Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 27 de junio de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Miércoles, 10 de abril de 2019 09:00

La Eurozona, la que más pierde en las nuevas previsiones del FMI: -0,3 pp, hasta 1,3%, en 2019 y hasta 1,5% en 2020

Intermoney | La actualización de las previsiones del FMI para la economía mundial cumplía con lo que venía adelantando la entidad ya que los riesgos dominaban en su discurso y se reducía el crecimiento esperado para 2019.

 

 

Si bien sorprendía el mantenimiento de su estimación para 2020 y esto implica la reafirmación de cierta confianza en la reactivación de la economía mundial a partir de la presente primavera.

 

En números, lo expuesto suponía que el FMI rebajaba su previsión de crecimiento para la economía mundial hasta 3,3% en 2019 (-0,2 p.p), al tiempo que dejaba inalterada la relativa a 2020 en 3,6%. Las tensiones comerciales, el “Brexit”, los problemas de la industria automovilística, el endurecimiento del crédito en China, los riesgos en algunas economías emergentes y la normalización de la política monetaria en determinados países eran enunciados como las principales cuestiones detrás del peor desempeño de la economía mundial en el pasado reciente, dando forma al ajuste a la baja de las previsiones del FMI para el corto plazo. No obstante, algunas de estas cuestiones han empezado a cambiar y, de hecho, los estímulos en China o el tono más favorable de las políticas monetarias de los grandes bancos centrales eran esgrimidos por el propio FMI para respaldar la esperada reactivación de la actividad.

 

Por áreas, la principal damnificada en la actualización de las previsiones del FMI era la Eurozona ya que sus estimaciones eran minoradas en -0,3 p.p hasta 1,3% en 2019 y en -0,2 p.p hasta 1,5% en 2020. Las previsiones de la UEM ponían en valor el mejorable consumo privado y los problemas en el sector del automóvil, además de las dificultades en países concretos como Italia que eran visibles (entre otras cuestiones) en sus cifras de inversión después de descontar el efecto arrastre positivo procedente de 2017. En definitiva, el FMI estimaba que Italia crecerá un 0,1% (-0,5 p.p) en 2019 y mantenía en 0,9% su previsión para 2020, lo cual en sí suponía un escenario que en IM consideramos optimista ya que, después de un inicio de año débil, implica proyectar cierta recuperación en la segunda mitad.

 

El débil desempeño del consumo privado, el mal comportamiento de la producción industrial y la moderada demanda externa llevaban al FMI a recortar el crecimiento esperado para Alemania en -0,5 p.p y -0,2 p.p hasta 0,8% y 1,4% en 2019 y 2020, respectivamente. Ante esta realidad, el organismo internacional volvía a incidir en viejas recetas para relanzar la economía germana: uso del margen fiscal en forma de más inversión pública y reducción de la presión fiscal sobre los salarios. Francia tampoco se salvaba de los recortes en las nuevas previsiones del FMI (-0,2 p.p. tanto en 2019 como en 2020 hasta 1,3% y 1,4%) debido al impacto negativo de la mayor inestabilidad social. De forma que nuestro país era uno de los mejores parados en las nuevas previsiones de la institución, pues se limaba la estimación de 2019 hasta 2,1% (-0,1 p.p) y se dejaba inalterada en 1,9% la relativa a 2020.

 

Sin dejar las estimaciones del FMI, el escenario apuntado para las dos mayores economías del mundo debía considerarse positivo. En cuanto a EEUU, a pesar del efecto adverso del cierre administrativo y de un gasto público menor de lo esperado en 2019, el recorte ascendía a sólo -0,2 p.p y el crecimiento se mantenía en una cifra sólida de 2,3%, al tiempo que eran revisadas al alza las cifras de 2020 en +0,1 p.p hasta 1,9% gracias a la orientación más acomodaticia de la política monetaria. La mejora también era al alza para China en +0,1 p.p pero en lo referente a 2019 (6,3%), poniendo en valor la proliferación de estímulos que están beneficiando especialmente a la actividad en infraestructuras y residencial debido a sus efectos embellecedores en el PIB. Por el contrario, se dibujaba la lógica moderación del gigante asiático en 2020 al esperarse un avance del 6,1% (-0,1 p.p)

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.