Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 18 de julio de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Lunes, 11 de marzo de 2019 08:00

La política monetaria deja paso a la macro: inflación en EEUU y producción industrial en la Eurozona

Intermoney | El Congreso Nacional del Pueblo en China era el gran evento de la semana pasada y también dará que hablar en la que comienza, si bien las principales novedades ya han sido anunciadas. Tras apuntar que el objetivo de crecimiento estará en el rango 6,0-6,5% en 2018, establecerse el plan para las rebajas fiscales a empresas chinas y anunciarse los distintos estímulos en forma de inversión; en los próximos días deberemos de estar atentos a los matices y los estímulos secundarios.

 

En esta línea se enmarcarían las medidas destinadas a reducir los impuestos a la electricidad, como bien anunciaba la Corporación Estatal de la Red Eléctrica de China, la cual anunciaba que recortará el gravamen en un 10% en el presente año. La medida supone la continuación del recorte del 10% para usuarios industriales nivel nacional anunciado durante el Congreso Nacional, después de anunciar que durante 2018 se habían reducido los impuestos en 91,5 mm. de yuanes después de reducir las tarifas un 11,3% en Pekín y un 10% para el resto de áreas.

 

Las autoridades del país seguirán en los próximos días escudriñando las opciones para ayudar a frenar la desaceleración, sirviéndonos como indicadores las ventas minoristas y la producción industrial, ambas de febrero. En paralelo, la búsqueda de una solución al conflicto comercial con Estados Unidos seguirá ofreciendo titulares. El nuevo escoyo que las negociaciones tienen que salvar está en el “caso Huawei” y el apoyo del ministro de Asuntos Exteriores chino a favor de la presentación de una demanda por parte del grupo de telecomunicaciones contra el Gobierno de Estados Unidos, es prueba de ello. La disputa iba más allá y se anunciaba que China tomará las medidas que sean necesaria pasa salvaguardar los interesas de la compañía. La lucha por los sectores del futuro y las intenciones de Huawei de desplegar la red 5G inicia otro controvertido apartado en lo referente al despliegue mundial de tecnología y anuncia un nuevo campo de batalla enfocado en la innovación.

 

Más allá de China, las referencias macro volverán a aflorar, principalmente en Estados Unidos donde ya el viernes conocíamos referencias de calado de la mano de las nóminas no agrícolas y su descalabro hasta 25.000, a la vez que la población activa se reducía en -45.000 y el subempleo caía notoriamente hasta 7,3%. En profundidad, las cifras eran menos optimista si consideramos que, a parte del pobre registro de payrolls experimentábamos una leve moderación de los salarios (de 3,9% a 3,8%). Sien embargo, debemos de considerar que el mercado laboral estadounidense goza de buena salud y estas inesperadas referencias obedecerían solo al momento maduro en el que se encuentra el ciclo.

 

La buena salud del mercado laboral estadounidense y los salarios no deben de poner en entredicho la evolución de la inflación estadounidense, la cual hay que tomar como referencia el índice subyacente que en febrero seguirá marcando un ritmo de avance del +2,2% a. De igual manera, será interesante ver la evolución en los precios de los servicios excluyendo la energía y estos prometen que continuarán apoyando los niveles actuales. Por lo tanto, el IPC general perderá valor al seguir viéndose aquejado por la caída en los precios de la energía y, en particular, de la gasolina.

 

Otra referencia que habrá que mirar con lupa son las ventas minoristas de enero después de su sorprendente caída en el mes de diciembre y que generaba dudas con respecto a la salud del consumo estadounidense. Desde IM considerábamos entonces que la inesperada contracción podría estar motivada por las distorsiones a la hora de tomar la información, algo que, en su momento, fue rechazado por el Departamento de Comercio. Tras el batacazo, en enero presenciaremos unas cifras que, aunque corrijan (-0,1% m.) estarán afectadas por la ola de frio que azotó el noreste del país.

 

Los indicadores no cesarán aquí y las órdenes de bienes duraderos retrocederán en enero (-0,6% m.), si bien habrá que estar atentos a las revisiones de diciembre, con motivo de alguna distorsión por el cierre de la Administración, así como a la evolución de los embarques de bienes de capital sin tener en cuenta aviones comerciales y defensa, que debería de mostrará más resistencia.

 

El sector industrial también dará información y asistiremos a cierta recuperación de la producción industrial estadounidense en febrero (+0,3% m.) estimulada por la actividad manufacturera y corroborada por la estabilidad de la utilización de la capacidad instalada (78,5%). Por último, la confianza de Michigan de marzo (96,0 puntos) terminará de confirmar que los temores generados por el cierre administrativo son cosa del pasado mientras que la venta de vivienda nueva (635 miles a.) y el gasto en construcción (0,7% m.), ambos de mayo, mostrarán una mayor solidez en enero a pesar de la climatología adversa en una parte del país.

 

En Europa, la política monetaria se tomará un respiro tras el encuentro del BCE y los datos no serán de excesiva relevancia al ser, algunos de ellas finales. Así, el IPC de la Eurozona confirmará que el +1,5% a. de febrero venía por el incremento en los precios de los alimentos y el ligero avance de la energía, debiendo preocuparnos el paso atrás de los servicios. De igual manera, los datos de inflación armonizada finales de Alemania (+1,7% a.), España (+1,1% a.), Francia (+1,5% a.) e Italia (+1,2% a.) no se alejarán de la cifra previa; mientras que la producción industrial de la UEM evolucionará en línea a los incrementos de Francia, Italia o España y aumentará un +1,3% m., rebajando tensiones pasadas por el sector del automóvil. De hecho, la estabilización del sector automotriz europeo será recogido por los datos de matriculaciones de la UE recogidos por el BCE para febrero.

 

Los problemas relacionados con la automoción tuvieron un mayor impacto en Alemania y su producción industrial, aunque repunte (+0,6% m.), no mostrará la misma alegría que la del resto de principales países de la Eurozona. En Alemania también se conocerá la balanza comercial de enero (15,2 mm. €), aunque poco nuevo aportará más allá del déficit de inversión y consumo del país germano.

 

Por último, el BoJ celebrará su reunión de política monetaria y en ella deberemos de estar atentos al tono que se da a los riesgos globales y a la incertidumbre, pues ello puede hacer que la entidad se vea forzada a aumentar los estímulos. En el caso del banco central nipón el mensaje es claro, se recargará el apoyo monetario para encaminar la inflación a su objetivo.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.