Bonos: excelentes perspectivas, pero cuidado con la diversificación

Antonella Manganelli_Payden & Rygel_LR

Antonella Manganelli (Payden & Rygel) | En su última reunión de junio, el Banco Central Europeo ha tenido mucho cuidado para no comprometerse de antemano sobre futuras decisiones de política monetaria, reiterando su dependencia de los datos para sus próximos movimientos, pero el mensaje fue claro: es probable que los tipos se mantengan en la zona restrictiva durante algún tiempo. Los máximos alcanzados en los últimos años son ya un recuerdo: las políticas monetarias restrictivas de los principales Bancos Centrales (junto con una normalización de las limitaciones de la oferta vinculadas a la época de la pandemia) han contribuido a reducir la inflación, acercándola de nuevo a los niveles objetivo, pero los tipos siguen por encima del objetivo en muchos países, y varios componentes se muestran más resistentes de lo esperado. Esto es atribuible a varios factores, como la resistencia del mercado laboral, el fuerte crecimiento de los ingresos en apoyo del consumo y la menor sensibilidad de las economías a políticas monetarias más restrictivas. En conjunto, la tendencia a la desinflación parece bien encauzada, pero aún es demasiado pronto para cantar victoria sobre la inflación. 

Nuestras perspectivas en renta fija son bastante optimistas: no vemos indicios de una desaceleración macroeconómica importante y esperamos que el crecimiento se sitúe este año y el próximo en su nivel tendencial o ligeramente por debajo. Con una economía más robusta y una inflación a la baja, los «activos de riesgo» que están más estrechamente vinculados a la evolución económica, como los valores corporativos, de alto rendimiento (high yield), de mercados emergentes y titulizados, han tenido un buen comportamiento, aunque a valoraciones poco atractivas. En general, estos subfondos siguen siendo atractivos, pero con un enfoque activo, una excelente diversificación y un enfoque en valores líquidos y de alta calidad. 

Los bonos high yield son una inversión ideal a largo plazo: la mayor parte de la rentabilidad la genera el cupón, que, al ser relativamente alto, suele ser capaz de absorber cualquier depreciación del capital durante las fases bajistas del mercado. De media, 7 de cada 10 años, el alto rendimiento consigue aportar un rendimiento total positivo con menos volatilidad que la renta variable. Además, incluso en el actual escenario a corto plazo, son muchos los factores positivos que soportan este segmento: las empresas tienen unos fundamentales sólidos, impulsados por unas condiciones macroeconómicas favorables, y la demanda de este tipo de emisiones es muy superior a la oferta disponible en el mercado, lo que respalda las valoraciones. Por este motivo, creemos que, a lo largo del año, la rentabilidad de esta clase de activos se situará en torno al 5-7% en dólares estadounidenses. Los inversores con horizontes temporales más cortos y mayores necesidades de liquidez podrían inclinarse por los bonos corporativos con grado de inversión, pero con la actual situación económica mundial es preferible tener exposición al crédito que al interés, donde el riesgo de los bonos con grado de inversión es mayor. 

Hasta la fecha, las mejores oportunidades para los bonos de alto rendimiento se encuentran en los emisores corporativos europeos y de los mercados emergentes, sobre todo allí donde los bancos centrales se muestran favorables y los balances corporativos gozan de buena salud. 

A nivel sectorial, los valores financieros y, en particular, los valores subordinados de algunas de las entidades más sólidas desde el punto de vista sistémico ofrecen valoraciones atractivas en comparación con otros emisores. En cuanto a la deuda pública, las sorpresas al alza de la economía y la inflación, en comparación con las expectativas de los inversores desde principios de año, han provocado un ajuste significativo de las estimaciones del mercado con respecto a los próximos movimientos de los Bancos Centrales. En particular, los inversores han reducido el número de recortes de tipos previstos para este año y para el próximo año, provocando un aumento de los rendimientos. Esto provocó un comportamiento negativo de todos los valores muy sensibles a los tipos de interés, como la deuda pública.