Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 29 de marzo de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Martes, 18 de septiembre de 2018 08:00

La crisis no ha terminado

Philippe Waechter (Ostrum/Natixis) | Diez años después, nadie está realmente satisfecho de cómo se ha resuelto la gran recesión. La rentabilidad de los bancos ha vuelto a un nivel mas alto pero, incluso con una mayor regulación, nadie está totalmente convencido de que podría resistir una nueva crisis seria.

 

 

La deuda de las empresas que fue uno de los detonantes de la crisis esta bastante por encima del nivel que tenía en 2007. Según Mc Kinsey, la tasa de crecimiento compuesto anual ha sido al 10,5% desde 2007 a 2017. Ha crecido sobre todo en paises emergentes pero en los Estados Unidos y en Europa, la tasa de crecimiento está por encima del crecimiento del PIB nominal. La deuda privada es todavía una fuente de preocupación.

 

En paises desarrollados, la tendencia del crecimiento está en todas partes por debajo de la tendencia que había antes de la crisis excepto en Alemania. En los Estados Unidos la tasa de crecimiento tendencial está en el 2.2% desde comienzos de 2011 mientras que fue del 2.75% de 2000 a 2007. El panorama es el mismo en Francia, Reino Unido, España, Japón o Italia. No se puede ver como satisfactorio. Al mismo tiempo, el comportamiento del mercado laboral resulta decepcionante, ya que el crecimiento de los salarios esta todavía por debajo de lo que deberíamos haber visto a estas alturas del ciclo económico, particularmente en Estados Unidos. Por lo tanto, estamos en un ciclo económico que no es capaz de crear inflación. La dificultad principal para los responsables de los bancos centrales es adoptar políticas monetarias mas estrictas cuando la tasa de inflación esta todavía por debajo del objetivo del 2%. Probablemente estamos en una situación de estancamiento indefinido con bajo crecimiento, baja inflación y bajos tipos de interés que durará largo tiempo.

 

El problema principal con la gran crisis es la forma en que se ha intentado resolver. Había dos objetivos principales para los responsables políticos. El primero era volver a la senda de crecimiento con la tendencia anterior a la crisis. Esta fue la razón para las fuertes políticas fiscales de 2009. La magnitud de estas medidas todavía es un tema de apasionado debate. Paul Krugman trata esto en su última columna del New York Times. Otra forma de verlo es lo convincente que fue Chistina Romer, en aquel tiempo jefa del consejo de asesores económicos de Obama, para llevar a cabo estas medidas para escapar de una recesión evitando los errores de política económica de estos tiempos.

 

El otro objetivo era reforzar el sector financiero y bancario. Se adoptó mucha reglamentación y la situación ha cambiado claramente pero nadie esta convencido de que el sector sería capaz de absorber una crisis similar a la de 2008.

 

Podemos añadir un comentario acerca de la situación a nivel general. Las políticas de austeridad no son nunca la respuesta. Han creado una fuerte y profunda recesión en Europa, en absoluto positiva. El nivel de deuda pública en muchos países europeos está cerca del 100% y el periodo de austeridad no ha cambiado realmente la tendecia.

 

Una consecuencia de todo esto es que se teme que los bancos centrales dejen sus políticas monetarias acomodaticias, incluso la Fed. Estas han creado burbujas en los mercados financieros pero los resultados macroeconómicamente no están al nivel que habría cabido esperar del prolongado uso de políticas no ortodoxas.

 

Debido al alto nivel de deuda pública y a la todavía muy acomodaticia postura en política monetaria, lo que tememos es que no seríamos capaces de hacer frente a una nueva crisis.

 

Para mi, esta percepción negativa de la era postcrisis está ligada al hecho de que tratamos de recrear un modelo económico como el que teníamos, en una situación que ha cambiado dramáticamente debido a un gran cambio tecnológico.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.