Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 29 de noviembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Jueves, 01 de octubre de 2020 09:00

La Fed extiende hasta fin de año la prohibición de recomprar acciones y repartir dividendos a los bancos de +100.000 M$ de activos

Renta 4 | Apertura sin apenas movimientos en las bolsas europeas (futuro Eurostoxx +0,3%, futuros S&P +0,5%), en una jornada en el que el plano macro estará protagonizado por el ISM manufacturero de septiembre en Estados Unidos sin grandes cambios esperados (56,4e vs 56 anterior) pero con caída prevista en nuevos pedidos (65,2e vs 67,7 anterior), una señal más de la pérdida de fuelle de la recuperación económica.

 

También conoceremos la medida de inflación preferida de la Fed, el deflactor del consumo privado subyacente, podría mantenerse estable en agosto (+1,4%e i.a vs +1,3% anterior). Todo ello a la espera de la principal referencia de la semana, el informe oficial de empleo de septiembre que conoceremos mañana y con un buen precedente tras superar ayer la encuesta de empleo privada ADP las estimaciones de mercado. Aun con todo, la recuperación del empleo, apenas la mitad del destruido con motivo de la pandemia, tiene aún un largo camino por delante y exige la aprobación de nuevos estímulos en el plano fiscal que no terminan de llegar. En este sentido, el secretario del Tesoro Steven Mnuchin, afirmó ayer que las conversaciones con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, por un quinto paquete de ayuda por el Covid-19 están generando avances. Con el objetivo de ganar tiempo para poder alcanzar un acuerdo se ha retrasado la votación en la Cámara de los Representantes sobre el plan presentado por los demócratas de 2,2 bln de dólares.

 

En la Eurozona tan sólo contaremos con el dato final del PMI manufacturero de septiembre que previsiblemente confirmará la mejora mostrada por el preliminar (53,7 vs 51,7 agosto), si bien las principales dudas siguen residiendo en el sector servicios, donde el deterioro de septiembre tendrá continuidad en meses siguientes ante las medidas de restricción a la movilidad para hacer frente al repunte de casos Covid.

 

En España el Tesoro acudirá al mercado con subasta a 5, 10 y 50 años y un objetivo de captación de 3.000-4.000 mln eur, así como deuda indexada a la inflación por 250-750 mln eur. Todo ello en un entorno de mínimas TIRes propiciado por la disposición de los bancos centrales a mantener y/o incrementar los estímulos monetarios (Lagarde parece dispuesta a contemplar una inflación superior al 2%, en línea con la Fed, lo que garantiza tipos bajos durante mucho tiempo) como forma de apoyo a la recuperación económica, cada vez más cuestionada, y para intentar frenar las presiones desinflacionistas, con un IPC que cae ya a terreno negativo en Alemania (- 0,2% i.a.) en septiembre. La TIR 10 años España se sitúa en 0,25%, mínimos de marzo en pleno confinamiento.

 

Siguiendo en nuestro país, el FMI mejoró ayer sus previsiones para España hasta +7,2% en 2021e (vs +6,3% previo) tras caer en 2020e -12,8%, aunque bajo una hipótesis de contención de la crisis sanitaria y manifestando la necesidad de prolongar ERTEs (ya hay acuerdo) y avales del ICO a las empresas que lo precisen hasta que la recuperación económica esté asentada. Esta previsión de recuperación en 2021 dependerá también del timing de llegada de las ayudas del Fondo de Reconstrucción Europeo (140.000 mln eur) y de su efectividad, que pasa por un control de los planes y consecución de hitos clave. Asimismo, el FMI condiciona la recuperación a la capacidad de implementar reformas estructurales en el mercado laboral y las pensiones y en el crecimiento de la productividad. De cara al medio plazo, considera necesaria una reducción de deuda desde máximos del 120% PIB una vez la recuperación esté “firmemente encauzada” y el desempleo se vaya reduciendo, algo que no ve al menos hasta 2022.

 

Por su parte la Fed ha extendido hasta finales de año la prohibición de llevar a cabo recompra de acciones y el reparto de dividendo a aquellos bancos con más de 100.000 mln de dólares de activos. Esta decisión tiene como objetivo preservar el capital de los grandes bancos en un momento de incertidumbre. Asimismo, ha anunciado que realizará un nuevo stress test a finales de año para continuar evaluando la resistencia de los bancos, que mostraron unos niveles de capital sólidos en las pruebas realizadas a mediados de año. La decisión sigue a la del BCE que también extendió la prohibición del pago de dividendos hasta principios de 2021.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.