Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 25 de febrero de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NACIONAL Viernes, 22 de noviembre de 2019 13:52

El consumo privado en España crecerá entre el 1,3% y el 1,8% entre 2020-21 frente al 3% en 2017, según la OCDE

Link Securities | Según las nuevas proyecciones dadas a conocer ayer por a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) en su informe de “Perspectivas Económicas”, el Producto Interior Bruto (PIB) de España crecerá el 2,0% en 2019 (2,2%; anterior estimación) y el 1,6% en 2020 y en 2021 (1,9%, anteriores estimaciones).

 

Según la OCDE, la economía de España ha crecido en los últimos años por encima de lo que lo ha hecho la Zona Euro en su conjunto, impulsada por la creación de empleo y la fuerza del consumo privado, junto con un entorno exterior favorable. No obstante, y según la OCDE, el consumo privado retenido o embalsado durante los años de la crisis está empezando a desvanecerse, lo que “condena” a la economía española a un crecimiento más moderado durante los próximos años.

 

En este sentido, destacar que la OCDE muestran en su informe como el consumo ha pasado de crecer un 3% en 2017, a un 1,8% en 2018 y a un 1,2% en 2019. Así, la OCDE espera ahora que esta variable crezca entre el 1,3% y el 1,8% entre 2020 y 2021, lo que sería un crecimiento más sostenible. El otro componente de la demanda interna, la inversión fija, pasará de expandirse un 5,9% en 2017, un 5,3% en 2018, a un 2,8% en 2019, un 3,6% en 2020 y un 3% en 2021, lo que deja entrever que las empresas también dispararon su inversión tras la crisis y ahora están moderando su actividad.

 

Además, destacar que la OCDE advierte en su informe que el consumo podría ser más débil de lo esperado si la desaceleración de la creación de empleo es más fuerte o si las incertidumbres persisten. No obstante, dada la fortaleza que aún conserva la economía, la inversión podría ser mayor de lo que se prevé siempre y cuando disminuya la incertidumbre.

 

En lo que hace referencia a las cuentas públicas de España, la OCDE explica que la reciente mejoría de las mismas ha sido consecuencia en gran medida por las favorables condiciones macroeconómicas y considera "clave" seguir mejorando la balanza fiscal estructural para que permita una reducción duradera del elevado ratio de deuda pública. En este sentido, la OCDE prevé que la deuda pública de España se situará en el 96,6% del PIB en 2019, en el 96,4% en 2020 y en el 96,2% en 2021. Por su parte, el déficit público será del 2,2% del PIB este año (2,0%; anterior estimación), y bajará al 1,8% en 2020 (1,3%, anterior estimación), para bajar al 1,4% en 2021. Así, la OCDE señala que la incertidumbre política genera ambigüedad sobre la futura posición fiscal, asumiendo que esta será neutral durante los dos próximos ejercicios. 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.