Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 22 de agosto de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en OPINION Lunes, 21 de abril de 2014 17:45

Señales positivas en morosidad, crédito y riqueza financiera de las familias

Por Francisco López | Los últimos datos publicados por el Banco de España sobre la evolución de la morosidad y la concesión de préstamos en febrero ofrecen señales positivas por primera vez en mucho tiempo, aunque habrá que esperar unos meses para comprobar si se trata de un cambio de tendencia o de un hecho aislado.

 

La morosidad o crédito dudoso se redujo por primera vez en los últimos tres años en 2.000 millones de euros (de diciembre de 2012 a febrero de 2013 la ratio también bajó, pero como consecuencia del trasvase de activos a la Sareb) hasta situar la tasa de mora en el 13,4%.

 

El descenso de la morosidad en febrero puede deberse a varios factores, unos positivos y otros no tanto. Una buena señal para la salud de los bancos sería que obedeciera realmente a la reducción directa de las entradas en mora, pero también es posible, como sostienen algunos expertos, que se deba a que hay más créditos morosos que han pasado a fallidos, que son los que no se pueden cobrar y es necesario provisionarlos al 100%.

 

Afi estima que los créditos dudosos pueden aumentar en 9.000 millones de euros en 2014 (hasta alcanzar una tasa del 14,3%) para caer en más de 12.000 millones en 2015 (hasta el 13,6%).

 

En cuanto a la evolución del crédito, las cifras totales indican que siguió cayendo en febrero (4.400 millones de euros), pero a un ritmo inferior al de meses anteriores. Un ejemplo: en febrero de 2013 el crédito disminuyó en casi 25.000 millones de euros. Por modalidades, destaca el aumento mensual de deudores a plazo, categoría que incluye, entre otros, los préstamos personales al consumo y la financiación de proyectos a empresas.

 

La estadística del BdE ofrece también otra buena noticia: la riqueza financiera de las familias españolas se incrementó un 25,6% en 2013 hasta superar el billón de euros, la cifra más alta desde el inicio de la crisis.

 

El aumento es consecuencia más de la revalorización de las acciones que de la adquisición de nuevos activos. Y, además, conviene tener en cuenta que la riqueza financiera de las familias representa sólo una pequeña parte de la riqueza total de los hogares, que sigue estando mayoritariamente concentrada en activos inmobiliarios.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.