Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 04 de agosto de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Sábado, 16 de noviembre de 2019 00:00

En términos de crecimiento económico per cápita, EEUU y Alemania han crecido lo mismo desde principios de siglo

DWS | Tras experimentar una leve caída durante el segundo trimestre, el producto interior bruto (PIB) alemán creció a una tasa ligeramente positiva en el tercer trimestre del año. Esto significa que Alemania se ha librado, por los pelos, de caer en una recesión técnica. Sin embargo, es probable que los datos más recientes no logren tranquilizar a los escépticos.

 

 

Muchos parecen pensar que la regulación y la burocracia son excesivas, que los sistemas de protección social son muy caros, que las políticas fiscales son demasiado austeras, que no hay suficiente competitividad, que se hace demasiado hincapié en la protección medioambiental, etc.; la lista de argumentos parece inacabable. Seguimos oyendo que Europa nunca será capaz de seguirle el ritmo a las economías más dinámicas como la de Estados Unidos. En Alemania, los más mayores recordarán que este tipo de comentarios no son nada nuevo: desde los años ochenta, tanto la prensa como la televisión alemanas han pasado por periodos regulares de pesimismo.

 

Sin embargo, los datos de crecimiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) revelan una situación diferente. Si nos fijamos en las tasas de crecimiento generales del PIB, Estados Unidos lidera claramente la carrera. No obstante, si ajustamos los datos por el crecimiento de la población, es decir, si medimos el crecimiento económico per cápita, Estados Unidos y Alemania han registrado exactamente el mismo crecimiento económico desde principios de este siglo, como muestra nuestro Gráfico de la Semana. Y, de hecho, esto es así porque Alemania está experimentando una fase de debilidad económica que probablemente está más relacionada con las medidas proteccionistas procedentes de Washington que con las decisiones políticas de Berlín. A largo plazo, creemos que el pesimismo no está justificado.

 

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.