Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 24 de octubre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en GESTORES Lunes, 31 de agosto de 2020 00:00

La recuperación en forma de 'logotipo de Nike' es muy posible

Gilles Moëc (AXA IM) | Las malas noticias sobre la evolución de la pandemia en Europa se pueden compensar en cierta medida con la experiencia que se observa recientemente al otro lado del Atlántico.

 

Allí, en muchos puntos los rebrotes del virus se han frenado nuevamente con una reducción de la movilidad mucho menor que en marzo y abril. Esto hace que Moec asegure que desde AXA IM estén razonablemente seguros de que se puede producir una recuperación en forma de “logotipo de Nike”, en lugar de que sea en “forma de W”. Sin embargo, el ritmo de normalización se ha ralentizado y, aunque la dirección genérica al alza de esa “V” progresiva siga intacta, probablemente se justifique una nueva revisión moderada a la baja de las previsiones del PIB, especialmente en Europa.

 

No obstante, Moëc expone que en España el índice de movilidad de Google ha recaído en más de 10 puntos en relación con el pico de mediados de julio, una disminución mayor que la observada en las regiones más candentes de Estados Unidos. Con todo, no se ha observado la misma desaceleración en los contagios, sino todo lo contrario. A medida que los ciudadanos vuelvan a hacer reuniones en interiores en el invierno, la propagación del virus puede volver a acelerarse.  

 

Esta situación pone aún más de relieve la magnitud y el contenido de los estímulos. La Fed ha previsto un mayor deterioro de las perspectivas cambiando a un “objetivo medio de inflación”. Sin embargo, en las circunstancias actuales es plausible que el efecto directo de la política monetaria sea limitado. Esto es similar a “empujar con una cuerda más larga”.  

 

El foco ahora parece estar en la política fiscal y no está claro si la medida de la Fed ha proporcionado más espacio para las finanzas públicas. En realidad, los costes de financiación del gobierno en la parte más larga de la curva han aumentado. Al mismo tiempo, la Reserva Federal ha causado otro dolor de cabeza para el BCE con la añadida apreciación del euro. “Si bien no creemos en el fin del dólar como moneda refugio dominante en el mundo, la actual fortaleza del euro, aunque no es espectacular desde una perspectiva histórica, no llega en el momento adecuado para las exportaciones de la zona euro”, dice Moëc. Si bien su impacto sobre la inflación y el crecimiento es pequeño en comparación con los efectos de la pandemia, es otro viento en contra, y no creemos que haya una ‘solución rápida’ políticamente realista en manos de Christine Lagarde”, añade.

 

El contenido de cualquier programa de estímulos fiscales también requiere atención para el experto de AXA IM. “Dado que los gobiernos están posponiendo la relajación de las medidas restrictivas restantes y, en algunos casos, volviendo a imponer algunas, el lado de la oferta de la economía seguirá afectado por más tiempo de lo esperado y la productividad probablemente descenderá”, analiza. “Esto exige garantizar que el apoyo a la demanda no sea la única guía de la política fiscal”, concluye. 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.