Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 21 de julio de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Martes, 09 de octubre de 2018 08:30

La atención seguirá en el gobierno de Italia y el repunte de los bonos estadounidenses

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | La “crisis presupuestaria italiana” y el temor a la desaceleración del crecimiento económico de China pasaron ayer factura a los mercados de valores europeos, cuyos índices cerraron con fuertes caídas liderados por el FTSE Mib italiano.

 

 

El Ibex 35 mantuvo un comportamiento relativo algo mejor, apoyado en la positiva reacción de los grandes valores al resultado de la primera vuelta de las elecciones presidenciales brasileñas –los inversores han mostrado de esta forma su preferencia por el candidato de extrema derecha Bolsonaro, al que consideran más “amigo de los mercados” que su principal contrincante, el candidato de extrema izquierda Haddad; está por ver qué ocurre en la segunda vuelta y si Bolsonaro, de ganar, cuenta con el apoyo suficiente en el congreso nacional de Brasil–. Así, valores como Telefónica (TEF) y Santander (SAN), con una elevada exposición de sus negocios a Brasil, fueron capaces de cerrar la sesión en positivo, desmarcándose del tono general de las bolsas europeas y de sus respectivos sectores de actividad. También el BBVA cerró con ganancias tras descontar dividendo durante la sesión, ayudando de esta forma a limitar las pérdidas del Selectivo durante la jornada. No obstante, cabe destacar que muchos valores recibieron ayer un duro castigo tanto en la Bolsa española como en las europeas, en las que se pudo observar como las acciones de compañías que lo venían haciendo muy bien este año sufrieron fuertes tomas de beneficios. En sentido contrario, los valores de corte defensivo aguantaron algo mejor, sirviendo en muchos casos como refugio de los inversores más conservadores.

 

Cabe destacar que el principal catalizador de estos descensos de la renta variable europea fue, un día más, Italia. Las declaraciones amenazantes e incendiarias contra las instituciones europeas y los mercados de algunos de los líderes de los partidos populistas que soportan al Gobierno italiano, que muestran en algún caso su ignorancia de cómo funcionan los mercados financieros, provocaron ayer la fuerte caída de los bonos italianos y el repunte tanto de sus rentabilidades –la del 10 años se situó a su nivel más alto desde 2014, acercándose por momentos al 3,6%– y de la prima de riesgo –cerró la jornada nuevamente por encima de los 300 puntos–. Está por ver cómo pretenden financiar el déficit público y a qué coste con este discurso manido contra los “malvados mercados” de los que dependen en gran medida. De momento, los inversores parecen dispuestos a salir “huyendo” del país, lo que puede terminar lastrando su crecimiento económico por falta de financiación o porque ésta sea excesivamente cara. Esperamos nuevos enfrentamientos con la Comisión Europea (CE) y el Gobierno populista italiano en los próximos días, una situación que recuerda cada vez más, por desgracia, a los que tuvo la coalición Syriza con la CE, que acabó cómo acabó. Por ahora el contagio se ha limitado a los mercados de valores y al euro, mientras que los mercados de bonos, incluidos los periféricos, están aguantando bien.

 

El otro factor que puso ayer nerviosos a los inversores fue la decisión del Banco Popular de China de rebajar los coeficientes de reservas de las entidades de crédito del país con objeto de liberar liquidez al sistema. Esta medida fue interpretada por los inversores como la constatación de que la “guerra de aranceles” que mantiene con Estados Unidos está empezando a pasar factura al crecimiento económico chino, algo que fue confirmado ayer por primera vez por las declaraciones de un funcionario chino. El temor a una mayor desaceleración del crecimiento de la economía china del en principio estimado provocó ayer la venta en Bolsa de muchos valores industriales y tecnológicos, los más expuestos a esta economía. 

 

En Wall Street la sesión fue de menos a más. Así, la jornada comenzó a la baja, lastrada la renta variable estadounidense por los mismos factores que penalizaron el comportamiento de la asiática de madrugada y de la europea durante la sesión. Posteriormente, y sin una razón convincente, los índices comenzaron a recuperar terreno, lo que permitió al Dow Jones cerrar la sesión en positivo y al S&P 500 con ligeras pérdidas. El Nasdaq Composite, por su parte, terminó el día claramente en negativo, lastrado por el mal comportamiento del sector tecnológico.

 

Hoy esperamos que vuelva la calma a los mercados de valores europeos y que, gracias a los conocidos como “cazadores de gangas” y al cierre de posiciones cortas los índices inicien la sesión al alza. La atención seguirá monopolizada por Italia y su gobierno populista, y por la respuesta que a las manifestaciones de sus líderes lleguen hoy desde la CE y del resto de sus socios en la región. Insistimos en la relevancia de este tema, el cual puede convertirse en un factor de gran inestabilidad para los mercados de la región del euro de persistir la actitud de enfrentamiento frontal que parece haber adoptado como estrategia el populismo italiano. De momento, y como hemos señalado, el contagio se ha limitado a las bolsas. Si se termina trasladando a los mercados de bonos hará saltar muchas alarmas entre los inversores de la región. Por último, señalar que también habrá que estar muy pendientes del comportamiento de los bonos estadounidenses, ya que el reciente repunte de sus rentabilidades ha provocado “el pánico” entre muchos inversores.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.