Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 23 de septiembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Lunes, 22 de octubre de 2018 00:00

Claves semanales: PIB Estados Unidos (3,9% e.), PMIs Europa, reunión del BCE y resultados empresariales

Intermoney | En un momento en que los movimientos en los mercados se están viendo muy afectados por diversos factores, los datos estadounidenses, con el PIB a la cabeza, y los resultados empresariales deben de ser muy tenidos en cuenta. En Europa, la opinión de la Comisión Europea con respecto a los borradores presupuestarios presentados tendrá incidencia en los mercados italiano y español, este último muy pendiente del dictamen del Tribunal Supremo con respecto a los impuestos de las hipotecas, mientras que las próximas elecciones en el Lander de Hesse y, particularmente, Brasil prometen añadir ruido.

 

En un momento en el que no debe de perderse de vista el rendimiento del 10 años americano, las referencias macro de Estados Unidos cobrarán importancia debido a su capacidad de condicionar las expectativas hacia el futuro de la economía estadounidense y, por tanto, de la política monetaria de la Fed. Entre dichas referencias destacará la primera estimación del PIB del 3tr18 y su expansión del +3,4% trim. a. que, si bien es menor al 4,2% trim. a. del trimestre anterior, continúa reflejando la fortaleza y el buen momento de la economía estadounidense. El consumo de los hogares seguirá siendo el motor de la actividad, a pesar de su avance algo menos dinámico. Las ventas minoristas han adelantado cierta moderación del gasto de los hogares, si bien su composición arrojaba un fuerte desempeño de las partidas más importantes y sus puntos débiles residían en las partidas más volátiles. Luego, no hay porqué recelar del consumo, sobre todo, cuando el avance del gasto personal real arrojaba un repunte de +5,7% trim. a.

 

Por su parte, la inversión en capital fijo seguirá comportándose de manera sólida, aunque también esperamos cierta moderación, en línea con lo apuntado por los últimos datos de embarques de bienes de capital excluyendo defensa y equipo de transporte y que conoceremos el jueves con la publicación de la reversión en las órdenes de bienes duraderos preliminares de septiembre (-1,5% m.). Con todo, los embarques son una cuestión del pasado y los datos indican su buen comportamiento en el pasado reciente (+8,9%). Además, de cara al futuro, no existen motivos para temer por el buen desempeño pues la existencia de cuellos de botella juega a favor de la inversión, que también contará con la aportación de la demanda externa. Por último, habrá que prestar atención a los inventarios, una partida que siempre añade ruido y en el pasado ha causado desviaciones de relevancia.

 

En suma, el PIB de Estados Unidos se mostrará positivo en línea con la favorable confianza de los agentes económicos estadounidenses y el desempeño favorable de los últimos datos. El único punto flojo de los indicadores de la próxima semana se encontrará en el sector inmobiliario donde los tipos hipotecarios y las inclemencias meteorológicas ocasionadas por el huracán Florence se notarán en los datos de ventas de viviendas nuevas y pendientes de septiembre. Empero, en el caso de las ventas de vivienda nueva (627 miles a.) hay que destacar que se encuentran en máximos de 2009, lo cual, unido a la escasez de inventario explicará el atemperamiento de las cifras.

 

En medio de dichos datos, conoceremos el dato preliminar de julio de la balanza comercial de Estados Unidos que se realiza teniendo en cuenta solo los bienes. Esta seguirá reflejando el descenso de las exportaciones frente a unas importaciones, empujadas por una política monetaria y fiscal expansiva, que continúan aumentando con fuerza, lo que quedará patente en los -76.9 mm. $ de déficit. En este contexto, como decíamos al principio, las referencias macro jugarán un papel clave ya que condicionarán el comportamiento del T-Note a 10 años y este, a su vez, se dejará sentir en las bolsas si toman formas los riesgos al alza sobre su rentabilidad. Asimismo, la buena salud de la economía estadounidense hace que se puedan dar variaciones al alza con respecto a lo estimado en el PIB se pueda dar y más si tenemos en cuenta que, de acuerdo con el predictor GDP Now de la Fed de Atlanta, el PIB de Estados Unidos crecerá un 3,9% trim. a. en el 3tr18. En este contexto, tampoco habrá que perder de vista las declaraciones de los miembros de la Fed, en línea con las perspectivas de endurecimiento de la política monetaria de la Fed, de manera que será interesante las declaraciones de algunos de sus miembros, como Loretta Mester (Fed de Cleveland), o lo que pueda apuntar el libro Beige de la Fed.

 

Asimismo, no habrá que perder detalle de los resultados empresariales y su repercusión en las bolsas. En la semana que viene conoceremos los de Halliburton (lunes); Caterpillar, McDonalds, Texas Instrument y Verizon (martes); Boeing, Ford Motor Co, Microsoft, At&T y Visa (miércoles); Amazon, Conocophillips, Alphabet, Intel, Merck, Union Pacific (jueves) y Colgate (viernes). En Europa desetacará el encuentro de política monetaria del BCE. Las guías de acción de la entidad no sufrirán cambios, al tiempo que se recordará a los países de la UEM la importancia de la responsabilidad fiscal y se tratará de transmitir un mensaje tranquilizador hacia el futuro de la actividad en el área euro. Así, la principal novedad estribará en que debería lanzarse el debate sobre las reinversiones a la sombra del Twist, las cuales estimamos en IM que se prolongarán durante un periodo de 2 años después de llegar las compras netas de activos a su fin en 2018. En lo que se refiere a los tipos, mantenemos nuestra previsión de un primer movimiento de la facilidad de depósito de +15 p.b durante el verano de 2019.

 

En clave de los datos macro europeos, será interesante ver si los indicadores adelantados siguen apuntando el freno de la actividad de la UEM. En el caso de los PMIs preliminares de octubre, es de esperar que perdure la ralentización en el indicador manufacturero y el ajuste de los servicios, así como el de algunas de las subpartidas más importantes como los nuevos pedidos. En principio, esperamos pocos cambios en los PMIs y cifras acordes con el consenso de Bloomberg (55,4 y 54,0, manufacturas y servicios), si bien el riesgo a la baja sobre estos indicadores existe y de tomar forma se sentiría en forma de nerviosismo en los mercados.

 

En Alemania, los IFOs de octubre también se contraerán mostrando la desfavorable percepción de los empresarios germanos y, en concreto, en el índice de expectativas (105,8). Con todo, tenemos que ser cautos dado el desafiante momento económico que atraviesa la economía global y como también reflejará el deterioro en la confianza de los consumidores germanos según el índice GfK (10,5 puntos).

 

Al margen de las referencias macro, las cuestiones de índole política seguirán condicionando el devenir de los mercados. La semana que viene tendremos elecciones (día 28 de octubre) en el Lander de Hesse. En el caso de confirmarse el nuevo deterior de la CDU y otros resultados realmente negativos para la SPD, los fantasmas sobre la gran coalición tomarían fuerza. Según el sondeo de “Politbarometer” elaborado por la televisión estatal ZDF, Los Verdes lograría el 22% de los votos, solo por detrás de la CDU que obtendría un 26% de los comicios, dejándolos como alternativa a la izquierda del centro.

 

 

En la periferia habrá que estar atentos a las diferencias mantenidas entre Roma y Bruselas que harán que pervivan las turbulencias en la deuda italiana con el 10 años situándose en niveles de alarma. De la misma forma, las aclaraciones pedidas por la Comisión a nuestro país se dejaran notar en un entorno en el que la inconsistencia del Tribunal Supremo en la sentencia que afectaba a la banca invitaba al nerviosismo. En el resto de bolsas europeas, las cuestiones relativas al “Brexit” seguirá dando que hablar, a lo que hay que añadirle los resultados de las compañías europeas: Phillips, Ryanair (lunes); Schindler, Randstad, Sandvik, Safran (martes); Ebro Foods, Iberdrola, Realia, Nordea Bank, Kpn, Deutsche Bank, Telenor, Barclays (miércoles); Atresmedia, Bankinter, Mediobanca, Orange, AB Inbev, UBS, Viscofan, Daimler, Llodys, Statoil, Nokia, Puma, Unibail (jueves) y Acerinox, Caixabank, Banco Sabadell, Eni, Electrolux, Nestle, RBS y Securitas (viernes).

 

Por último, no debemos de perder de ojo a Brasil donde la candidatura del Partido Social Liberal, Jair Bolsonaro, no da señales de debilitarmiento y más si tenemos en cuenta que en las últimas encuestas Jair Bolsonaro tiene 59% de las intenciones de voto y Fernando Haddad (Partido de los Trabajadores) está con 41%. La primera vuelta, en la que gano Bolsonaro con claridad se saldó con fuertes subidas del Ibovespa de casi el 6% y con el real apreciándose hasta niveles de 3,70 frente al dólar, de manera que esperamos movimientos después del domingo 28 de octubre, cuando conoceremos al próximo inquilino del palacio da Alvorada.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.