Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 27 de noviembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Martes, 16 de junio de 2020 08:30

La recuperación en V de los indicadores está muy influencia por el efecto de la paralización total, lo relevante es que las mejoras continúen

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | La sesión de ayer en los mercados de valores occidentales fue de menos a más, cerrando los principales índices bursátiles europeos con ligeros descensos y los estadounidenses con sustanciales avances.

Así, las noticias sobre el incrementos de casos de Covid-19 en muchos estados de Estados Unidos y el rebrote de la epidemia en varias áreas de Pekín, la capital china, que ha llevado este fin de semana a las autoridades locales a confinar algunos distritos, provocaron que los inversores iniciaran la jornada con la decisión de reducir sus posiciones de riesgo, apostando por los bonos y vendiendo renta variable. El mayor temor de los inversores en estos momentos es que un potencial rebrote de la pandemia lleve a las autoridades a decretar nuevos confinamientos y a paralizar la actividad en algunos sectores, lo que supondría un duro golpe para la recuperación económica que descuentan los mercados. Si bien es factible que se produzcan rebrotes puntuales de la epidemia, vemos muy complicado que los gobiernos de los países occidentales desarrollados opten nuevamente por adoptar medidas tan drásticas como las mencionadas, ya que el coste social y económico sería inasumible. Sí creemos que el temor a estos rebrotes, y mientras no se desarrolle una vacuna eficaz contra la enfermedad, va a condicionar mucho en los próximos meses los hábitos de actuación de empresas y particulares, sobre todo porque las medidas de distanciamiento social creemos que se van a intentar mantener el mayor tiempo posible, lo que tendrá un impacto muy negativo en la actividad económica, sobre todo en algunos sectores como el de la hostelería, la restauración o el ocio, algo que no se debe olvidar a la hora de tomar posiciones en valores de estos sectores por muy atractivas que parezcan sus valoraciones en estos momentos.

 

Así, y tras un comienzo de sesión muy negativo tanto en las principales plazas europeas como en Wall Street –el Dow Jones llegó a ceder 700 puntos–, como viene siendo habitual en los últimos tiempos la Reserva Federal (Fed) acudió al rescate de los mercados. En esta ocasión el anuncio de la Fed no fue algo inesperado, pero tuvo un efecto muy positivo en los mercados de renta variable y fija occidentales: la Fed comunicó su intención de empezar a comprar a partir de hoy bonos corporativos individuales además de los que ya está adquiriendo a través de la compra de ETFs. En ese sentido, cabe recordar que la Fed había anunciado previamente su intención de hacer exactamente eso en marzo cuando puso en marcha el programa Secondary Market Corporate Credit Facility a través del cual el banco central destinará 250.000 millones de dólares a la compra de bonos corporativos para facilitar el crédito. La constatación de que las compras incluirán un amplio espectro de bonos corporativos individuales y de que las compras se iniciarían de inmediato sirvió ayer para modificar totalmente el sentimiento en los mercados de valores y para que éstos se dieran la vuelta.

 

Hoy esperamos que ese renovado “optimismo” continúe cuando abran por la mañana las bolsas europeas, tal y como ha ocurrido esta madrugada en los mercados de valores asiáticos, que han cerrado todos ellos con importantes avances. Nuevamente, y tras el castigo recibido en los últimos días, serán los valores de corte más cíclico los que lideren las alzas en las bolsas. Ahora bien, no se debe olvidar que si bien los indicadores y cifras macroeconómicos de mayo/junio apuntan a una recuperación en “V” de la actividad, en ello tiene mucho que ver el “efecto base”, ya que en los meses precedentes con los que se compara ésta ha estado prácticamente paralizada. Es por ello por lo que recomendamos no sacar demasiadas conclusiones cuando hoy se publiquen en Estados Unidos las cifras de ventas minoristas y las de la producción industrial del mes de mayo –se esperan fuertes incrementos de ambas variables–, ya que lo que sería realmente insólito es que no se produjeran esos avances en el corto plazo. También esperamos mejoras en las lecturas de los índices que publica hoy el instituto ZEW, correspondientes al mes de junio, índices que evalúan el sentimiento que sobre el estado actual y futuro de la economía de Alemania tienen los grandes inversores y los analistas. Así, lo realmente relevante será que esas mejoras continúen durante el verano y el otoño, ya que ello confirmaría que las expectativas sobre la recuperación económica, muchas de ellas ya descontadas por las bolsas, se estarían cumpliendo.

 

Por lo demás, comentar que hoy el presidente de la Fed, Jerome Powell, testifica ante el Comité Bancario del Senado. Aunque no esperamos sorpresas, será interesante escucharle nuevamente hablar sobre sus expectativas para la economía estadounidense y sobre la posibilidad de utilizar nuevas herramientas de política monetaria de considerarlo necesario.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.