Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 21 de octubre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NACIONAL Lunes, 21 de septiembre de 2020 00:00

S&P mantiene el rating de España en A y revisa la perspectiva a Negativa desde Estable

Bankinter | S&P justifica su decisión en la debilidad de la economía por la crisis del COVID-19 y por la posibilidad de que no se alcance un acuerdo en los Presupuestos Generales del Estado. S&P identifica como principales riesgos la elevada deuda pública, el alza de la tasa de dependencia y los retrasos en la implementación de reformas que eleven el crecimiento y la consolidación presupuestaria.

 

Alerta además de que podría empeorar el rating si el Gobierno deroga reformas del pasado, y hace referencia a la Reforma Laboral.

 

Moodys mantiene el rating en Baa1 con perspectiva Estable. Considera que los esfuerzos realizados en el pasado en la corrección de los desequilibrios macroeconómicos y las medidas introducidas hasta la fecha, deberían ayudar a una recuperación vigorosa el próximo año. Estima que la Deuda Publica sobre PIB se estabilizará en torno a 120% en los próximos años. El PIB caerá -12,5% este año por el elevado peso del Turismo y el número de empresas de tamaño pequeño y mediano.

 

Finalmente, estima que el Déficit llegará al 13% del PIB en 2020, pero se reducirá considerablemente el año próximo, por un crecimiento económico fuerte y por el alza de la recaudación fiscal. Entre los principales retos que identifica Moody´s se encuentra el desempleo juvenil, la temporalidad, la baja productividad y el déficit.

 

Opinión del equipo de análisis de Bankinter: Impacto negativo por el cambio de perspectiva de S&P lo que tendrá impacto tanto en bonos soberanos como en deuda corporativa. España acusa el gran peso que tiene el turismo sobre la economía. Unos rebrotes más acusados que en el resto de países, y las consecuentes restricciones a la llegada de turistas internacionales, han provocado que la temporada turística haya quedado anulada. El Empleo es el aspecto más importante y la clave es que no se destruya de manera estructural.

 

El COVID-19 tendrá un impacto brusco tanto en Deuda Pública como en Déficit Fiscal, uno de nuestros principales desequilibrios. A corto plazo, las medidas deben ir encaminadas a reconducir la situación, pero a largo plazo es necesario una hoja de ruta que permita reequilibrar las cuentas públicas. Las medidas introducidas para amortiguar el impacto, fundamentalmente apoyo a pymes mediante flexibilización fiscal y avales, pueden ayudar a reconducir la situación. No obstante, son menos generosas que las introducidas por otros países y no suponen ayudas directas relevantes en liquidez.

 

El único balón de oxígeno son las ayudas de la Unión Europea por 140.000Mn€ (subsidios directos 72.100M€, 6,6% PIB), condicionadas a la introducción de reformas estructurales que permitan un crecimiento económico más sostenible en los próximos años. 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.