Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 22 de agosto de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Jueves, 06 de junio de 2019 00:00

La inflación de la Eurozona se resiste y vuelve a caer (1,2%)

Bankia Estudios | La inflación general y la subyacente de la Eurozona cayeron con fuerza una vez que se diluyó el impacto al alza del “efecto Semana Santa”. Se confirma la resistencia de la inflación a subir de forma sostenida, más allá del impacto puntual que pueda suponer un shock energético o causas estacionales.

 

 

Según datos preliminares, la inflación general y la subyacente cayeron en mayo 0,5 p.p., hasta el 1,2% y el 0,8%, respectivamente, volviendo a mínimos de más de un año.

 

El análisis por componentes muestra una moderación en los precios en casi todas las grandes categorías: la inflación en alimentos prácticamente se mantiene sin cambios (1,6% vs 1,5%), mientras que en energía desciende (3,8% vs 5,3%), acusando el abaratamiento acumulado por el crudo desde finales de abril (17%, valorado en euros). Por su parte, la inflación en servicios cae (1,1% vs 1,9%), compensando la subida de abril por el "efecto Semana Santa", mientras que la inflación de los bienes industriales no energéticos sigue con su lento goteo al alza (0,3% vs 0,2%), manteniéndose por debajo de su media de largo plazo. Entre las grandes economías que han publicado el dato, la inflación ha caído de forma generalizada y con una intensidad diferente: en Italia -0,2 p.p., hasta 0,9%; en Francia -0,4 p.p., hasta el 1,1%; en España -0,7 p.p., hasta el 0,9%; y en Alemania -0,8 p.p., hasta 1,3%. 

 

El descenso de la inflación en mayo, tanto en la general como en la subyacente, ya se descontaba, pero la intensidad de la corrección ha sido superior a lo que esperábamos, sobre todo, en servicios. Este patrón de comportamiento muestra una situación de práctica ausencia de tensiones inflacionistas relevantes, en la que la inflación no logra subir de forma sostenida, salvo shock transitorios de oferta (encarecimiento del crudo, subida de precios por motivos estacionales). Por el momento, anticipamos que la inflación se mantendrá en torno al 1,2%, al menos, hasta el verano. Los riesgos para el escenario de inflación en el medio plazo son a la baja: es poco probable que los precios del crudo vuelvan a subir con la intensidad que mostraron en los primeros meses del año (los inventarios siguen en niveles elevados y China continuará perdiendo empuje) y el escenario de crecimientos modestos que se contempla para la UEM limita notablemente la presión sobre la inflación subyacente.

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.