Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 28 de septiembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Martes, 19 de junio de 2018 08:15

El Bundesbank prevé un repunte de la economía; Reino Unido verá su crecimiento más débil desde la crisis

Intermoney | La escasa actividad del lunes nos obligaba a centrarnos en el foro económico que organiza en Sintra el BCE, el cual comenzaba ayer pero en el que las comparecencias más interesantes se producirán tanto hoy como el miércoles.

 

En el arranque del foro, contaremos con la participación del economista jefe de nuestro banco central, Peter Praet, quien nos recordará que los progresos en la UEM son acordes con un avance muy progresivo hacia una menor generosidad. Además, vendrá a incidir en que las señales de convergencia de la inflación hacia el objetivo han mejorado y que el fortalecimiento del IPC subyacente afecta, cada vez más, al aumento de los salarios.

 

La otra intervención de interés será la del presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard. Los pasos dados por la Reserva Federal en su reunión de la semana anterior fueron claros y no necesitaron matizaciones, de manera que los mensajes que pueda lanzar Bullard estarán encaminados a defender la estrategia de la autoridad al amparo de un crecimiento dinámico de la economía estadounidense y un sólido mercado laboral que aproxima la consecución de la meta inflacionista. En esta línea, el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, no dejaba dudas al declarar que, si la información reciente se desarrolla de manera similar, sería necesario continuar endureciendo la política monetaria.

 

Sin dejar las noticias en clave institucional, el Bundesbank, en su informe mensual, señalaba que la economía germana repuntará en el 2tr18 después de un flojo inicio de año, dejando a un lado cuestiones como los problemas comerciales, el menor gasto público y los efectos de los brotes de gripe que se hicieron sentir en el comienzo del año. Asimismo, agregaba que cualquier rebote que se produjese no coincidiría con los altos niveles de crecimiento vistos el año pasado, principalmente debido a una más débil actividad en el sector industrial; si bien destacaba el dinamismo en el sector de la construcción y la recuperación del consumo de los hogares.

 

Las previsiones en clave europea no cesaban aquí y la Cámara de Comercio Británica estimaba que Reino Unido afrontará en el presente ejercicio su crecimiento más débil desde la crisis financiera, pronosticando un avance del PIB de 1,3% frente al 1,4% previsto anteriormente. Además, alertaba que la economía de Gran Bretaña puede entrar en estancamiento ante el alto endeudamiento de las familias combinado con una baja previsión de inversión y la incertidumbre en torno al “Brexit”. De hecho, la BCC (por sus siglas en inglés) preveía que el crecimiento de la inversión empresarial se reduciría al 0,9% este año desde el 2,4% en 2017, como consecuencia del alto coste inicial de hacer negocios en el Reino Unido y la incertidumbre actual sobre la futura relación del país con la UE.

 

Las debilidades de Reino Unido y la cercanía del encuentro del BoE se sentían en la cotización de los valores británicos y, en la jornada de ayer, la libra se dejaba un 0,3% frente al euro para cambiarse por 0,8767 EURGBP. En cuanto a las bolsas, los selectivos cerraban a la baja, si bien, en algunos casos, se veían afectados por hechos concretos. Por ejemplo, la caída del -3,08% de Volkswagen aquejada por los problemas del CEO de su filial Audi. No obstante, la gran noticia de la jornada venía por el lado de las aerolíneas, después de que a la puja por Norwegian de IAG se le sumase la alemana Lufthansa, lo que llevaba a la Noruega a apreciarse un 11%. Luego, las noticias corporativas se sentían en las plazas, con el Eurostoxx50 dejándose un -1,09% (3.466) y el Dax -30 perdiendo un -1,36% (12.834).

 

Otro mercado donde había movimiento era el de las materias primas, con los precios del crudo recuperando terreno tras sus caídas como consecuencia de las represalias arancelarias chinas sobre las exportaciones de crudo estadounidense y la noticia de la cancelación de todos los acuerdos comerciales anteriores con la administración de Trump. Tanto el WTI como el Brent sufrían alzas que les llevaban a cotizar en 65,41$ y 74,84$, respectivamente, a primera hora del martes.

 

En Estados Unidos, los inversores reaccionaban negativamente al comunicado de la Casa Blanca en el que se amenazaba a China con una nueva ola de aranceles, esta vez del 10%, en productos importados por valor de 200.000 mill. $ al año. De momento, no se sabe qué artículos merecen esa nueva tasa, pero sí que ello supone un incremento de la escalada de tensión entre las dos mayores potencias económicas. Consecuentemente, el Dow Jones perdía un -0,41%, mientras que el dólar se depreciaba hasta 1,1620 EURUSD. Por otro lado, en las bolsas asiáticas, sobresalía la caída del -21% de las acciones de ZTE después de que el Senado de Estados Unidos bloqueara el acuerdo de Donald Trump con la misma y restableciera las sanciones contra la empresa china.

 

Por último, respecto a los datos, estos carecían y carecerán de relevancia tanto ayer como hoy, destacando solamente los permisos e iniciaciones de viviendas de mayo en Estados Unidos que conoceremos durante la tarde. Estos se recuperarán del tropiezo del mes anterior (1357 y 1345 miles a., respectivamente), mientras que sus promedios trimestrales y semestrales permanecerán en niveles cómodos. No obstante, habrá que estar atentos al ruido que pueda meter la volátil subcategoría de viviendas multifamiliares, en ambos casos.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.