La escasez en la industria de los semiconductores continuará a lo largo de 2021

Gun Woo (JK Capital Management / La Française) | Últimamente, el precio de los chips semiconductores ha aumentado debido al desequilibrio entre la limitada oferta y la fuerte demanda. La tendencia comenzó a finales de 2020, cuando el suministro de circuitos integrados de gestión de energía (PMIC, por sus siglas en inglés) sufrió una enorme escasez, hasta el punto de que incluso Apple tuvo problemas para abastecerse de ellos. Después, los precios de los Circuitos Integrados de Driver de Pantalla (DDIC, por sus siglas en inglés) empezaron a dispararse, ya que los DDIC se producen en las mismas instalaciones de fabricación que los PMIC. Algunos informes mostraron que los precios de los DDIC subieron un 100% intertrimestral en el cuarto trimestre de 2020, y Samsung aumentó el precio de su sensor de imagen CMOS (CIS, por sus siglas en inglés) en un 40% a principios de 2021. Los precios de las memorias DRAM (Dead Random Access Memory) también subieron más de un 20% en enero. En cuanto a las GPU, se han vuelto imposibles de conseguir, incluso para las empresas que tenían pedidos permanentes, ya que ningún proveedor tiene existencias. Se pueden encontrar ejemplos como estos para muchos otros tipos de chips, pero ¿por qué el mercado de semiconductores se enfrenta de repente a unas condiciones tan ajustadas?

Todo se debe a la guerra comercial del sector tecnológico entre China y Estados Unidos, que comenzó hace tres años. La incertidumbre del cambiante entorno comercial llevó a las empresas de IT a retrasar sus calendarios de gasto en capacidad. Esto no significa que no hayan realizado ningún gasto, pero la mayor parte de la inversión de los últimos tres años ha sido de mantenimiento o de inversión en tecnología, como el desarrollo de los procesos de 7nm o 5nm. Apenas se ha invertido en la ampliación de las instalaciones existentes, como las que realizan los procesos de 50nm o 60nm, precisamente las que producen PMIC, DDIC y CIS.

Mientras tanto, la demanda sigue siendo sólida. En el ámbito de los smartphones, Xiaomi, Oppo y Vivo están haciendo grandes pedidos para hacerse con la mayor cuota de mercado tras la pérdida de cuota de mercado que se espera de Huawei en 2021 debido a la prohibición de Estados Unidos. La situación creada por el Covid-19 también ha provocado un aumento de la demanda de servidores y ordenadores para teletrabajar. Además, el año pasado se lanzaron una nueva PlayStation y una nueva Xbox después de 7 años sin nuevos productos. Y todo esto sin mencionar la demanda de vehículos eléctricos, el internet de las cosas y las actualizaciones de la red 5G, que están creciendo.

Aunque el capex para la tecnología existente ha aumentado últimamente, sigue siendo tímido y el periodo de caída del capex que le precedió fue bastante largo, por lo que esperamos que la escasez continúe a lo largo del año. No obstante, se espera que los productores de semiconductores aumenten el gasto en equipos durante este año. Esta tendencia podría ser estructuralmente beneficiosa para compañías del sector de las tecnologías de la información, como Koh Young y Chroma ATE, ya que son proveedores de equipos informáticos para la industria de semiconductores. Leeno Industrial y Hansol Chemical también podrían beneficiarse del aumento de la producción de circuitos integrados, ya que suministran artículos y materiales a los productores.