Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 21 de julio de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Jueves, 13 de diciembre de 2018 00:00

Escasas presiones inflacionistas en Estados Unidos

BancaMarch | La inflación volvió a moderarse en noviembre, debido al descenso en el precio de la gasolina, mientras que la subyacente sigue sin mostrar presiones alcistas significativas. El precio del crudo ha seguido cayendo y presionará a la baja a la inflación en los próximos meses.

 

 

 

 

La inflación descendió tres décimas en noviembre hasta el 2,2%, de nuevo, básicamente, debido al abaratamiento de la energía: su interanual se moderó, hasta mínimos desde junio de 2017 (3,1% vs 8,9%), de tal manera que aportó cuatro décimas menos a la interanual del IPC. Por el contrario, la subyacente aumentó en una décima hasta el 2,2%, pero se debió a un leve incremento en las partidas de escaso peso en el índice y siguen sin observarse tensiones alcistas destacables.

 

El precio del petróleo ha seguido descendiendo a lo largo del mes de noviembre (ha caído más de un 10% adicional el barril de West Texas), a pesar del acuerdo por recortar la producción de petróleo de la OPEC+Rusia. La escasa reacción al alza del precio del crudo sugiere que la mayor parte del descenso acumulado desde octubre (más del 30%) está aquí para quedarse. En un escenario donde el precio del petróleo West Texas se mantendrá en el rango de 50-60 dólares, esperamos que la inflación se sitúe en el 1,8%-2,1% hasta el mes de junio.

 

Por su parte, no esperamos que la subyacente aumente de forma significativa, al menos, hasta la segunda mitad del año, sobre todo, teniendo en cuenta la moderación de los costes laborales en lo que llevamos de 2018 (0,9% interanual en el 3T18 desde 2,2% de finales de 2017). Esta falta de presiones en las partidas subyacentes se produce en un momento en el que la Fed se ha vuelto algo más dependiente de los datos macro, dado que los tipos de interés están más cerca de su nivel neutral. La subida del tipo de referencia la próxima semana se da por hecha y esperamos dos subidas adicionales de 25 p.b. en 2019. No bastante, en la coyuntura actual de menor crecimiento esperado y ausencia de presiones inflacionistas, los riesgos sobre nuestras expectativas de tipos dominan a la baja.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.