Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 13 de julio de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en Mercado Continuo Martes, 19 de mayo de 2020 00:00

Gestamp bate al mercado en plena crisis aunque su Ebitda cae un 22,6%

Link Securities | Gestamp (GEST) presentó el pasado lunes sus resultados correspondientes al primer trimestre del ejercicio, de los que destaca que GEST cerró el primer trimestre de 2020 con unos ingresos de explotación de 2.060,9 millones de euros, lo que supone una caída interanual del 8,4%.

 

De dicho importe, EUR 2.011,3 millones correspondieron a la cifra de negocio (-7,3% interanual; -6,1% a tipos constantes). Desglosando la cifra de negocio por división, Body-in-white y chasis representó EUR 1.734,4 millones; Mecanismos: EUR 216,3 millones; y Tooling y otros: EUR 60,6 millones.

 

Esta cifra de negocio se ha visto seriamente afectada por la crisis sanitaria del Covid-19, con paradas de clientes y de las plantas de GEST en todas las regiones, especialmente en China (enero-febrero) y en Europa & Américas (marzo). Además, tradicionalmente marzo es unos de los tres meses de mayor producción en el año.

 

No obstante, desglosando las cifras de facturación de GEST por geografía a tipos constantes, la compañía ha vuelto a batir el comportamiento del mercado en todas las regiones en las que opera: Norteamérica (+5,7% vs - 9,2% mercado); Europa Occidental (-10,4% vs 21,1% mercado); Europa Oriental (+0,4% vs -12,1% mercado); Mercosur (+8,1% vs -16,3% mercado); y Asia (-26,8% vs -30,9% mercado). En términos globales, GEST redujo sus ventas un 6,1%, mientras que el mercado registró una caída muy superior, del 23,2%.

 

 

Los gastos de explotación redujeron su importe un 5,7% interanual (consumos: -8,1% interanual; personal: -1,6%; y otros gastos -7,4% interanual). Por su parte, el cash flow de explotación (Ebitda) disminuyó un 22,6% (-22,2% a tipos constantes) con respecto al importe registrado en el mismo periodo del año anterior, hasta situarse en EUR 192,6 millones. Desglosando el Ebitda por geografía, destaca el comportamiento de Norteamérica (-2,9% interanual); y de Europa Oriental (-10,7% interanual); mientras que Europa Occidental (-22,2% interanual); Asia (- 52,5% interanual) y Mercosur (-66,7%) tuvieron un peor comportamiento. En términos sobre los ingresos de explotación, el margen Ebitda redujo su peso en 1,8 p.p., hasta situarse en el 9,3% (-1,9 p.p. en el margen Ebitda sobre cifra de negocio, desde el 11,5% al 9,6%).

 

Para el año 2020, GEST esperaba tener un crecimiento positivo de la cifra de negocios y la estructura de costes estaba alineada con ese crecimiento esperado de los volúmenes. Sin embargo, los clientes han reducido los volúmenes por el COVID-19. Esto ha llevado a una desalineación general entre costes y volúmenes, implicando una caída generalizada de los niveles de rentabilidad. Las paradas repentinas han proporcionado un tiempo de reacción limitado para ajustar los costes durante el 1T2020.

 

Tras el aumento de la partida de amortizaciones (+7,7% interanual), el beneficio neto de explotación (EBIT) redujo su importe un 60,9% interanual, hasta una cifra de EUR 42,9 millones. En términos sobre cifra de negocio, el margen EBIT se redujo en 3 p.p., desde el 5,1% de 1T2019 hasta el 2,1% del 1T2020.

 

La mayor pérdida financiera (gastos financieros: +31,6%) por el menor impacto positivo por aplicación de la IFRS 9 y el mayor tipo de interés de las operaciones ejecutadas en el 4T2019, unida a lo mencionado con anterioridad conllevó que el resultado antes de impuestos (BAI) registrara una pérdida de EUR 1,5 millones, que compara muy negativamente con el beneficio de EUR 75,2 millones del 1T2019.

 

Una vez descontado el beneficio procedente de minoritarios (EUR 15,2 millones vs EUR -15,5 millones en el 1T2019), el beneficio neto atribuible de GEST se elevó hasta los 14,0 millones, un 65,6% inferior respecto al alcanzado en el mismo trimestre del año precedente. GEST señala al descenso brusco de la actividad con un tiempo de reacción limitado para ajustar a base de costes, y el aumento de la partida de depreciaciones y amortizaciones por las inversiones realizadas en los últimos ejercicios, como los dos factores que lastraron esta magnitud.

 

La deuda financiera neta de GEST a 31 de marzo de 2020 ascendió a EUR 2.829,0 millones o EUR 2.402,0 millones excluyendo la NIIF 16 (2,59x veces Ebitda), frente a EUR 2.786,6 millones y EUR 2.378,6 millones excluyendo la NIIF 16 al cierre de marzo de 2019. Asimismo, GEST ha mejorado su perfil de liquidez durante el 1T2020, hasta alcanzar EUR 1.988 millones que compara con EUR 1.818 millones a diciembre de 2019. La compañía ha reducido sus inversiones en un 27% interanual en el 1T2020.

 

El grupo destacó que los volúmenes de producción en el mercado de automoción han sido revisados a la baja para el 2020. En su última actualización, la consultora IHS prevé una caída del -23%, lo que implica una diferencia de 19 millones de vehículos frente a su previsión anterior, en febrero de 2020.

 

GEST ha aplazado la presentación de sus objetivos financieros hasta que la compañía tenga una mayor visibilidad a futuro. Asimismo, y tal y como la compañía anunció al mercado debido a las actuales circunstancias, GEST ha cancelado el pago de dividendo complementario previsto para el próximo mes de julio (adicional al ya pagado el pasado mes de enero).

 

Valoración: los resultados negativos de GEST reflejan la depresión generalizada en el sector de Automoción y de componentes del automóvil en la actualidad, uno de los más afectados por el impacto de la crisis sanitaria del coronavirus de origen chino. El cierre generalizado de fábricas ha paralizado la actividad, principalmente en China y en Europa, lastrando los resultados del sector.

 

No obstante, dentro de lo que cabe consideramos que los resultados de GEST siguen reflejando una sustancial mejora comparativa con los del resto de su sector, al seguir batiendo al mercado en todas las regiones en las que opera, con una diferencia global de más de un 17%. Sin embargo, las previsiones a futuro de una caída de los volúmenes de producción para lo que resta de ejercicio indican que se prolongará la crisis por la que atraviesa el sector.

 

En la actualidad, tanto la propia GEST como sus clientes empiezan a recobrar la actividad en sus centros de fabricación, aunque con una capacidad muy reducida aún. Habrá que comprobar en los próximos meses el ritmo de recuperación para hacerse una verdadera idea de la magnitud del impacto negativo provocado por el virus. Esperamos que la solvencia financiera (deuda financiera neta de 2,59x veces Ebitda) y la liquidez que está atesorando la compañía, cercana a los EUR 2.000 millones, le permitan afrontar con garantías el proceso de reapertura de las economías.

 

Antes de que se produjese la irrupción del brote del coronavirus, el sector ya estaba inmerso en una profunda reestructuración, afectado por la “guerra” de los Gobiernos europeos contra los vehículos diésel, y una apuesta por los vehículos eléctricos. Esta reestructuración y la guerra comercial entre EEUU y China castigó el comportamiento bursátil del sector de forma indiscriminada, afectando negativamente a compañías que, como GEST, consideramos que están realizando una gestión más que correcta.

 

Todo lo mencionado nos lleva a ser muy selectivos en el caso de querer invertir en el sector, y a saber diferenciar entre las compañías con una mejor gestión, que les permitirá afrontar el futuro con una mayor visibilidad.

 

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.