Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 15 de diciembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Viernes, 12 de julio de 2019 08:30

Descontada la actuación de los bancos centrales, recogida de beneficios o reducción de exposición

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Los mercados de valores europeos y estadounidenses continuaron ayer consolidando, con sus principales índices cerrando la sesión de forma mixta y sin grandes variaciones. Aún así, tanto el Dow Jones, que ayer alcanzó un nuevo hito al cerrar por primera vez por encima de los 27.000 puntos, y el S&P 500, que se quedó a las puertas de alcanzar los 3.000 puntos, marcaron nuevos máximos históricos, mientras el FTSE Mib italiano, apoyado en un nuevo descenso de las rentabilidades de los bonos soberanos tas una subasta con fuerte demanda, fue el único de los principales índices europeos que cerró al alza, situándose nuevamente en su máximo anual.

 

 

Por lo demás, la sesión volvió a ser de escasa actividad, con los inversores muy pendientes de los bancos centrales. Tras la doble intervención del presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, ante sendos comités del Congreso estadounidense, y tras la publicación de las actas de la última reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC), todo parece preparado para que el banco central estadounidense baje sus tasas de interés de referencia en 25 puntos básicos a finales de julio. Ayer hasta el presidente de Estados Unidos, Trump, se mostró convencido de que así será. Entendemos que el ligero repunte de la inflación subyacente en el mes de junio, que fue consecuencia de factores coyunturales, no va a cambiar la opinión de los miembros del FOMC que, muchos de ellos ven necesaria una actuación en materia de tipos, aunque sea de forma preventiva, para sostener la expansión económica.

 

Algo parecido ocurre en la Zona Euro, como se pudo comprobar ayer con la publicación de las actas de la reunión de junio del Consejo de Gobierno del BCE. La mayoría de sus miembros coinciden que la institución debe estar preparada para incrementar los estímulos en un entorno económico de elevada incertidumbre en el que la inflación se mantiene lejos de su objetivo de cerca del 2%. El problema en este caso es la falta de margen de maniobra que tiene el BCE, cuyos tipos de interés oficiales están en los niveles más bajos de su historia, mientras los rendimientos de más de la mitad de los bonos soberanos de la región ofrecen tasas de interés negativas. Entendemos que el BCE tendrá que ser “imaginativo si quiere lograr acercar la inflación de la Zona Euro a su objetivo y, además, impulsar el crecimiento económico, aunque éste no sea su mandato.

 

Así, y mientras se esperan y se descuentan las mencionadas actuaciones por parte de los bancos, muchos inversores han optado por mantenerse al margen de las bolsas o por aprovechar los importantes avances que han experimentado las cotizaciones de muchos valores en los primeros seis meses del año para hacer plusvalías y reducir su exposición a la renta variable, sobre todo teniendo en cuenta que en cuestión de días comienza la temporada de presentación de resultados trimestrales, temporada en la que puede haber sorpresas teniendo en cuenta la incertidumbre que están generando en muchos sectores de actividad las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.

 

En este sentido, señalar que la prensa estadounidense filtró ayer la creciente preocupación de la Administración estadounidense respecto al compromiso de China de cara a avanzar hacia un acuerdo comercial. Es más, ayer el presidente de Estados Unidos, Trump, se “quejó” en un tweet de que China no estaba comprando los productos agrícolas estadounidense en la cantidad que se había comprometido, aunque quiso mostrarse optimista al respecto, al decir que espera que comiencen a hacerlo pronto.

 

Hoy, y tras los máximos históricos alcanzados ayer por los dos principales índices de Wall Street y el positivo comportamiento que han tenido en general las bolsas asiáticas esta madrugada, esperamos que los principales índices europeos abran la sesión ligeramente al alza. Por último, destacar que la jornada presenta una agenda macro reducida, en la que destaca la publicación en la Zona Euro de la producción industrial de mayo, que se espera que repunte ligeramente, y en Estados Unidos del índice de precios de la producción de junio.