Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 09 de diciembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Lunes, 02 de diciembre de 2019 00:00

Las negociaciones comerciales volverán a generar titulares con la vista puesta en el 15 de diciembre

Intermoney | El retorno a la normalidad de Estados Unidos implicará una mayor actividad en los mercados, pero también en la esfera institucional y esto significa más ruido comercial. No obstante, las noticias en este sentido competirán por la atención de los inversores con los datos de ISM y las cifras del mercado laboral estadounidense del mes de noviembre.

 

En paralelo, los países emergentes demandarán su cuota de protagonismo con los PMI de noviembre en China, la nueva bajada de tipos en India o las tensiones que enfrentan el peso chileno y el real brasileño. Luego, asistiremos a una exigente semana que se verá completada por un encuentro decisivo de la OPEP+ y las cifras de órdenes y producción industrial de octubre en Alemania.

 

La normalidad retornará a los mercados en Estados Unidos, pero también a su agenda institucional y esto implica que las negociaciones comerciales volverán a generar titulares con la vista puesta en la primera fecha clave: el 15 de diciembre. La injerencia estadounidense en la situación de Hong Kong supone un nuevo obstáculo al acercamiento de ambas partes, si bien los chinos parecen mantener una actitud pragmática. De hecho, su respuesta a la injerencia de los Estados Unidos se ha limitado a la promesa de “contramedidas firmes”, pero sin concretar ningún punto y esto es una buena noticia.

 

El retorno del ruido comercial no debe hacer que descuidemos la interesante agenda macroeconómica de la semana, dado que ayudará a seguir diluyendo ciertos temores que se habían generado en los últimos meses. En este sentido, sobresaldrán los datos de empleo que se publicarán el viernes en Estados Unidos, los cuales arrojarán la aceleración de las nóminas no agrícolas en noviembre gracias a la desaparición del lastre que han supuesto la huelga de General Motors y el despido de los trabajadores dedicados a la elaboración del censo.

 

En consecuencia, los payrolls mejorarán desde 128.000 en octubre hasta 180.000 en noviembre y convivirán con una ligera caída del subempleo hasta 6,9%. Dicha caída emanará de la escasez de oferta laboral en Estados Unidos que, recientemente, era puesta de relieve por el Libro Beige de la Fed. De forma que, a priori, los trabajadores que desean trabajar más horas y tienen disponibilidad para ello tendrían más fácil el hecho de hacerlo. Además, la disminución del subempleo se erige en una de las principales vías para compensar el déficit de mano de obra en Estados Unidos que, de perdurar en el tiempo como así parece, acabará por condicionar el avance de las nóminas.

 

No obstante, los datos del mercado laboral estadounidense seguirán caracterizándose por su fortaleza y continuarán suponiendo un importante aval para que asistamos a tasas de crecimiento moderadas del consumo privado en Estados Unidos, aunque sea menospreciado por algunos el avance del 3,0% a. de los salarios en noviembre. De momento, las cifras disponibles del periodo de mayor consumo del año en Estados Unidos son positivas, a pesar de la mayor dificultad para compararlas con ejercicios precedentes ya que muchos minoristas han empezado a aplicar grandes descuentos a partir de Halloween.

 

En cuanto a las ventas digitales del puente de Acción de Gracias, Adobe Analytics que mide las transacciones de 80 de los 100 mayores minoristas de Estados Unidos en internet, preveía compras por valor de 7,5 mm. $ (+20,5% a.) en la jornada del Black Friday y los datos de las primeras horas recabados por Salesforce apuntaban que la estimación estaba bien encaminada. De acuerdo con la consultora, las ventas vía internet se situaban en 4,1 mm. $ (+17% a.) en las primeras horas del viernes. En paralelo, se apuntaba que las ventas en tienda física se estaban comportando favorablemente debido a las ofertas especiales. De forma que deberíamos empezar la semana con la confirmación del buen comportamiento del consumo en los últimos días, aunque el lunes todavía nos quedará otra cita con el gasto en forma del Cyber Monday.

 

Los avances moderados del consumo en Estados Unidos concordarán con la buena salud del mercado laboral y ésta, a su vez, con los niveles favorables de la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan ya que ésta mejorará hasta cotas de 97 en diciembre. Antes, otros indicadores adelantados como los ISM ofrecerán lecturas positivas en noviembre; por ejemplo, el dato del sector servicios se mantendrá en niveles de 54 al poner en valor el desempeño positivo del gasto de los estadounidenses en el reciente periodo vacacional.

 

 

Respecto al ISM manufacturero de Estados Unidos, éste continuará su senda de mejora en noviembre hasta situarse en 49,0 puntos, gracias a la recuperación del sector del automóvil a la sombra del fin de las disrupciones en la producción de General Motors. Luego, este indicador adelantado seguirá apuntando la recuperación de la industria, después de haber tocado fondo en el mes de septiembre (47,8 puntos).

 

Por lo tanto, el ISM fabril, en combinación con las buenas cifras de órdenes de bienes duraderos de octubre (0,6% m.), permitirá confiar en el mejor desempeño de la industria de Estados Unidos durante el 4tr19. Un hecho que se verá reforzado por la positiva composición de los pedidos, pues sin incluir equipo de transporte también avanzarán un 0,6% m. mientras que los vinculados a los bienes de capital confirmarán su repunte del 1,2% m. (descontado defensa y aeronaves).

 

Las cifras de la balanza comercial del mes de octubre en Estados Unidos denotarán la pervivencia de los efectos negativos derivados de las tensiones arancelarias ya que las importaciones volverán a sufrir, tal y como recientemente adelantaba la caída del -6,9% a. de las que toman forma de bienes. Por su parte, las exportaciones estadounidenses se verán menos afectadas como así ya era apuntado, días atrás, por las relativas a los bienes (-3,7% a.). En conjunto, asistiremos a cifras que reflejarán el coste de las tensiones comerciales, aunque Trump las utilizará para defender su gestión comercial al quedarse con la reducción del déficit hasta -48,5 mm. $ el pasado octubre frente a las cifras de - 56,7 mm. $ de un año antes.

 

Por otra parte, el gasto estadounidense en construcción encadenará el segundo mes consecutivo de avances al crecer un 0,3% m. en octubre. El buen desempeño de las iniciaciones de vivienda que alcanzaban 1.314 miles a. en octubre frente a su promedio de 6 meses de 1.276 miles a., adelanta que la actividad residencial será clave para explicar el avance de la construcción. No obstante, más interés tendrá el hecho de testar el comportamiento del gasto en construcción no residencial, dado el freno de los proyectos comerciales y el desplome de la inversión en infraestructuras en el 3tr19 (-12,0% trim. a.).

 

En Estados Unidos no todo serán datos macro o cuestiones comerciales, resultando conveniente que no se pierdan de vista ciertas cuestiones vinculadas a la deuda. En lo concerniente a la deuda corporativa por debajo de grado de inversión, uno de los principales índices estadounidenses de esta categoría revelaba que más de 200 bonos cotizan con un diferencial superior a los 10 p.p respecto a sus pares gubernamentales y ésta es una señal de importante tensión. Una circunstancia que no podemos descuidar ya que, aunque nos mostremos más positivos hacia el escenario macro, para los mercados hay vida más allá de este punto.

 

Asia representará la segunda área que más noticias interesantes nos deparará y la actualidad pasará obligatoriamente por Japón al publicarse el gasto en capital del 3tr19, cuyo aumento del 5,0% a. será sinónimo de revisión al alza del tímido avance del PIB nipón en el mismo periodo (0,1% trim. a.). Sin embargo, las miradas en Japón vuelven a dirigirse hacia el BoJ, después de que días atrás causase gran revuelo el hecho de que la entidad se pasase 40 días sin realizar grandes compras de ETFs de renta variable japonesa. La entidad atesora el objetivo de adquirir anualmente 6 billones ¥ (cerca de 55 mm. $) de dichos ETFs y ya acumula cerca de 28 billones ¥ desde que empezara a adquirirlos en 2010. Sin embargo, en lo que llevamos de 2019, ha comprado menos volumen de ETFs y el déficit respecto a su objetivo superaría la cifra de 1 billón ¥. Una situación que ha generado muchas especulaciones, si bien en IM simplemente la achacamos a las limitaciones que impone el hecho de atesorar cerca del 80% del mercado de ETFs de Japón.

 

El protagonismo japonés será efímero ya que depararán más interés los PMIs chinos de noviembre, cuyos indicadores gubernamentales se darán a conocer durante el fin de semana. Éstos, al igual que los patrocinados por Markit, registrarán pocos cambios y darán fe de la continuidad de la desaceleración del gigante asiático a un ritmo estable. En este contexto, resulta muy significativo que las autoridades de China estén ampliando el programa piloto de ABS con el que se busca mejorar la gestión de los balances bancarios.

 

Esta semana tampoco habrá que dejar de lado la actualidad en la India después de que se confirmase el agravamiento de su desaceleración. En el 3tr19, el PIB indio registró su menor avance desde 2013 (4,5% a.) como consecuencia del deterioro de las exportaciones (-0,4% a.) y el freno de la inversión en capital fijo (pasaba de 4,0% a. a 1,0% a.). Por el contrario, destacaba el fortísimo dinamismo del gasto público (15,6% a.) que confirmaba el compromiso de las autoridades con los estímulos.

 

 

En los próximos días, los estímulos en la India también tomarán forma de un nuevo recorte de los tipos de interés que los llevará desde 5,15% hasta 4,9%. En 2019, las bajadas de tipos han sido una constante por parte del Banco Central de India y, de hecho, a finales de 2018, se situaban en 6,5%. De forma que las medidas para relanzar la economía india son una realidad que tomará mayor fuerza, lo cual nos lleva a reafirmarnos en nuestras expectativas de un comportamiento de menos a más del PIB de la India.

 

Sin dejar las cifras de crecimiento de las principales economías emergentes, también habrá que estar atentos al PIB de Brasil y su aceleración hasta 0,5% trim. en el 3tr19. Luego, la mayor economía latinoamericana dará continuidad a su senda de recuperación; un hecho que se verá reforzado por el crecimiento de su producción industrial en un 0,9% m. y 1,5% a. en octubre. Unos datos que resultan mejores de lo que parecen ya que la producción industrial brasileña llegó a caer un -6,1% a. el pasado marzo.

 

Los anteriores datos deberían servir para restar presión a la cotización del real, la cual tocaba mínimos históricos de 4,277 frente al dólar durante la pasada semana. Esta situación forzaba al Banco Central de Brasil a intervenir, en varias ocasiones, en el mercado de divisas para estabilizar al real. Una casuística que no se daba desde hace tres meses.

 

De la misma forma, los mínimos del peso chileno, que llegaba a coquetear con las 840 unidades por dólar, obligaban a la actuación del Banco Central de Chile que anunciaba el uso de hasta la mitad de sus reservas internacionales (20 mm. $) para estabilizar la divisa. Ante esta realidad, las monedas latinoamericanas serán otro de los puntos que no deberemos descuidar en los próximos días.

 

 

En la UEM, los datos industriales de Alemania representarán la principal referencia de la semana. En primer lugar, el lunes, el PMI manufacturero germano confirmará su mejora hasta 43,8 en noviembre y recordará el deterioro menos marcado de la componente de órdenes. Una situación que nos hace ser optimistas con los pedidos industriales germanos de octubre, esperando que repunten un 0,4% m. y que esto permita a su tasa trimestral coquetear con el estancamiento. Por su parte, la producción industrial alemana avanzará un 0,1% m. en octubre y alimentará las expectativas de estabilización del output manufacturero.

 

También tendremos datos del sector secundario en nuestro país, en cuyo caso esperamos que las cifras de octubre empiecen a señalar la senda de la estabilización. En esta línea, debe tenerse presente que, según Anfac, el pasado octubre se produjeron 270.070 vehículos en España (9,6% a.) y esto permitía dar forma al mejor mes de octubre para el sector automovilístico desde 2007. Luego, ante el peso del automóvil en nuestra industria, existen motivos para atesorar cierto optimismo.

 

Las referencias industriales españolas compartirán protagonismo con las cifras de desempleo de noviembre, si bien resultarán más significativas las afiliaciones a la Seguridad Social. Éstas deberían avanzar en un periodo caracterizado por su cercanía a la campaña navideña, aunque lo realmente importante será si dicho dato en términos ajustados de estacionalidad supera los registros de octubre que son los mejores de 2019. De hecho, los datos de afiliaciones de octubre son uno de los motivos que han llevado al Banco de España a relajar su tono hacia la intensidad de la desaceleración de la economía nacional.

 

En el conjunto de la zona euro, las ventas minoristas retrocederán un -0,6% m. a la vista de lo acontecido en el comercio al por menor de países del área como Alemania (-1,9% a.), Francia (0,2% m. pero impulsado por la venta de vehículos) y España (0,0% m.). Por su parte, el dato final del PIB del 3tr19 de la Eurozona recordará que el consumo privado y la formación bruta de capital fijo fueron los causantes de su avance en un 0,2% trim. en el 3tr19. En esta línea, el viernes conocíamos que el aumento del 0,4% trim. del consumo privado fue clave para explicar el incremento del 0,1% trim. del PIB de Italia en el pasado trimestre, el cual contaba con el lastre del descenso de la inversión (-0,2% trim.) y del destacado aumento de las importaciones (+1,3% trim.).

 

Los anteriores datos estarán muy presentes en la intervención de la presidenta del BCE, Christine Lagardè, ante el Parlamento Europeo. Una intervención en la que deberemos estar muy atentos a los guiños respecto a la reconsideración estratégica de la política monetaria en la UEM, a tan solo unos días de que Lagardè tenga que afrontar su primera reunión el frente de nuestro banco central. Un encuentro que llegará a la sombra de la aceleración del IPC de la UEM hasta 1,0% a. en noviembre y de las declaraciones del nuevo consejero italiano en el BCE, Fabio Panetta, demostrando su laxitud.

 

En suma, el fin de año se acerca, pero esto no implica una reducción del número de puntos de interés, más bien al contrario. De hecho, esta semana se verá rematada por un encuentro de la OPEP+ en el que Rusia buscará una mayor laxitud en la definición de las cuotas de producción.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.