Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 22 de septiembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NACIONAL Sábado, 04 de abril de 2020 00:00

Deterioro sin precedentes del mercado laboral

BBVA Research | Los datos de marzo confirman que el confinamiento tiene un efecto económico notable, con registros laborales inéditos. La afiliación media cayó en 302.600 personas (-0,5% a/a) y el paro creció en 302.300 (9,3% a/a). Descontada la estacionalidad, la caída de empleo fue de 424.000 personas y el aumento del paro, de 338.000.

 

 

 

La crisis del COVID-19 provocó una caída del empleo sin precedentes

 

La afiliación media a la Seguridad Social descendió el pasado mes en 302.300 personas (-0,5% interanual), por lo que las estimaciones de BBVA Research indican que las medidas de confinamiento ante la alerta sanitaria podrían haber detraído, en media, 462.200 afiliados. La caída relativa de la afiliación respecto a febrero se cifró en el -1,6%, lo que supone el peor registro histórico en los meses de marzo.

 

La destrucción bruta de empleo se concentró en la segunda quincena de mes, coincidiendo con el inicio del estado de alarma. Así, los datos diarios de afiliación recogen una disminución de 834.000 personas entre el último día de marzo y el último de febrero.

 

Cuando se corrigen las cifras de las variaciones estacionales y el efecto calendario (CVEC), las estimaciones de BBVA Research indican que el número medio de cotizantes habría descendido en cerca de 424.000 personas, lo que supone la mayor caída mensual registrada hasta la fecha.

 

Todos los sectores no agrarios destruyeron empleo

 

La caída media de la afiliación se concentró principalmente en los servicios (-249.200 personas), donde se estima un impacto de las medidas de confinamiento cercano a las 390.900 personas. La industria y la construcción destruyeron conjuntamente 58.100 empleos, en media mensual, lo que implica un efecto estimado de la crisis próximo a las 79.000 personas. En sentido contrario, la agricultura creó 4.800 empleos, lo que sugiere que el aumento de la demanda agrícola generada por la crisis se ha saldado con 7.600 empleos adicionales en el sector.

 

Cuando se descuenta la estacionalidad del periodo, se estima que los servicios explican la mayor parte del descenso medio de la afiliación, con cerca de 361.000 afiliados menos. Por su parte, la construcción destruyó cerca de 50.000 empleos, mientras que la industria algo más 20.000.

 

El empleo temporal soportó la mayor parte del ajuste de la afiliación

 

Los datos correspondientes al régimen general indican que el número bruto de asalariados temporales afiliados a la Seguridad Social disminuyó en 213.000 personas, mientras que el de aquellos con contratos indefinidos lo hizo en -16.000. En términos desestacionalizados, se estima que la reducción del empleo asalariado temporal alcanzó las 290.000 personas y el del empleo asalariado indefinido, las 50.000.

 

Disminución histórica de la contratación, sobre todo de la temporal

 

En marzo se firmaron 1.256.500 contratos, un 21,2% menos que hace un año. Descontada la estacionalidad y el efecto calendario, se estima que la contratación descendió el 28,6% mensual CVEC, lo que representa el mayor ajuste de la contratación de la serie histórica. En línea con los registros de afiliación, la reducción del número de contratos temporales (-29,8% mensual CVEC, -502.000 contratos) fue significativamente mayor que la de indefinidos (-18,0% mensual, -33.000 contratos). En consecuencia, la ratio de temporalidad cayó 1,5 puntos hasta el 88,7% CVEC.

 

302.300 desempleados más en marzo

 

El número de parados creció el pasado mes en 302.300 personas (9,3% interanual). En ausencia de la crisis sanitaria, las estimaciones de BBVA Research indican que el desempleo habría disminuido en 30.000 personas, por lo que el impacto del COVID-19 habría superado los 332.000 parados. El repunte del desempleo no tiene precedentes en un mes de marzo.

 

Corregido el componente estacional y el efecto calendario, BBVA Research estima que el número de parados aumentó en 338.000 personas (10,8% mensual CVEC). El incremento mensual del desempleo triplica las peores cifras de la Gran Recesión.

 

Aunque los trabajadores afectados por un ERTE no se contabilizan como parados registrados dado que continúan en alta laboral, sí forman parte de la estadística de demandantes de empleo ocupados. Al respecto, se aprecia un avance notable del número de demandantes de empleo ocupados el pasado mes hasta las 940.000 personas, 150.000 más que en febrero.

 

 

Todos los sectores contribuyeron al repunte del paro

 

El sector servicios concentró el 68% del crecimiento del número de desempleados (206.000 personas), en línea con las cifras de afiliación. En el escenario contrafactual en el que la pandemia de coronavirus no hubiera tenido lugar, se calcula que el paro en los servicios habría descendido en casi 30.000 personas, por lo que las repercusiones del COVID-19 superarían los 235.000 desempleados. Entre las restantes actividades, destacó el aumento del paro en la construcción (59.600 personas) y la industria (25.200 personas).

 

Las estimaciones de BBVA Research confirman que el incremento del desempleo fue generalizado por sector. En particular, los servicios representaron siete de cada diez nuevos parados el pasado mes. Tan solo cayó ligeramente el número de parados sin empleo anterior (-1.500 personas).  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.