Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 26 de agosto de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NACIONAL Miércoles, 31 de julio de 2019 18:00

El PIB se frena más de lo previsto

Bankia Estudios | El dato provisional de PIB del 2T19 ha sorprendido negativamente al registrar un crecimiento trimestral del 0,5%, una décima por debajo de nuestra previsión y de la estimación del Banco de España.

 

 

 

La debilidad que muestra la Contabilidad Nacional es fruto del deterioro de la demanda interna, especialmente de la inversión productiva, que se estaría viendo afectada por la incertidumbre, tanto en los mercados internacionales, derivada del Brexit, el aumento del proteccionismo o la pérdida de empuje de nuestros principales socios, como a nivel interno, por la situación política. Por el lado positivo, la demanda externa mejora, aunque se ha debido, en gran medida, al debilitamiento de las importaciones.

Para los próximos trimestres mantenemos nuestro escenario de gradual desaceleración, en la medida en que se irá agotando el impacto positivo de las medidas que han impulsado la renta de las familias (salarios, pensiones…). En consecuencia, el aumento del PIB en el conjunto del año se situaría en el entorno del 2,2%, frente al 2,6% de 2018.

 

La pérdida de dinamismo del PIB en términos trimestrales es fruto del debilitamiento de la demanda interna, que reduce su contribución cuatro décimas hasta 0,2 puntos, el peor registro en seis años. Este mal comportamiento fue parcialmente contrarrestado por la mejoría de la demanda externa (0,3 puntos vs 0,1 puntos en enero-marzo):

 

•·        Dentro de la demanda interna, sus dos componentes empeoran respecto al trimestre anterior, especialmente la inversión (formación bruta de capital fijo), que se contrae en dos décimas, corrigiendo el fuerte avance del trimestre anterior (+1,4%), lastrada por el segmento de bienes de equipo (-2,6% vs +4,3%), mientras que la inversión en construcción se recupera tras el frenazo anterior (+1,3% vs +0,2%). Por lo que respecta al gasto en consumo, tanto el de los hogares como, en especial, el de las AA.PP. se ralentizan, una y dos décimas hasta el 0,3% y 0,2%, respectivamente.

 

•·        En el caso de la demanda externa, tras el parón del arranque del año, se reactivan, tanto las importaciones (+1% vs -0,3%) como, sobre todo, las exportaciones (+1,8%, la mayor subida en dos años y medio).

 

 

En términos interanuales el crecimiento del PIB se sitúa en el 2,3%, una décima menos que en el trimestre anterior. Dado que la pérdida de vigor de la actividad entre nuestros socios de la UEM ha sido de la misma intensidad, hasta el 1,1% interanual, el diferencial favorable a España se mantiene, desde el cierre de 2018, en máximos de los últimos tres años (1,2 puntos).

 

La demanda interna reduce su aportación al crecimiento interanual del PIB seis décimas hasta 1,6 puntos, la más modesta desde el 1T14, debido al brusco frenazo de la inversión:

 

•·        El gasto en consumo quiebra la senda de desaceleración del último año y se acelera una décima hasta el 1,7% interanual. Este impulso procede del gasto de los hogares, que crece un 1,7% (+1,5% anterior); en cambio, el gasto de las AA.PP. prolonga la tónica de amortiguación (+1,9% vs +2%). En el caso de los hogares, hay que destacar que el gasto interior en bienes duraderos intensifica su contracción, al anotar la tercera caída consecutiva y la de mayor intensidad desde 2013 (-6,7% vs +3,4% el resto de bienes).  

 

•·        La inversión registra una intensa desaceleración en su ritmo de avance interanual, al crecer un 1,2%, 3,5 puntos menos que en enero-marzo; además, hay que retroceder hasta finales de 2013 para encontrar un dato peor. Por componentes, el principal responsable es el de bienes de equipo, que, por primera vez en seis años, registra tasas negativas (-1,5% vs +7,3% anterior). En cuanto a la inversión en construcción, crece un 3,4%, casi un punto menos que en el 1T19, siendo el segmento residencial el más dinámico (+5,4% vs +1,3% el resto).

 

Por lo que se refiere a la demanda externa, anota la mayor contribución positiva al crecimiento interanual del PIB desde el cierre de 2016 (0,7 puntos vs 0,2 puntos en el 1T19). Esta mejoría se explica por la recuperación de las exportaciones, que, tras estancarse el trimestre anterior, aumentan un 1,7%, apoyadas, sobre todo, en las de bienes (+1,6%, primer dato positivo en tres trimestres), aunque las de servicios se ralentizan de forma notable (+2,1% vs +4,8% anterior). Por su parte, las importaciones caen por segundo trimestre consecutivo (-0,3%), arrastradas por las de bienes (-1,5% vs +5,1% las de servicios), en línea con la contracción de la inversión en equipo.  

 

Por el lado de la oferta, el deterioro es generalizado, siendo lo más negativo el retroceso del VAB agrario (-1,7% interanual) y la prolongación de la atonía en la industria (+0,1%, idéntica tasa a la del trimestre precedente). Por su parte, en los servicios el ritmo de avance se desacelera dos décimas hasta el 2,9%, afectados, fundamentalmente, por el peor tono de comercio, transporte, hostelería, información y comunicaciones, en contraste con el repunte de actividades inmobiliarias y financieras. Por el lado más positivo, sigue destacando la construcción, si bien también se modera hasta el 5,8% (+6,6% anterior).

 

En el mercado laboral, el ritmo de creación de empleo se ralentiza tres décimas, tanto en términos trimestrales (hasta el 0,4%) como interanuales (hasta el 2,5%). De este modo, en el último año se han creado más de 459.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo (PTETC) hasta un total de 18,8 millones, el nivel más elevado en una década. Por sectores, la mayor parte del empleo creado en los últimos 12 meses corresponde a los servicios (+389.200 PTETC y +2,8%); por su parte, aunque el crecimiento más intenso en términos relativos corresponde a la construcción (+5,9%), esta tasa es casi la mitad que en los dos trimestres anteriores.

 

Fruto de la evolución del PIB y el empleo, la productividad aparente por PTETC se reduce por tercer trimestre, un 0,2% interanual. En cambio, dado que el número de horas efectivamente trabajadas crece tan sólo un 1,4%, muy por debajo del número de ocupados, de forma que la productividad por hora trabajada anota tasas positivas por vez primera desde el 1T18 (+0,8% vs -0,4% anterior).

 

Si al prolongado deterioro de la productividad por PTETC se añade la senda acelerada de la remuneración por asalariado, que repunta dos décimas hasta el 1,8% interanual, el mayor crecimiento en seis años, el coste laboral unitario (CLU) estabiliza su ritmo de crecimiento en máximos de la última década (+2,1%).

 

Por último, el PIB nominal mantiene su tasa de aumento en el 3,3% interanual, como consecuencia de la ligera aceleración del deflactor implícito (+1% vs +0,9% anterior).  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.