Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 27 de noviembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Lunes, 31 de agosto de 2020 00:00

Las cifras macroeconómicas serán la principal referencia para los inversores

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Las bolsas occidentales encaran a partir de mañana el mes de septiembre, mes que tradicionalmente ha sido negativo para estos mercados, con los tres principales índices bursátiles estadounidenses en positivo en el año y con el S&P 500 y el Nasdaq Composite en máximos históricos.

 

Es precisamente esta extraordinaria reacción de los índices estadounidenses desde sus mínimos de marzo, descontando una recuperación económica en forma de “V”, algo ya descartado por la mayoría de economistas, lo que mantiene inquietos a muchos inversores ante la posibilidad de que, antes o después, se produzca una corrección en Wall Street que arrastre tras de sí a las bolsas europeas, a pesar de que el comportamiento de éstas ha sido bastante más comedido, aunque también se han recuperado mucho desde sus niveles mínimos del año, sobre todo el Dax alemán, que se encuentra a menos de un 2% de ponerse en positivo en el ejercicio.

 

Si bien no descartamos una potencial corrección de las bolsas en un momento dado, vemos complicado que ésta vaya a ser muy pronunciada, principalmente por el hecho de que el sistema se encuentra “inundado” de liquidez gracias a las políticas monetarias ultralaxas que están aplicando los principales bancos centrales, políticas que van a seguir el tiempo que sea necesario -la debilidad de la inflación será la principal “excusa” para ello- y a las políticas fiscales de carácter extraordinario que han puesto en marcha la mayoría de gobiernos desarrollados para combatir el impacto de la crisis sanitaria en sus economías.

 

Esta liquidez tiene que ser invertida y, ante la falta de alternativas atractivas, la renta variable será uno de sus principales destinos. Además, y salvo en casos puntuales, la marcha de la recuperación económica sigue siendo positiva, aunque es evidente que se ha ralentizado sensiblemente tras los fuertes crecimientos experimentados en los meses en los que se inició el proceso de reapertura de estas economías, tras casi dos meses en los que la actividad estuvo prácticamente paralizada como consecuencia de las medidas adoptadas por los gobiernos para intentar evitar la propagación del Covid-19.

 

Las dudas, no obstante, que están surgiendo ahora se centran en la capacidad de las principales economías desarrolladas de seguir recuperando terreno en un escenario en el que el coronavirus de origen chino sigue condicionando la vida de los ciudadanos y, por ello, los planes de inversión y desarrollo de las compañías. En nuestra opinión, y hasta que no se desarrolle y, sobre todo, se empiece a comercializar de forma generalizada una vacuna efectiva y fiable contra el Covid-19, las economías occidentales van a entrar en una fase de reducido/moderado crecimiento, algo que se comenzará a percibir a partir del 4T2020.

 

La reacción de la renta variable ante el mismo está todavía por ver, aunque entendemos que también moderarán su ritmo de recuperación, siendo posible, como hemos señalado, que en este periodo se produzca alguna pequeña corrección en estos mercados. Hasta entonces, serán las cifras macroeconómicas que se vayan dando a conocer la principal referencia para unos inversores que intentarán determinar con sus análisis el estado de la mencionada recuperación económica en los distintos países desarrollados.

 

En este sentido, señalar que la agenda macro de esta semana es bastante intensa e interesante ya que, a lo largo de la misma, se publicarán en las principales economías mundiales las lecturas finales de agosto de los índices adelantados de actividad de los sectores de las manufacturas (mañana) y de los servicios (jueves), los conocidos como PMIs, así como los siempre relevantes datos de empleo estadounidenses, correspondientes al mes de agosto (viernes), datos que son esperados con cierta inquietud por los inversores dado que el desempleo semanal en este país sigue manteniéndose a niveles históricamente muy elevados. Por tanto, esperamos que las bolsas reaccionen, para bien o para mal, tras la publicación de los mencionados indicadores.

 

Antes, y en lo que hace referencia a la sesión de hoy, señalar que esperamos que las bolsas europeas abran claramente al alza, impulsadas por el positivo cierre de Wall Street el viernes y por el buen comportamiento de las bolsas asiáticas esta madrugada. En ello ha tenido mucho que ver la publicación de los índices adelantados de actividad oficiales de China, correspondientes al mes de agosto, que han ratificado que la recuperación económica continúa a buen ritmo en este país, sobre todo en lo que hace referencia al sector servicios, cuya actividad se está expandiendo a ritmos muy elevados.

 

Por último, cabe señalar que la agenda macro de hoy es limitada, destacando únicamente la publicación de las lecturas preliminares de agosto de los IPCs de Alemania, Italia y España. Señalar, igualmente, que hoy es festivo en el Reino Unido, por lo que la bolsa de Londres permanecerá cerrada, algo que siempre limita la actividad en las bolsas europeas continentales. En este sentido, señalar que esperamos que los volúmenes de contratación, que han sido muy reducidos durante la mayor parte del mes de agosto, comiencen a recuperarse esta semana, a medida que muchos operadores del mercado vuelven de sus vacaciones.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.