El Consejo de Gobierno del BCE dará a conocer hoy el resultado de la reunión que mantiene desde el martes para redefinir su estrategia

BCE

J.J. Fdez- Figares (Link Securities) | En una sesión en la que los bonos volvieron a “marcar el paso” a la renta variable, los principales índices bursátiles europeos y estadounidenses cerraron al alza, en una jornada en la que la actividad en estos mercados volvió a ser reducida. Ayer lo más llamativo volvió a ser la renovada fortaleza de los bonos a largo plazo, tanto en las principales plazas europeas como en Wall Street, lo que conllevó una fuerte caída de sus rendimientos y el aplanamiento de la curva de tipos. Si bien había cierto temor en los mercados de renta variable a lo que pudieran reflejar las actas de la reunión de junio del Comité Federal de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC), los bonos se mostraron confiados en que no habría grandes sorpresas en las mismas, como finalmente ocurrió, tal y como analizaremos más adelante. En los últimos días la fortaleza de los bonos se ha achacado, como comentamos ayer, a múltiples factores: que si los inversores consideran que tanto el crecimiento económico como el de los resultados ya ha tocado techo, sobre todo en EEUU; que si las expectativas de inflación se han moderado; que si la variante Delta del coronavirus amenaza con lastrar la recuperación económica global…etc. La última teoría al respecto es más de corte técnico y de operativa de mercado, ya que achaca la fuerza de los precios de estos activos al cierre de posiciones cortas por parte de algunos grandes inversores, al haber apostado muchos de ellos a principios de ejercicio por esta estrategia y haberse decidido ahora por realizar algunos beneficios. 

Sin poder decantarnos claramente por ninguna de estas hipótesis, ya que creemos que todas, en mayor o menor medida, están condicionando el comportamiento de estos activos, sí cabe señalar que, a medio plazo, y si el escenario económico cumple las expectativas de la mayoría de los analistas, los precios de los bonos a largo terminarán por bajar y sus rendimientos volverán a repuntar -ayer mismo la Comisión Europea (CE) revisó al alza sus expectativas de crecimiento económico y de inflación para la Zona Euro. De momento, uno de los sectores que está saliendo más damnificado por este comportamiento de los precios de los bonos es el bancario, ya que la caída de los tipos a largo y el aplanamiento de la curva de tipos juegan muy en contra de sus intereses, al presionar sus márgenes a la baja. En este sentido, señalar que ayer las mencionadas actas del FOMC apuntaron a que, más bien antes que después, la Fed comenzará a retirar algunos de sus estímulos monetarios, empezando por reducir las compras de bonos en los mercados secundarios, lo cual, en teoría, debería hacer que los rendimientos de los bonos retomaran su tendencia al alza. Así, las actas mostraron que en el seno del FOMC se ha comenzado a debatir cómo y cuándo comenzar a retirar el apoyo a la economía, reflejando, además, la gran división que entre sus miembros genera el cuándo comenzar la reducción gradual de las compras de activos para posteriormente proceder a subir las tasas de interés a corto plazo. Entendemos que estas discusiones irán a más en las próximas reuniones del comité, siempre que la economía estadounidense continúe recuperándose a ritmos elevados -para mayor detalle, ver sección de Economía y Mercados-. 

Pero, como también había ocurrido en la sesión precedente, ayer hubo otro gran protagonista en los mercados de valores: el precio del petróleo. Esta variable, que comenzó la jornada con fuertes alzas, terminó girándose a la baja, alejándose aún más de sus recientes máximos multianuales. Si bien la falta de acuerdo en el seno de la OPEP+ para incrementar sus producciones a partir de agosto debería impulsar al alza, al menos en el corto plazo, al precio del crudo, la posibilidad, de la que ayer se habló mucho en los mercados, de que los Emiratos Árabes Unidos (EAU) decidan finalmente abandonar el cártel de la OPEP para “volar” por su cuenta, está generando mucha incertidumbre en un mercado que teme que este movimiento termine provocando una nueva guerra de precios. En bolsa el giro a la baja del precio del crudo provocó que el sector de la energía, que había comenzado el día al alza en las principales plazas europeas, también se girara a la baja, cerrando el día estos valores con fuertes caídas y el sector de la energía en su conjunto como uno de los que peor se comportó durante la jornada. 

Hoy y en un día en el que la única referencia macro de calado son las peticiones de subsidios de desempleo semanales, variable que es una buena aproximación del paro semanal y que se dará a conocer en EEUU esta tarde, esperamos que las bolsas europeas abran a la baja, siguiendo de esta forma la estela de los principales índices bursátiles asiáticos. Entendemos que los inversores, tras el buen comportamiento de la renta variable occidental en el 1S2021, necesitan de nuevos catalizadores para seguir apostando por este tipo de activos. Así, y hasta que la temporada de resultados trimestrales no comience en estos mercados, algo que ocurrirá de forma oficiosa en Wall Street la semana que viene, cuando los grandes bancos den a conocer sus cifras, creemos que los principales índices europeos seguirán moviéndose en un estrecho intervalo de precios, sin tendencia definida. De este modo, una muy positiva temporada de resultados, que lleve a los analistas a revisar nuevamente al alza sus expectativas de resultados y sus valoraciones, podría ejercer como el catalizador que en nuestra opinión requieren los mercados de renta variable europeos para retomar su tendencia alcista. 

Por último, señalar que hoy es posible que el Consejo de Gobierno del BCE dé a conocer el resultado de la reunión que mantiene desde el martes para redefinir su estrategia y sus objetivos, especialmente en lo que hace referencia a la inflación. Además, por la mañana en principio está anunciada la publicación de las actas de la reunión que mantuvo este comité el pasado mes de junio, en las que es posible que se muestren las divergencias que entre sus miembros existen con relación a las actuales políticas monetarias ultralaxas que está aplicando la institución y sobre cuándo comenzar a retirarlas.