Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 18 de enero de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Martes, 26 de enero de 2016 00:00

Sólo la ayuda de los bancos centrales podría evitar nuevas correcciones en las bolsas

J.J Fernández-Figares (Link Securities) | Las bolsas europeas volvieron ayer a girar a la baja, arrastradas por la nueva caída del precio del crudo. El rebote de tipo técnico que experimentó el precio de esta variable a finales de la semana pasada, propiciado por el cierre acelerado de posiciones cortas, había permitido a la renta variable occidental recuperar algo del terreno perdido desde comienzos de ejercicio.

 

Sin embargo, ayer, tras conocerse que Irak estaba produciendo a niveles de récord histórico –más de 4 millones de barriles al día de media en diciembre- los temores sobre la sobreoferta de esta materia prima junto a las dudas sobre la fortaleza del crecimiento mundial provocaron una fuerte caída del precio del crudo lo que, como viene siendo habitual en las últimas semanas, arrastró a las bolsas a la baja.

 

Es evidente que esta elevada correlación que vienen manteniendo la renta variable occidental y el precio del crudo no puede durar mucho tiempo pero, por ahora, es determinante en el comportamiento de las bolsas.

 

Además, ayer las acciones de los bancos italianos volvieron a estar bajo presión como consecuencia del duro castigo que recibieron algunos bonos emitidos por estas entidades. Ello provocó que el FTSE Mib italiano, en el que la banca mantiene una elevada ponderación, fuera de entre los principales índices bursátiles europeos el que peor se comportó.

 

Algo parecido ocurrió con el Ibex-35, donde el sector también tiene una elevada ponderación y ayer se vio muy presionado por el mal comportamiento de la banca italiana y por la inestabilidad que está provocando las dificultades para formar un gobierno estable en España.

 

Por la tarde el comportamiento de Wall Street fue muy similar, con los principales índices arrastrados a la baja por los valores energéticos y relacionados con las materias primas.

 

A corto plazo sólo una mejor temporada de presentaciones de resultados trimestrales y una nueva “ayuda” por parte de los bancos centrales podría evitar nuevas correcciones.

 

En este sentido, destacar que hoy comienza la reunión de dos días del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC). Aunque casi nadie espera que la Fed vaya a subir tipos nuevamente –se baraja en el mercado una probabilidad del 12% de que esto ocurra- sí se espera que en su comunicado post reunión los miembros de la Fed hagan alguna mención a la inestabilidad en los mercados y a los riesgos a la baja del crecimiento económico mundial y a su potencial impacto en el estadounidense, dejando claro que no habrá más subidas de tipos hasta que el escenario se clarifique.

 

De ser así, creemos que ello servirá para tranquilizar algo a los inversores, aunque con el actual sentimiento negativo del mercado nunca se sabe cómo van a reaccionar.

 

En este sentido, señalar que hoy se publican en EEUU varios datos macro relevantes, entre los que destacaríamos el índice de confianza de los consumidores del mes de enero. En estos momentos son el consumo privado y el sector residencial los que sustentan la economía estadounidense, de ahí la importancia de este indicador adelantado de consumo. Una buena lectura será positiva para las bolsas mientras que una mala hará “saltar todas las alarmas” y provocará nuevas caídas.

 

No obstante, cabe destacar que el negativo sentimiento del mercado hace que cualquier noticia “positiva” pase relativamente “sin pena ni gloria” para los inversores mientras que cualquier noticia negativa se magnifica y provoca reacciones a veces desmesuradas.

 

En el ámbito empresarial, hoy la temporada de presentaciones de resultados trimestrales retoma protagonismo en Wall Street ya que, tras el cierre de esta bolsa, la mayor compañía del mundo, Apple, dará a conocer sus datos. Sin duda los inversores estarán muy atentos a las cifras que presente y, sobre todo, a lo que trasmitan sus gestores sobre la evolución de la demanda de sus productos a nivel mundial, especialmente en China, actual epicentro de las incertidumbres que están lastrando el comportamiento de los mercados de valores mundiales.

 

Por último, señalar que esperamos que las bolsas europeas abran hoy con significativas caídas, lastradas por la nueva caída del precio del crudo en los mercados asiáticos y por el desplome de la bolsa china. A corto plazo, vemos pocos factores que puedan hacer que cambie esta tendencia. Como hemos dicho, sólo unos mejores resultados de lo esperado y una nueva “ayuda” de los bancos centrales podrían hacer girar al alza las bolsas en estos momentos.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.