Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 10 de agosto de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Lunes, 13 de julio de 2020 08:00

Las ventas del S&P 500 podrían caer un 11% y el beneficio neto cerca del 45% en el 2T2020

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Los mercados de valores occidentales afrontan una semana que puede ser decisiva para determinar su tendencia, al menos en el corto plazo.

A lo largo de la misma los inversores tendrá tres focos de atención de gran relevancia: i) el inicio en Wall Street de forma oficiosa de la temporada de publicación de resultados trimestrales, temporada que en esta ocasión es toda una incógnita como consecuencia del impacto que en las cifras de las cotizadas está teniendo la crisis sanitaria; ii) la reunión del Comité de Política Monetaria del Banco de Japón (miércoles) y la del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE; jueves); aunque no se esperan novedades en materia de política monetaria sí será importante conocer la opinión de los bancos centrales sobre el devenir económico; y iii) la reunión a finales de semana de los líderes de la Unión Europea (UE) en la que intentarán llegar a un acuerdo para el diseño definitivo del Fondo de Reconstrucción Europeo, acuerdo que no parece sencillo dadas las fuertes divergencias norte-sur existentes.

 

Centrándonos en el inicio de la temporada de publicación de resultados en Wall Street, señalar que a lo largo de los próximos cinco días unas 30 compañías integrantes del índice S&P 500 publicarán sus cifras, destacando principalmente los grandes bancos con JP Morgan, Citigroup y Wells Fargo publicando las suyas mañana; Goldman Sachs el miércoles; y Bank of América y Morgan Stanley el jueves. Además, esta semana darán a conocer sus resultados trimestrales entre otras empresas PepsiCo, Alcoa, Netflix, Delta Air Lines, Abbot Labs y Johnson & Johnson. En un principio, el consenso de analistas espera que en el 2T2020 y en términos interanuales las ventas de las compañías del S&P 500 bajen un 11% y que el beneficio neto lo haga cerca del 45%. Se espera que en el 3T2020 esta última partida “recupere”, hasta perder “sólo” el 25% y que en el 4T2020 la caída se “limite” al 14%. El mayor problema para determinar qué puede pasar con los resultados empresariales es la falta de visibilidad con la que han tenido que trabajar los gestores de las mismas y los analistas dado el complejo escenario económico provocado por las medidas adoptadas para combatir la propagación del coronavirus de origen chino en la mayoría de países. Así, unas 200 compañías del S&P 500 han retirado en los últimos meses sus estimaciones de resultados para el trimestre, mientras que la dispersión que muestran las estimaciones de los analistas es la mayor desde 2007. No obstante, se prevé que sean las compañías más cíclicas las que mayores descensos en sus resultados publiquen, con las energéticas, las de consumo discrecional y las industriales a la cabeza. Independientemente de las cifras que publiquen las empresas, lo más relevante es conocer la opinión de sus gestores sobre el estado de sus cuentas y sobre sus expectativas de negocio en lo que se viene llamando como la “nueva normalidad”. Lo que es evidente es que los repuntes de los casos de coronavirus chino en muchos estados de Estados Unidos y en muchos otros países no ayudan a que las compañías puedan ajustar sus expectativas con precisión.

 

Pero, como hemos señalado anteriormente, esta semana también se reúnen los bancos centrales de Japón y de la Zona Euro. Centrándonos en la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, señalar que como ya anticipó la semana pasada su presidenta, la francesa Lagarde, en esta reunión no se anunciarán nuevas medidas de política monetaria ya que los miembros del consejo prefieren esperar a comprobar el impacto que las ya adoptadas están teniendo en la economía de la región antes de decantarse por la utilización de nuevas herramientas de política monetaria. Además, intuimos que quieren saber si los líderes políticos de la región son capaces o no de llegar a un acuerdo y poner en marcha cuanto antes el tan “cacareado” Fondo de Reconstrucción Europeo.

 

En nuestra opinión, este es el factor más relevante y que más impacto puede llegar a tener en las bolsas europeas a corto plazo. Si las diferencias entre los países del norte, los menos afectados por la crisis sanitaria, entre otros motivos porque han gestionado mucho mejor la misma y porque sus finanzas eran más sólidas antes del inicio de la pandemia, y los del sur se mantienen y no hay acuerdo, creemos que las bolsas de la región se girarán a la baja, siendo factible que experimenten una pequeña corrección en el corto plazo. En sentido contrario, si finalmente se llega a un acuerdo de última hora, algo a lo que nos tienen acostumbrados los políticos europeos, las bolsas reaccionarán de forma positiva. Si bien la reunión de los líderes de la UE, la primera presencial en muchos meses, no tendrá lugar hasta el viernes, esperamos que a lo largo de la semana se produzcan filtraciones sobre las intenciones de una y otra parte: de los países del norte y de los del sur. Lo cierto que en esta ocasión son los primeros los que tienen la “sartén por el mango” ya que son los segundos los que necesitan en mayor medida y de forma más inmediata los fondos. El problema no será el importe del Fondo de Reconstrucción, que rondará los 750.000 millones de euros, como ya se ha adelantado, sino las condiciones para acceder a los mismos. En ese sentido, el viernes pasado el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dio a conocer su propuesta para el diseño del mencionado fondo, propuesta que incluye un alto nivel de condicionalidad para los países que quiera acceder al mismo, condicionalidad contra la que han venido luchando los gobiernos del sur de Europa pero que entendemos va a ser inevitable.

 

Por tanto, esperamos una semana intensa en las bolsas europeas que esperamos comience al alza cuando abran hoy estos mercados, que seguirán de esta forma la estela dejada por Wall Street el viernes y esta madrugada por las principales bolsas asiáticas. Posteriormente, será la apertura de Wall Street, mercado que sigue obviando el fuerte repunte de casos de coronavirus en Estados Unidos –este fin de semana se han seguido batiendo “récords” en estados como Florida, California y Texas, superándose durante tres días de forma consecutiva los 60.000 nuevos casos diarios a nivel nacional– la que determine la tendencia que adoptan al cierre las bolsas europeas.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.