Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 19 de noviembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en OPINION Domingo, 21 de abril de 2019 00:00

Dejar el paro al 5% ¿es posible?

Fernando G. Urbaneja | Propone John de Zulueta, presidente del Círculo de Empresarios, que la sociedad española debe aspirar a reducir el paro al 5%, y argumenta que eso liberaría más de 26.000 millones de euros para el ahorro o la inversión, pública o privada, en suma para una mayor prosperidad.

 

Zulueta que es español y norteamericano, hijo del exilio (su abuelo fue ministro y embajador de la República y su madre hispanista reconocida) y ejecutivo de primer nivel en varias compañías multinacionales) y residente en Madrid desde principios de los años ochenta. Para lograr ese objetivo Zulueta sostiene que hay que avanzar en las reformas (laboral, fiscal, pensiones...), especialmente en la reforma educativa que prepare para formar en las nuevas capacidades tecnológicas que exige la revolución digital. Hoy hay 138.000 puestos vacantes por déficit de competencias. Llevar el paro al 5% (una tasa técnica, casi de fricción) significa pleno empleo y requiere crear más de dos millones de nuevo empleo neto sobre los niveles actuales.

 

¿Es un objetivo posible o un buen deseo, una ocurrencia de Zulueta? Se lo he preguntado a varios economistas con experiencia y conocimiento de la economía española y de su trayectoria durante el último medio siglo. Opinan que no es inviable, ni utópico, pero que requiere voluntad política, compromiso, confianza... y decisiones. No es un objetivo para una legislatura, pero tampoco para una generación. Es posible en el medio plazo, entre cinco y diez años.

 

¿Es que no parecía imposible veinte años atrás que la inflación española fuera inferior al 2%? La combinación de políticas monetarias efectivas, la integración en Europa y en el euro, y los consensos sucesivos entre patronales y sindicatos para la paz social con moderación salarial y convenios estables han hecho posible que la inflación deje de ser un problema. Es posible alcanzar ese equilibrio. Y también es posible rectificar la mayor lacra de la sociedad española: un desempleo muy elevado y crónico que lleva a la exclusión social y genera bolsas de pobreza e inequidad a jóvenes y mayores y, por ende, a la infancia.

 

El paro es el principal problema para la mayoría de los españoles, incluidos los que disfrutan de un empleo estable pero temen que esa situación pueda cambiar a peor. Debilitar las expectativas, dar espacio al miedo al futuro es el mejor abono al populismo, al discurso de las soluciones fáciles (y falsas) a problemas complejos.

 

Crear empleo, apartar el miedo a perderlo, es el mejor pegamento social para alcanzar una convivencia estable y próspera. La propuesta de Zulueta tiene sentido, es posible, viable si se genera un consenso social de confianza, de autoestima para asumir el riesgo de las reformas que superen el actual statu quo de resignación e impotencia.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.