Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 23 de septiembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Viernes, 26 de julio de 2019 10:00

La inversión en bienes de equipo se recuperará, pero no evitará que los inventarios y la demanda externa moderen el PIB de EEUU (1,8%)

Intermoney | La reunión del BCE abría claramente las puertas a la rebaja de tipos en septiembre e, incluso, allanaba el camino a la reactivación de las compras de activos y el cambio de la guía de largo plazo de la entidad en la parte final del año. Sin embargo, ninguna de estas cuestiones sorprendía y esto explicaba que los mercados, en un primer momento, reaccionasen como cabría esperar para, después, dominar la toma de beneficios al producirse lo ya descontado.

 

 

Los inversores necesitaban novedades adicionales que les permitiesen ahondar en las compras de deuda o de renta variable a lo largo de la Eurozona, pero éstas no se producían. De forma que, después de la respuesta inicial, la sesión acababa con ventas de deuda germana que llevaban el rendimiento del 10 años hasta -0,365% (+1,7 p.b), mientras que su homólogo italiano repuntaba 2,4 p.b hasta 1,513%. No obstante, en este segundo caso, pesaba la realidad acorde con una línea de acción futura del gobierno de coalición que no está exenta de incertidumbre.

 

De la misma forma, la confirmación de lo ya esperado desde la perspectiva del BCE y sin margen para las sorpresas positivas e inesperadas, acababa plasmándose en caídas del Stoxx600 del -0,56% y del Dax del -1,28%, viéndose en este segundo caso acrecentadas por la debilidad de la confianza del empresariado alemán de acuerdo con los índices IFO. La confianza de los empresarios alemanes cedía hasta 95,7 puntos en julio ya que se mostraban más negativos con el futuro que con el presente. Una situación que, en la práctica, se correspondía con una probabilidad de crecimiento cercana a cero en el corto plazo en Alemania.

 

El estado de ánimo del empresariado germano era negativo y, en especial, en lo referente al ámbito manufacturero. En este caso, se registraban los menores niveles desde principios de 2010 y las perspectivas de cara a los próximos 6 meses eran negativas, en un contexto en el que la capacidad de utilización cedía hasta 83,9% y se situaba ligeramente por encima del promedio de largo plazo. A efectos prácticos, el índice IFO de la industria alemana registraba niveles preocupantes, si bien esta circunstancia se veía ocultada por la ligera recuperación de la construcción y la resistencia de los servicios, a pesar de su paso atrás en julio.

 

En conjunto, el mal comportamiento de los IFOs en Alemania venía a sumarse a la evolución peor de lo esperado de los PMIs del país, lo cual llevaba a plantearse la posibilidad de que la primera economía del euro pueda encadenar dos trimestres consecutivos en negativo, aunque sea por la mínima.

 

Las referencias macro de la jornada en la UEM se veían completadas por la tasa de paro en España, la cual se reducía de forma considerable en el 2tr19, pero aún así se quedaba lejos de lo esperado al ceder sólo hasta 14,02%. Un dato que nos lleva a poner en revisión la estimación de la tasa de desempleo de nuestro país al creer que, ahora, resulta más probable una cifra de 13,9% en el promedio de 2019. Así, la vertiente positiva de este hecho radica en que la desviación al alza respecto a nuestra previsión inicial se debería a un comportamiento algo mejor de lo esperado de la población activa, la cual aceleraba su crecimiento hasta 0,88% a. en el 2tr19 y alcanza los 23.035.500 personas después de sumar 201.400 activos en los últimos doce meses.

 

Luego, la continuidad del crecimiento económico está reduciendo la población desanimada y esto es positivo, pero desgraciadamente este hecho choca con unas tasas de paro todavía altas y un freno del empleo que tomaba fuerza en España. Este segundo punto, aunque no resulte del todo inesperado, confirma que será más costoso el hecho de reducir la tasa de paro. De acuerdo con la Encuesta de Población Activa (EPA) del 2tr19, el número de ocupados creció un 2,38% contrastando con la inesperada fortaleza de su avance en el 1tr19 (3,16% a.), la cual supuso un desacople al alza respecto a lo que sería esperable en el actual contexto.

 

En el 2tr19, la situación descrita en el párrafo anterior se normalizaba y tomaban forma unas cifras más acordes con nuestra previsión de un aumento del empleo del 2,3% en 2019; cifra que debe considerarse como positiva. A este respecto, debe tenerse presente que las cifras de afiliaciones a la Seguridad Social promediaban un crecimiento del 2,8% a. durante el 2tr19, lo cual suponía una tímida moderación que nos lleva a no sobredimensionar el freno de los ocupados en la EPA y reafirmarnos en la tesis de la normalización.

 

Tan importante como la evolución del empleo, resulta la calidad del mismo y la buena noticia radica en la continuidad del mejor desempeño del empleo indefinido en España. En términos interanuales, el número de asalariados con contrato indefinido aumentaba en 328.200 personas (+3,26% a.) frente al repunte de 42.800 de los contratados de temporales (+0,98% a.). En la práctica, debíamos quedarnos con la brecha entre ambas cifras más que con el comportamiento de las tasas interanuales ya que, en ambos casos, asistíamos a un freno relevante emanado de la propia normalización del crecimiento de los ocupados en el 2tr19. A la postre, lo importante era que se está consiguiendo contener la temporalidad en niveles del 26%, exactamente el 26,63% en base a promedios anuales frente a los máximos del 33,97% en 2006.

 

De vuelta a los ocupados, en cuanto a los datos por sectores y a pesar del freno generalizado, las avances en construcción (+5,0% a.) y servicios (+2,5% a.) seguían siendo francamente sólidos en España, mientras que en la industria se daba una ligera aceleración hasta 1,5% a. Una aceleración, no obstante, que consideramos pasajera al estar expuesta a las consecuencias del freno de la demanda externa en un contexto de mantenimiento de la incertidumbre comercial.

 

Más allá de cuestiones sectoriales, debemos quedarnos con que los datos de EPA del 2tr19 de nuestro país son acordes con que los ocupados arrojan una lógica normalización que no resulta alarmante al no poner en entredicho el crecimiento del empleo en 2019. En nuestra opinión, éste crecerá un 2,3% y frenará en línea con la economía, si bien cabe destacar la mayor calidad del empleo creado y que la desviación de la tasa de paro, en el presente año y respecto a nuestras previsiones, se deberá al mayor aumento del número de activos.

 

Sin embargo, las referencias macro en Europa se convertían en algo secundario para los inversores estadounidenses ya que estos se encontraban más atentos a los resultados empresariales. El S&P500 cerraba con pérdidas de -0,53%, aunque más interés atesoraban las cifras de Amazon cuyos beneficios se veían lastrados por el coste de reducir los tiempos de entrega, aunque a cambio, este hecho jugaba a favor de sus cifras de facturación. El mencionado coste sumaba más de 800 mill. $ y ayudaba a explicar que los beneficios por acción de 5,22$ no copasen las expectativas de 5,58$ de los analistas durante el pasado trimestre. Sin embargo, tan importante como este hecho era la guía para el 3tr19, la cual no acababa de convencer en cuanto a los beneficios.

 

En cuanto a Alphabet, la matriz de Google, ésta sorprendía positivamente al cierre de mercado al declarar unos ingresos durante el 2tr19 de 38.940 mill. $ (+19% a.) y un beneficio neto de 9.950 mill. $, batiendo en ambos casos las previsiones de los analistas. En el cómputo semestral, ganaba 16.600 mill. $, un 31% más que en el mismo periodo de 2018; cifra que servía para dar forma al anuncio de la recompra de acciones de la clase C por valor de 25 mm. $. Luego, a pesar de las cuestiones mejorables de las cifras de Amazon, los números de Google pueden servir para dar forma a un buen inicio de jornada en la renta variable.

 

Antes, en Estados Unidos, conocíamos que las órdenes de bienes duraderos de junio repuntaban un +2,0% m., mientras que las relativas a los bienes de capital excluyendo defensa y aeronaves registraban avances de +1,9% m. Una cifra, esta última, que apuntaba la recuperación de los pedidos de bienes de capital después de un mejorable 2tr19. No obstante, preferíamos quedarnos con el repunte del 2,4% trim. a. de los embarques de bienes de capital en el pasado trimestre ya que estos se integrarán en el día de hoy en el dato más importante de la jornada: la primera estimación del PIB de Estados Unidos del 2tr19.

 

La inversión en bienes de equipo se recuperará en Estados Unidos después de su mal arranque de año, aunque esto junto con el buen desempeño del consumo privado no evitará que el crecimiento del PIB de Estados Unidos modere hasta 1,8% trim. a. en el 2tr19. Una cifra que se verá lastrada por los inventarios y la demanda externa, contrastando la composición de las cifras estadounidenses de contabilidad nacional con lo observado durante el arranque del año. Sin embargo, los mercados más que con la composición, se quedarán con una cifra de crecimiento en Estados Unidos que alimentará sus expectativas de estímulos por parte de la Fed y, con ello, las compras de treasuries.

 

Finalmente, en la jornada de hoy tampoco deberemos dejar de lado los resultados empresariales, destacando los de empresas como Renault en el Viejo Continente que se tornarán más relevantes que las referencias macro en forma de confianza de los consumidores en Italia y Francia.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.