Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 20 de septiembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Miércoles, 11 de septiembre de 2019 07:00

La construcción, uno de los pilares de la economía alemana: sus ingresos repuntarán un 9% en 2019 y un 5% en 2020

Intermoney | La reunión del BCE se producirá en un momento en el que la zona euro se encuentra muy castigada por la desaceleración de Alemania. La actividad del sector industrial continúa viéndose golpeada por los cambios normativos y el ruido hacia el futuro continúa siendo uno de los principales lastres en la actividad fabril germana. La actividad en el sector servicios se ha vuelto clave en el país para dar consistencia a la debilidad económica alemana, aunque empieza a cristalizar el deterioro en el corto plazo. También hay que recordar que el sector de la construcción ha sido otro de los pilares, ayudando a maquillar los datos.

 

 

Los problemas que atraviesa el sector del automóvil no son el único factor a tener en cuenta entre las amenazas que rodean a la locomotora europea. La posibilidad de que presenciemos un “Brexit” está ahí presente y su distorsión deber de ser tenida en cuenta. De hecho, el presidente de la Federación de Industriales de Alemania, Joachim Lang, en un informe publicado al comienzo de la semana, advertía de que, si Gran Bretaña abandona la UE a finales de octubre sin un acuerdo, el crecimiento podría caer a cero. Según palabras textuales de Lang: “La incertidumbre económica sigue siendo alta, debido a las tensiones comerciales mundiales y la salida de Reino Unido de la UE”. Luego, una recesión técnica en Alemania cada vez es más probable y la contracción del PIB del 2tr19 es toda una señal.

 

Es por ello que cada vez son más las voces que están saliendo a la palestra para reafirmar la solidez de la economía de Alemania. De nuevo, el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, volvía a recordar su disposición a apoyar un gran paquete de estímulos si el país entra en recesión, lo que no retrae a su mensaje explicando que todavía se cuenta con margen fiscal para contrarrestar cualquier crisis. Más allá de explicar que se puede inyectar una gran suma para sostener la economía, se hacía saber que se llevaría a cabo una política encaminada a no asumir nuevos niveles de deuda.

 

Como hemos comentado al inicio, una de las alegrías germanas continúa siendo el sector de la construcción y la federación del sector (ZDB) elevaba sus perspectivas de crecimiento, estimando un repunte de los ingresos de casi el 9% en 2019 y los situaba en el 2020 en el 5%. Además, la ZDB estimaba un aumento en la construcción comercial del 7,5% en el presente año, aunque se espera que mengue en el 4tr19.

 

El problema es que la construcción se ha visto favorecida por los incentivos fiscales para ayudar a los alemanes a adquirir propiedades y éstos, como es natural, se irán diluyendo, lo cual afectará al consumo y la inversión. La debilidad de fondo no hace más que apoyar a la determinación del BCE a que lleve a cabo medidas, a pesar de que el gobernador del banco central alemán, Jens Weidmann, repita que nuevas medidas no son necesarias. Es por ello que, con tal de no sofocar al sector más ortodoxo comandado por Weidmann, el BCE lleve a cabo acciones compensatorias para la rebaja del coste de los tipos negativos para la banca.

 

Más allá de las noticias que se centran en el panorama germano, la jornada promete poca actividad en lo que a los indicadores macro se refiere. No obstante, tal ycomo hemos venido recordando en anteriores informes, siempre hay que estar alerta a posibles novedades en clave comercial o “Brexit”.

 

Otro frente que tampoco debemos de perder de vista reside en el panorama político italiano, aunque se haya visto solapado por otras novedades. No obstante, los mercados siguen dando el visto bueno a la nueva coalición, a pesar de que su duración es incierta, y prueba de ello era el mantenimiento de la calificación crediticia por parte de Moody’s en Baa3 la semana pasada. Además, en la jornada de ayer, la agencia crediticia se mostraba expectante a que la coalición nueva sea menos escéptica y coopere mejor con la Comisión Europea y otros países.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.