. Luego, se sostendría la tesis del bache que vendrá a ser ratificada por la mejora del PMI compuesto hasta 53,9 en abril.

 

En Estados Unidos, la atención se posará sobre el encuentro de la Reserva Federal y el carrusel de datos macro, si bien los segundos resultarán más importantes al encontrarnos ante una reunión de transición de la autoridad monetaria. Así, el dato preliminar del PIB estadounidense del 1tr18 y las cifras del PCE central flanquearán un encuentro de la Fed en el que se tomará nota de su comportamiento, pero poco más ya que en el organismo se descontaba el freno pasajero del primero y el repunte temporal del segundo.

 

El viernes, la primera estimación del PIB de Estados Unidos revelaba un avance del 2,3% trim. a. que implicaba la moderación del crecimiento respecto al 4tr17 como resultado del freno del consumo privado (+1,1% trim. a.) y la inversión en capital fijo, la cual pasaba de crecer un 8,2% trim. a. al finalizar 2017 a repuntar un 4,6% trim. a. Luego, se confirmaba el patrón esperado en puntos clave, si bien el crecimiento estadounidense se mostraba algo mejor de lo previsto gracias a los siempre impredecibles inventarios que aportaban 0,43 p.p a la actividad del trimestre. Sin embargo, este apunte resulta secundario ante unas miradas que miran al futuro del crecimiento.

 

Este lunes, el gasto personal real de los estadounidenses mejorará un +0,4% m. lo que supondrá dejar atrás su debilidad de enero (-0,2% m.) y febrero (0,0% m.). Un hecho que no resultará ninguna sorpresa ya que la cifra apuntada se puede obtener a partir de los datos de consumo privado del PIB que conocíamos el viernes, si bien la mera ratificación de la esperada recuperación será suficiente para que los mercados diluyan algunas dudas. Sin embargo, los mercados lo harán a partir de la mejora del dato nominal de gasto personal que también avanzará un 0,4% m. ante un deflactor del consumo personal (PCE) que permanecerá estable en términos mensuales. Sin embargo, el interés no estará en la tasa mensual del PCE, sino en la aceleración interanual de su medida subyacente hasta 1,9%. De forma que el PCE central vendrá a experimentar la aceleración primaveral que ya apuntó el presidente de la Fed, Jerome Powell.

 

La cuestión es que la memoria de los mercados resulta frágil y los apuntes de Powell pueden resultar insuficientes. Luego, no debe descartarse que la conjunción de mejoras del gasto personal y alzas del PCE central empujen al T- Note a 10 años por encima del 3% afectando a las bolsas. Una cuestión que puede encontrar aliados en la parte final de la semana con el avance estable de los salarios en 2,7% a. (ante la escasez de trabajadores cualificados) y la recuperación de las nóminas no agrícolas en abril hasta rondar las 200.000. En marzo, 159.000 empleados no pudieron trabajar a causa del mal tiempo (la media es de 143.000 para este mes) y más de un millón de personas empleadas a tiempo completo se vieron obligadas a hacerlo a tiempo parcial debido a la mencionada meteorología adversa, cuando la media histórica para el mes de marzo es de 532.024. Una situación que se verá revertida en el presente mes.

 

Entre las referencias del lunes y del viernes, los datos finales de los PMIs y órdenes de bienes duraderos en Estados Unidos no aportarán grandes novedades, quedando el descenso de los ISM como único contrapeso a las cuestiones expuestas, aunque debe aclararse que permanecerán en niveles dinámicos. Mientras tanto, el comportamiento mediocre de la productividad estadounidense durante el 1tr18 no causará gran revuelo, a pesar de la importancia del dato. En la Reserva Federal han demostrado la consciencia respecto al grueso de las cuestiones expuestas y, por tanto, el próximo miércoles la prioridad de la institución será no condicionar sus pasos de cara a junio. Un planteamiento que también permitirá al banco central de los Estados Unidos ganar tiempo para calibrar su posicionamiento ante dos cuestiones clave: los cambios en las relaciones comerciales estadounidenses y la reacción del mercado ante la potencial ruptura del 3% por parte del T-Note a 10 años.

 

En este contexto, el principio de semana marcado por unos mercados de la zona euro “a medio gas” como consecuencia del puente que algunos inversores pueden tomarse, alimenta el riesgo de vivir cierto ruido al encontrarse los mercados de Estados Unidos y Reino Unido a pleno funcionamiento. Asimismo, los festivos no solo condicionarán la actividad en la UEM, también lo harán en Japón y China. Sin embargo, en clave del gigante asiático, más atención se depositará en los tímidos cambios de los PMIs, después de conocerse que los beneficios de las empresas industriales registraban en marzo un avance de solo el 3,1% a., el menor desde 2016  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.