Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 24 de julio de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Lunes, 27 de julio de 2015 02:00

La Fed insinuará una subida de tipos en septiembre, pero dejando la puerta abierta a octubre o diciembre

Intermoney | La semana que comienza se ofrece de especial relevancia por la reunión de la Reserva Federal, este miércoles. En esta reunión no habrá rueda de prensa, ni nuevas previsiones económicas o de tipos por parte de la entidad, solo conoceremos el escueto comunicado pero este consejo será se ofrece clave ya que es el último antes de la comparecencia de septiembre, en la cual esperamos una subida de tipos de 25p.b. La única directriz para intuir el próximo movimiento de la entidad monetaria será el párrafo económico preliminar.

En la reunión de junio se confirmaba el rebote económico del país después de un mal primer trimestre, consecuencia en gran parte de factores temporales. En julio, por su parte, se debería reforzar esta visión favorable y de recuperación moderada, así como un avance más positivo de la actividad de cara a la segunda mitad del año.

 

El mercado de trabajo sigue presentando un fuerte dinamismo, con las peticiones semanales por desempleo en niveles mínimos de los últimos cuarenta años. La inflación permanece contenida por la reducción del precio de la energía principalmente, mientras que las estadísticas de consumo, inversión y exportaciones se muestran flojas. En los últimos meses las exportaciones han presentado un mejor desempeño, pero el consumo volvía a defraudar en junio y las órdenes de capital no avanzan, por lo que la subida de tipos de septiembre no está asegurada. El comunicado debe ser algo más conciso, insinuando una subida de tipos en septiembre, pero dejando la puerta abierta a octubre o diciembre, en caso de que la situación financiera internacional se complique y los datos económicos internos ofrezca señales de moderación en lo que queda de verano.

 

Los mercados financieros no tienen descontada una subida de tipos para después del verano, solo en un 20%, un porcentaje que se eleva para la reunión de octubre y diciembre, por lo que de elevarse el tono en el comunicado como esperamos, los mercados financieros internacionales ofrecerán una mayor volatilidad, lo que puede traducirse en correcciones bursátiles, apreciación del dólar, pero también un aumento de las primas de riesgo pagadas por los países emergentes.

 

Las economías en desarrollo afrontan este nuevo reto, mucho más saneadas y estables que como lo hicieron en el pasado, por lo que el riesgo desde nuestro punto de vista se presenta mucho más limitado. Según las previsiones del FMI se prevé que los países en desarrollo y emergentes crezcan este año un 4.2% interanual, una tasa ligeramente por debajo de la presentada el pasado año pero igualmente elevada. La inflación, por su parte, se estima se mantenga cerca el 5%, por debajo del promedio de los últimos años. Las economías emergentes han aprovechado los años de bonanza para potenciar sus economías, contener la inflación y sanear sus cuentas. La desaceleración china y la disminución del precio de las materias primas supondrán un importante lastre para su crecimiento, pero no esperamos una nueva crisis emergente salvo en casos muy puntuales y de carácter no sistémico.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.