Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 30 de septiembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en GESTORES Martes, 10 de diciembre de 2019 00:00

La Fed parece estar lista para hacer una nueva pausa

Franck Dixmier (Allianz GI) | La Reserva Federal hizo sentir su presencia en la segunda mitad de 2019, bajando los tipos en 25 puntos básicos tres veces entre julio y octubre.

 

El presidente de la Fed, Jerome Powell, quería seguir apoyando el crecimiento de Estados Unidos al proporcionar recortes como "seguro" a medida que las perspectivas económicas se deterioraban en un contexto de baja inflación y alta incertidumbre geopolítica. Gracias a esta política, la curva de rendimiento subió nuevamente desde su estado invertido, y el ciclo de crecimiento de Estados Unidos ahora se parece a un vaso "mucho más que medio lleno", en las propias palabras de Jerome Powell.

 

En vista de este diagnóstico, y de una percepción más positiva de las tensiones comerciales, se espera que el Comité Federal de Mercado Abierto deje los tipos sin cambios en su próxima reunión. Creemos que esta pausa es apropiada.

 

Si bien la Fed continúa bajo una presión política constante, ahora está libre de presión por parte del mercado: no solo los mercados no anticipan ningún recorte de tipos en diciembre, sino que también han revisado significativamente sus perspectivas de reducción de tipos en 2020, esperando solo un recorte de 25 puntos básicos. Por lo tanto, la Reserva Federal tiene la intención de centrarse en las perspectivas macroeconómicas y mantener los tipos en los niveles actuales siempre que la información económica futura se mantenga en línea con las expectativas. Según declaraciones del vicepresidente de la Fed, John C. Williams, solo una desaceleración de la economía estadounidense por debajo de su potencial (2%) o una mayor presión a la baja sobre la inflación podría justificar futuros recortes.

 

La evolución económica en el primer semestre de 2020 será, por lo tanto, decisiva para la posición futura de la política monetaria de Estados Unidos. La variable clave será la evolución de las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, ya que las tensiones actuales están afectando tanto al clima empresarial como a la confianza del consumidor. En particular, la Fed necesitará controlar si la desaceleración del sector industrial resulta contagiosa y se extiende al sector de servicios, que es un elemento clave del crecimiento futuro.

 

Dado que las perspectivas de crecimiento de la economía de Estados Unidos en 2020 parecen estar muy cerca o incluso ligeramente por debajo de su potencial, sin mencionar el hecho de que persisten las incertidumbres geopolíticas, estamos adoptando un escenario de sesgo a la baja en la tasa de fondos federales y creemos que los tipos podrían moverse a la baja durante el curso de 2020. En este contexto, cualquier presión significativa sobre los tipos a largo plazo debería aprovecharse agregando duración a las carteras de bonos estadounidenses. 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.