Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 06 de agosto de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Martes, 06 de agosto de 2019 00:00

El choque comercial provoca caídas en todas las bolsas y sitúa el bono alemán a 30 años en negativo

Intermoney | La intención de Trump de aplicar nuevos aranceles a productos de China que conocíamos al final de la semana pasada, encontraban su réplica después de que la divisa del Gigante Asiático rompiese en el inicio de la semana la barrera psicológica de 7 USDCNY por primera vez desde abril de 2008.

 

 

Desde el PBoCh se aseguraba que la depreciación del yuan está motivada por las medidas unilaterales, el proteccionismo comercial y la imposición de subidas arancelarias contra China.

 

Además, el banco central apuntaba que, si bien las fluctuaciones del yuan se ajustan al mercado, la moneda sigue siendo estable y fuerte, al mismo tiempo que se garantizaba que tiene experiencia, confianza y habilidad para mantenerla en un nivel apropiado. Aunque las autoridades asiáticas echen balones fuera, la depreciación del yuan apunta a la manipulación de las autoridades del país para evitar su apreciación y, por tanto, hacer que sus exportaciones no pierdan competitividad.

 

La fuerte caída de la moneda china, que en la tarde de ayer situaba su cambio en 7,0526 USDCNY, era acompañado por la notoria depreciación en la mayoría de las monedas asiáticas, las cuales se desplomaban en línea con la caída de la moneda china. De esta manera, presenciábamos un retroceso en el won coreano de 1,42% que situaba su cambio en 1214,95 USDKRW, mientras que el ringgit malayo y la rupia indonesia se hacían eco y experimentaban una depreciación de -0,4%, respectivamente para cambiarse por 4,177 USDMYR y 14255 USDIDR. Por el contrario, y como es habitual en estos casos, el yen japonés actuaba de refugio y la prueba estaba en su repunte de +0,43% hasta situar su cambio en 106,13 USDJPY.

 

El paso dado por China y los temores a que la batalla comercial vaya en incremento se hará extensible a la jornada de hoy y ahondará más en los niveles de 7 del USDCNY, al mismo tiempo que las bolsas seguirán moviéndose a la baja como lo hicieron en la jornada del lunes, donde el recrudecimiento de la guerra comercia teñía de rojo la cotización de las plazas. Los peores registros en Europa los teníamos en el FTSE100 y su contracción de -2,5% (7.221) y el Cac-40 que se dejaba un -2,05% (5.249). En Estados Unidos, el comportamiento de los parqués no equidistaba de los europeos y el Nasdaq, a media jornada del lunes, se desplomaba un -2,81%, seguido del S&P500 y su sonrrojante -2,18%.

 

Como era de esperar, el revuelo era recogidos por el índice de volatilidad VIX, que desde el jueves de la semana anterior ha pasado de un 14% a un 22,01. También había que destacar los movimientos en la deuda soberana, otro de los activos refugio. En los treasuries, el T-Note a 10 años reducía su rendimiento en -8,2 p.b. (1,763%) y en los papeles alemanes, la rentabilidad del bono a 30 años caía en -1,2 p.b. para situarse en - 0,011%. cayendo por debajo de cero por primera vez. De la misma manera, en Reino Unido, el rendimiento del Gilt a 10 años estaba en mínimos históricos (0,507%) también por el duro proceso del “Brexit”.

 

La escalada de las tensiones comerciales seguirá erosionando la rentabilidad de la deuda soberana y hoy volveremos a presenciar compras de bonos y búsqueda de activos de calidad, como el oro, cuyo valor avanzaba hasta 1464 $/onza. Por otro lado, el petróleo tampoco se mantendrá al margen y los temores a una caída de la demanda serán visibles en su cotización, con el Brent cotizando en 60,65$/barril y el WTI en 55,24 $/barril.

 

Los problemas del choque comercial dejaban y dejarán hoy en un segundo plano los datos macro. No obstante, ello no quiere decir que no dispongamos de indicadores interesantes. El lunes, el más relevante era el ISM servicios estadounidense de julio y su menor crecimiento, al situarse en 53,7 puntos con motivo de una moderación en la producción y los nuevos pedidos. Hoy, el dato estrella lo conoceremos a primera hora de la mano de las órdenes industriales alemanas que en junio (-0,4% m.) seguirán evidenciando el deterioro de los pedidos, principalmente de los bienes de capital e intermedios.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.