Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 25 de abril de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >

Ana Fuentes | Tras más de un año en que la acción de DIA ha pasado de 6 a 0,5 euros y ha sido objeto de especulación de los bajistas, los accionistas ha decidido hoy el futuro de la compañía. Encima de la mesa, dos planes de rescate enfrentados, el de LetterOne y el del consejo, y un patrimonio negativo de 100 millones de euros. La poca afluencia de público - ha habido un 'quorum' solo del 54,3% del capital social- ha allanado el camino a la propuesta del segundo, su principal accionista, Mikhail Fridman.

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Los mercados de valores europeos mostraron ayer gran firmeza, liderados por dos de los sectores más cíclicos: el del automóvil y el de las materias primas minerales. Así, y tras un inicio de sesión sin grandes movimientos, los principales índices fueron, poco a poco, escalando posiciones, para cerrar la sesión con avances, avances que fueron ayer más pronunciados en el Dax alemán, índice en el que el sector del automóvil tiene un importante peso. Al respecto, señalar que ayer este sector se vio impulsado por rumores sobre posibles operaciones corporativas en las que, según la prensa francesa, podría participar Peugeot.

 

Este sector es junto al bancario y al de materias primas minerales el que peor comportamiento ha tenido en las bolsas europeas en los últimos 12 meses, cediendo en este periodo de tiempo el Euros Stoxx Autos & Parts casi el 19% y ello a pesar de que en lo que va de ejercicio este índice ha recuperado más del 14%. Detrás de este negativo comportamiento hay dos factores principalmente: i) la deficiente gestión política de la problemática del diésel, y ii) el futuro incierto al que se enfrenta el sector, tanto desde el punto de vista tecnológico, como desde el del usuario o, y éste es el más temido por los inversores, nuevamente el político.

 

Por lo demás, comentar que durante la jornada el sector bancario, que había sido el que había soportado a los índices europeos el lunes, ayer que de menos a más, al comenzar la sesión con algunos recortes, recortes que afectaron especialmente durante las primeras horas a las dos grandes entidades alemanas, Deutsche Bank y Commerzbank, que el pasado fin de semana anunciaron el inicio de conversaciones para tratar una posible integración. Ayer esta operación recibió algunas críticas por parte de algunos prestigiosos institutos económicos alemanes y desde algunas instituciones bancarias europeas, que no ven tan claro la necesidad de crear “campeones nacionales” para competir con la gran banca estadounidense y china.

 

Cambiando de tercio, y centrándonos en la macroeconomía, destacar que ayer se publicaron en Alemania los índices ZEW del mes de marzo, índices que miden el nivel de confianza de los grandes inversores y analistas respecto al comportamiento de la economía alemana. Cabe destacar que, a pesar que la percepción de este colectivo de la situación por la que atraviesa esta economía en estos momentos se deterioró algo más, el índice de expectativas mejoró sensiblemente, lo que, como analizamos en nuestra sección de Economía y Mercados, consideramos que son buenas noticias para la renta variable de la región.

 

La sesión en Wall Street fue bastante volátil, con los principales índices dando fuertes vaivenes durante la misma, para cerrar la jornada de forma mixta y sin apenas variaciones. En este mercado fueron los sectores de las utilidades, los bancos y los valores industriales los que peor comportamiento tuvieron durante la jornada, con los de la sanidad, el consumo discrecional y los tecnológicos los únicos que cerraron con ganancias.

 

Destacar que la principal causa del errático comportamiento de los índices la tuvieron dos noticias contradictorias sobre el desarrollo de las negociaciones comerciales entre EEUU y China. Así, la agencia Bloomberg generó algunas dudas sobre el devenir de las mismas, al afirmar que China se estaba echando atrás, al rechazar algunas de las exigencias estadounidenses. Por su parte, the Wall Street Journal (WSJ) se mostró mucho más optimista, dando por hecho que las negociaciones, que están muy avanzadas, tomarán un nuevo impulso la semana que viene, cuando los principales negociadores estadounidense se desplacen a China para reunirse con las autoridades del país. El diario anticipa que un eventual acuerdo podría cerrarse para finales de abril.

 

Hoy la atención de los inversores la monopolizará la reunión de dos días que está manteniendo el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC), que finaliza esta tarde. A pesar de que prácticamente nadie espera cambios en los tipos de interés -dan una probabilidad del 98,7% a que no haya cambios y sólo una del 1,3% a que la Fed baje sus tasas-, lo que centrará la atención de los inversores es lo que transmita el nuevo diagrama de puntos en el que los miembros del FOMC plasman sus expectativas de la evolución de los tipos de interés oficiales. El consenso espera que éstas se reduzcan de las dos subidas que contemplaba el diagrama en diciembre a sólo una o, incluso, ninguna, que es lo que descuenta el mercado. También será muy importante conocer las intenciones que tiene la Fed en relación a su balance, sobre todo en lo referente a cuándo tiene previsto dar por finalizado el proceso de reducción del mismo y a la composición del mismo. Igualmente, la publicación del nuevo cuadro macroeconómico de la Fed y lo que diga su presidente, Jerome Powell sobre el devenir de la economía estadounidense será seguido muy de cerca por los mercados financieros mundiales. En este sentido, el mayor riesgo es que la Fed se “quede corta”, mostrándose en exceso preocupada por el devenir de la economía estadounidense o, por el contrario, sus miembros mantengan sus intenciones de subir tipos este año, algo que el mercado no espera, excusándose en la fortaleza del mercado laboral y el previsible repunte de los salarios, factor que podría impulsar la inflación de forma no deseada. De ser así, es posible que los mercados reaccionen de forma negativa, y se inicie una pequeña corrección en el corto plazo. Pero todo esto tendrá lugar tras el cierre de las bolsas europeas, por lo que es factible que muchos inversores en estos mercados opten por la prudencia y se decanten por realizar algunas plusvalías, aprovechando para ello las recientes alzas de muchos valores. Por tanto, apostamos hoy por un inicio de sesión bajista en las distintas plazas europeas, con los valores/sectores más cíclicos liderando los recortes.

Felipe López- Gálvez (SelfBank) | En una sesión que ha ido de más a menos, las bolsas han acabado sucumbiendo a las caídas, poniendo así fin a una racha que había llevado al Ibex a máximos de los últimos 6 meses. La sesión ha estado marcada por un ir y venir de declaraciones en torno al Brexit, y por el regreso de malas noticias corporativas.