Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 04 de julio de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Viernes, 09 de marzo de 2018 08:30

Aranceles: el problema es que no sea una acción aislada

Fidelity | Finalmente Trump ha hecho lo que temían los mercados: firmar una proclamación que impone un arancel del 25% sobre el acero y el 10% sobre el aluminio. Ha accedido a excluir Canadá (el mayor proveedor de acero y aluminio de Estados Unidos) y México (el cuarto), así como a aliados regionales y otros socios de cara a las negociaciones del NAFTA.

 

La UE advirtió que respondería con su propio arancel de 25% sobre alrededor de 3.500 millones de dólares de productos estadounidenses, apuntando a marcas emblemáticas (producidas en estados republicanos clave) de productos de consumo, agrícolas y del acero, según una lista elaborada por la Comisión Europea.

 

La mayoría de los analistas considera esta medida no solo inútil sino también contraproducente, por tres motivos:

 

  • Estados Unidos es predominantemente una economía de servicios y alta tecnología. La industria pesada fue bastante importante hasta hace unos 40 años, pero ahora es periférica.

 

  • La industria siderúrgica ya es bastante rentable gracias también a los aranceles antidumping impuestos a las importaciones al acero de China por el gobierno de Obama hace dos años.

 

  • Casi la mitad de las necesidades de aluminio de Estados Unidos son suministradas por Canadá. Por tanto los nuevos aranceles harían poco para revertir la tendencia negativa en la producción de aluminio de Estados Unidos (que ha disminuido en dos tercios desde 2012).

 

En términos de consecuencias negativas, el daño económico de primer orden creado por estos aranceles sería pequeño, con una inflación modesta. El hierro y el acero representan alrededor del 1,5% de la factura de importaciones de Estados Unidos y el aluminio la mitad. El verdadero problema son los efectos de segundo orden, ya sea que no se trate de una acción aislada de Estados Unidos (lo cual parecen confirmar las declaraciones de Trump), ya sea que otros países reaccionen comenzando una guerra comercial. Recientemente, la Directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, dijo que nadie gana en una batalla comercial y advirtió que "los aranceles propuestos podrían tener un impacto económico negativo".  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.