Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 15 de diciembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Lunes, 16 de marzo de 2015 01:00

La economía estadounidense da síntomas de estar ralentizándose

J.J. Fdez-Figares (Link Securities) | Los mercados de valores europeos y estadounidenses inician una semana en la que habrá dos factores que condicionarán su comportamiento: las negociaciones entre el Gobierno griego y sus socios y/o acreedores; y la reunión del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC). En éste último se espera que sus miembros decidan retirar la palabra “paciente” a la hora de iniciar el proceso de subidas de tipos, aunque pensamos que la Fed no tiene en estos momentos ninguna presión para forzar la primera subida de tipos en muchos años ya que la inflación está más que controlada, y la economía estadounidense está dando síntomas de estar ralentizándose ligeramente.

Así, los inversores seguirán muy atentos en los próximos días a los avances en las negociaciones entre Grecia y las ahora denominadas Instituciones –Banco Central Europeo (BCE), Comisión Europea (CE) y Fondo Monetario Internacional (FMI)-, negociaciones que tienen como principal objetivo lograr que el país comience a implementar las medidas acordadas para prorrogar cuatro meses el programa de rescate y poder “liberar” parte del importe pendiente del mismo, evitando así que Grecia se quede sin liquidez en las próximas semanas. Es por ello que todas las noticias, declaraciones y/o rumores sobre estas conversaciones serán escrutadas por los mercados de valores que temen que una posible salida de Grecia de la Zona Euro “arruine” el buen momento por el que atraviesan.

 

Pero, además del “problema griego”, que va para largo, los inversores tienen una cita fundamental el miércoles por la tarde, cuando la presidenta de la Fed, Janet Yellen, comparezca ante la prensa y explique el comunicado que previamente habrá difundido el FOMC. Se espera que en él los miembros del mencionado consejo decidan retirar la palabra “paciente”, en referencia a la actitud del banco central estadounidense a la hora de iniciar el proceso de subidas de tipos. Hasta ahora, y según dijo Yellen en su día, la retirada de esta palabra del comunicado indicaba que en las dos siguientes reuniones del FOMC no habría subidas de tipos, lo que abriría la puerta a que estas se iniciasen en la tercera, en este caso concreto, en la de junio. Sin embargo, en los últimos meses la Fed ha querido desvincular la retirada de la palabra “paciente” con el inicio del proceso de subidas de tipos, ligando éste principalmente a los datos macro que se vayan conociendo. En este sentido, señalar que en nuestra opinión la Fed no tiene en estos momentos ninguna presión para forzar la primera subida de tipos en muchos años ya que la inflación, gracias en parte a la caída de los precios energéticos, a la fortaleza del dólar y a la contención de los salarios, está más que controlada, mientras que la economía estadounidense está dando síntomas de estar ralentizándose ligeramente. Es por ello que esperamos que en su intervención ante la prensa, Yellen se muestre dispuesta a esperar antes de comenzar a subir sus tipos de interés. De ser así, es posible que el dólar se debilite frente a las principales monedas mientras que los mercados de bonos y de valores estadounidenses lo celebren con alzas. Yellen, además, está previsto que dé a conocer las nuevas estimaciones de crecimiento y de inflación, así como las expectativas sobre la evolución futura de los tipos de interés oficiales que maneja el banco central estadounidense. Estos datos serán escrutados por unos inversores que esperan ver en ellos la clave para determinar cuándo va a empezar a subir tipos al Fed.

 

Para ello, y como hemos señalado, la evolución de la economía estadounidense en los próximos meses será clave. En este sentido, señalar que en los próximos días se publicarán en EE.UU. algunas importantes cifras macro, empezando hoy por el índice adelantado de la actividad manufacturera de Nueva York del mes de marzo, así como por los datos de producción industrial de febrero de todo el país. Mañana se conocerán los siempre importantes datos de viviendas iniciadas, también de febrero, y el jueves el índice de actividad regional de Filadelfia del mes de marzo y el índice de indicadores adelantados de febrero. Todos ellos conjuntamente con lo que diga Yellen el miércoles permitirán a los inversores hacerse una idea aproximada de la actual fortaleza de la economía estadounidense.

 

Pero no será sólo en EEUU donde se publicarán importantes cifras macroeconómicas. Así, en Europa conoceremos mañana el dato definitivo del mes de febrero del IPC de la Zona Euro, que debe mostrar una ligera recuperación respecto al del mes precedente, así como los índices ZEW de marzo, índices que analizan la percepción que tiene los grandes gestores y analistas de la marcha de la economía alemana y que se espera sigan recuperándose, impulsados por las elevadas expectativas que ha generado en Europa el inicio del programa de compra masiva de bonos por parte del BCE. En este sentido, señalar que hoy el BCE publicará las primeras cifras de compras de este programa.

 

Por tanto, nueva semana intensa en las bolsas occidentales que, además, acaban el viernes con el vencimiento mensual y trimestral de los contratos de futuros sobre acciones e índices, lo que siempre aumenta la volatilidad en las mismas

 

Por último, y en lo que hace referencia al día de hoy, señalar que esperamos que las bolsas europeas abran sin una tendencia clara y se mantengan así durante toda la mañana, a la espera de acontecimientos. Por la tarde será Wall Street la principal referencia, y las cifras macro que se publican en EEUU, el índice de manufacturas de Nueva York y la producción industrial estadounidense, los que centren la atención de los mercados. No obstante, esperamos que los primeros días de la semana sean tranquilos, a la espera de conocer qué es lo que dice Yellen el miércoles, ya que sus palabras van a tener un impacto directo en el comportamiento del dólar respecto al euro, variable ésta que ha sido determinante para el comportamiento de las bolsas europeas y estadounidenses en las últimas semanas. Así, la debilidad del euro frente al dólar –uno de los principales efectos de la política de expansión cuantitativa del BCE- ha servido para impulsar al alza las bolsas europeas, mientras que ha lastrado a las estadounidenses por el temor de los inversores de que un dólar excesivamente fuerte penalice las exportaciones de las grandes compañías del país e impacte negativamente en el crecimiento económico estadounidense. Por tanto, la reacción del dólar a las palabras de Yellen entendemos que determinará a corto plazo el comportamiento de estos mercados, para bien o para mal, dependiendo de cuál sea la reacción y del mercado en cuestión: el estadounidense o los europeos.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.