Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 31 de marzo de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Viernes, 24 de enero de 2020 00:00

Revisión estratégica del BCE: formulación del objetivo de precios y los enfoques necesarios para lograrlo

Intermoney | La política monetaria ha sido uno de los puntos interesantes de la semana y la reunión del BCE, con la posibilidad de una revisión de la estrategia en la mesa, era uno de los puntos calientes. En lo que viene siendo habitual en las reuniones del banco central, éste mantenía sin cambios el tipo de interés en el 0,0%, mientras que la facilidad de depósito continuaba en -0,5% y la facilidad de préstamos en el 0,25%.

 

 

De igual manera, las compras netas seguían en 20 mm. €, aseverándose que se espera que dichas compras duren el tiempo necesario para reforzar el impacto acomodaticio de los tipos de interés y que se darán por finalizadas poco después de que comiencen a subir los tipos.

 

En lo que podía considerarse como un comunicado virtualmente calcado al del último encuentro, se remarcaba la disipación de algunos riesgos comerciales y se recordaba que las expectativas de inflación permanecen bajas, aunque se había observado un reciente repunte. También destacaban las referencias hacia la estabilización en las dinámicas de crecimiento y la necesidad de estímulos fiscales por parte de aquellos países que tiene margen, llamando a la prudencia para los Estados con mayores niveles de endeudamiento.

 

Ante esto, lo más interesante era la decisión de la entidad de comenzar la revisión de su estrategia de política monetaria, aunque había que esperar a la rueda de prensa para recabar más información dado lo conciso del comunicado en esta cuestión. No obstante, Christine Lagarde tampoco ofrecía muchos detalles, pues sólo explicaba que la revisión probablemente llevaría alrededor de un año, acabando más probablemente en diciembre que en noviembre, pero insinuaba que podría tomar más tiempo al argumentar que “se acaba cuando se acaba”.

 

Lagarde no escondía que la revisión se centrará en la inflación y para ello se evaluará la idoneidad de ajustar algunos de los elementos de la estrategia de política monetaria, lo que comprendería la formulación del objetivo de precios y los enfoques necesarios para lograrlo, así como también otros aspectos tales como la estabilidad financiera, el mercado laboral y la sostenibilidad del medioambiente. La francesa también explicaba que la revisión examinará los efectos secundarios de las bajas tasas de interés, aunque no quería sacar ninguna conclusión del movimiento del Riksbank saliendo de los tipos negativos.

 

Más allá de las grandes líneas, pocas pistas se daban sobre cómo se llevará a cabo la revisión de la estrategia, si bien quedaba claro que en los próximos meses se evaluará si los riesgos están nivelados, teniéndose en cuenta la evolución del sector manufacturero de la Eurozona, el medioambiente y la sostenibilidad. Unas apreciaciones que ponían de manifiesto que no se dejará ningún parámetro sin tocar.

 

Aunque no había una mención directa, quedaba claro que los datos macroeconómicos serán una de las principales bazas del BCE a la hora de evaluar la política monetaria y tomar decisiones. El reciente repunte de la inflación en la UEM y la mejor sintonía en los indicadores adelantados no han pasado de largo para la entidad y los PMIs de enero que conoceremos hoy serán un aval de esta mejoría de fondo.

 

La encuesta preliminar de enero llevada a cabo por Markit seguirá mostrando unas cifras en línea con los últimos datos del año apuntando a una lectura más positiva de los empresarios de la zona euro y un mayor optimismo subyacente en el sentimiento de éstos. La menor tensión comercial entre Estados Unidos y China es el mejor aval y permite trabajar con menores temores, aunque la incertidumbre política en algunos países de la Eurozona, como Francia e Italia, así como los inevitables e inesperados riesgos geopolíticos, son vientos que juegan en contra.

 

El mejor desempeño de los PMIs no sólo será cuestión de la zona euro, pues en Reino Unido la confirmación de la fecha de salida de la UE se dejará sentir en la encuesta y en el rebote de los índices. La lectura de los PMIs será acorde con una modesta aceleración del crecimiento británico en el 1tr20, aunque los niveles se situarán lejos de suponer un escollo para el BoE en su intención de recortar los tipos de interés. Aun así, hay que considerar que, sobre los PMIs de Reino Unido, pesará el devenir del Brexit, pues el proceso de salida de la UE no sólo no ha terminado, sino que acaba de comenzar y promete muchos titulares.

 

En Estados Unidos, los PMIs seguirán dando una imagen de la economía estadounidense sólida y fiable, aunque los cambios serán mínimos como consecuencia del momento de madurez en el que se encuentra la economía norteamericana. Los datos en Estados Unidos serán importantes, aunque en la jornada de hoy seguirán imperando el sesgo de los resultados empresariales, entre los cuales destacarán los de American Express.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.