Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 22 de enero de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Lunes, 16 de octubre de 2017 11:00

La inflación de EEUU repunta solo por culpa de Harvey

Bankia Estudios | La inflación volvió a aumentar con fuerza en Estados Unidos, pero, prácticamente, por culpa del impacto del huracán Harvey sobre los precios de la gasolina. De hecho, la inflación subyacente permanece estable por quinto mes consecutivo y sigue sin reflejar presiones alcistas.

 

La inflación aumentó con fuerza en septiembre (2,2% vs 1,9%), debido, casi exclusivamente, al repunte en la partida de energía: su tasa interanual retomó niveles por encima del 10% desde 6,4% anterior y pasó de aportar a la interanual del IPC 0,56 p.p. desde 0,35 p.p. Detrás del dato se encuentra el aumento en los precios de la gasolina por segundo mes consecutivo (+19% interanual), como consecuencia del impacto del huracán Harvey en el área metropolitana de Houston, que concentra más del 15% de la actividad de refinería del país.

Excluyendo energía y alimentos, la inflación subyacente se mantuvo estable en el 1,7% por quinto mes consecutivo y apenas se observan presiones alcistas en el corto o medio plazo (su crecimiento semestral se sitúa en el 1,3% anualizado vs 2,1% en enero). Entre partidas, destaca la moderación en vivienda (2,8% vs 2,9%, excluyendo energía), que compensó el aumento en transporte (aumenta incluso excluyendo el precio de los carburantes). Las partidas de vestido y calzado, comunicación y salud mantienen un tono desinflacionista, similar al de los últimos meses (ver tabla).

 

El hecho de que la mayor parte del ascenso de la inflación en agosto y septiembre responda al repunte puntual en los precios de la gasolina (los datos semanales disponibles ya han retomado niveles previos al huracán), sugiere que la general descenderá en octubre al 2,0% (o, incluso, por debajo) para mantenerse más o menos estable en el 2,1%-2,2% en lo que resta de año. Para la primera mitad de 2018, esperamos que la inflación aumente de forma gradual para situarse en torno al 2,5% en junio. También es previsible un aumento gradual de la subyacente, pero no se espera que alcance el 2,0% hasta, al menos, mediados de 2018.  

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.