Las acciones value, que se han rezagado significativamente, revisten más potencial de subida de ahora en adelante

Monedas_recurso_montón

Robeco | Los gobiernos y los bancos centrales están aplicando un método de reapertura de las economías al “viejo estilo”, ya que las vacunas contra el Covid-19 permiten ir eliminando gradualmente las medidas de confinamiento, como explica el estratega Peter van der Welle.

Esto debería traducirse en un resurgimiento de la demanda de materias primas, además de un crecimiento de dos dígitos de los beneficios empresariales, añade Jeroen Blokland, responsable del equipo multiactivos.

“La economía mundial se está recuperando, y parece que se va a fortalecer aún más”, afirma Van der Welle. “Otro aspecto igualmente importante es que esta recuperación está empezando a diferenciarse de las que nos hemos acostumbrado a ver en las últimas décadas.”

“El gran énfasis en las medidas de estímulo presupuestario destinadas a impulsar la economía real, en lugar del estímulo monetario cuya finalidad es estabilizar el sector financiero, hace de esta una recuperación casi al ‘viejo estilo’, en nuestra opinión. Es el viejo estilo en el que la economía real comienza adquirir protagonismo gradualmente en el flujo de noticias macroeconómicas, impulsada por los multiplicadores positivos de unas extraordinarias medidas de estímulo presupuestario y monetario, tanto anteriores como futuras.”

La recuperación ha comenzado

Hay evidencias que apuntan a que la recuperación se encuentra en marcha ya, y la previsión de crecimiento del PIB global para 2021 es del 5,5%, cuando el año pasado se produjo una contracción del 4,4%, según las Perspectivas de la Economía Mundial del FMI de enero de 2021. Esto supone una mejora del 0,3% con respecto a su pronóstico anterior.

La esperada recuperación del comercio mundial es un factor especialmente positivo para las economías orientadas a la exportación. Tras la caída del 8,8% del año pasado, la Agencia Central de Planificación Neerlandesa vaticina un repunte del comercio mundial del 6,6% en 2021.

“Ahora que las vacunaciones han comenzado en muchos países, estamos avanzando gradualmente hacia la inmunidad de rebaño”, comenta Van der Welle. “En consecuencia, el crecimiento económico debería elevarse por encima de su tendencia.”

Sacar el máximo partido al dinero

“En Estados Unidos, está empezando a hacerse patente que la administración Biden va a tratar de sacar el máximo partido al dinero. La nueva Secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, ha declarado que el gobierno tiene que ‘actuar a lo grande’, centrándose en quienes tienen más necesidad y una elevada propensión marginal a gastar.”

“Esto contrasta marcadamente con las medidas adoptadas tras la crisis financiera global (CFG), que tuvieron como eje principal de las ayudas gubernamentales el sistema financiero, y no la economía real. En esta ocasión, los recursos presupuestarios disponibles no solo se están utilizando con decisión, sino que también se están orientando en gran medida a luchar contra el aumento constante de la desigualdad, sobre todo en Estados Unidos. La gran concentración en el lado de la demanda queda patente en medidas tales como la realización de pagos directos a los hogares, los planes de preservación del empleo y el seguro de desempleo.”

“Así pues, el impulso que puede imprimir al PIB real cada dólar que gaste el gobierno seguramente sea mayor que en el caso de la recuperación tras la CFG. Cabe esperar una continuidad del apoyo presupuestario tanto en la zona euro como en Estados Unidos.”

Programas de estímulo

En ambas regiones ya existe un compromiso con este apoyo, sobre todo con el proyecto de ley de estímulo de 1,9 billones de USD promovido por el Presidente Biden, y con el Fondo de Recuperación Europea de 750.000 millones de EUR que se distribuirá a lo largo de la segunda mitad de 2021. Pero, realmente ¿quién va a gastar este dinero, y dónde?

“Dado que la posibilidad de invertir en la economía real guarda relación con la reapertura que debería desarrollarse a lo largo del segundo y tercer trimestres de 2021, creemos firmemente que los consumidores y productores globales tienen la voluntad y capacidad de ir gastando su exceso de ahorro a medida que el empleo vaya mejorando y disminuya la aversión al riesgo entre los consumidores”, analiza Van der Welle.

“A medida que se vayan flexibilizando las medidas de confinamiento y las economías reabran gradualmente, aunque en alguna modalidad atenuada de distanciamiento social, aumentará la demanda de servicios tradicionales que requieran interacción personal, como las tiendas de moda, la hostelería y el ocio. De esta forma, la economía real comenzará a acortar distancias con la economía digital, cuyos niveles de actividad son ya muy elevados.”

Las materias primas vuelven al juego

Entonces, ¿qué supone todo esto para los inversores? “Debido a los extraordinarios niveles de estímulo presupuestario destinado a impulsar la economía real, las materias primas han vuelto a entrar en juego”, afirma Blokland. “Esta fue la razón principal por la que adoptamos una posición a largo en materias primas en mayo del año pasado. Incluso tras registrar un repunte del 15%, los últimos acontecimientos sugieren que todavía tienen impulso para seguir subiendo.”

“Una parte importante del estímulo presupuestario son las ayudas directas a las empresas y los consumidores. Históricamente, el aumento de los beneficios sociales ha ido acompañado de un incremento de los precios de las materias primas. Además, es probable que las medidas de estímulo presupuestario apunten proactivamente a los hogares con rentas bajas. Estos hogares consumen más bienes por volumen, lo que viene a reforzar las perspectivas para la demanda de materias primas.”

“El estímulo presupuestario también permite en cierta manera acelerar la materialización de los objetivos de sostenibilidad. La ambición de China de llegar a ser climáticamente neutra en 2060 y el plan climático del Presidente Biden, con un gasto previsto de 1,7 billones de USD en los próximos diez años, son solo algunos ejemplos de ello. La creciente concienciación sobre los retos globales que plantea la sostenibilidad va a dar lugar a una oleada de inversiones en activos fijos verdes en los próximos años. Esto también se traducirá en un aumento de la demanda de materias primas.”

“Por último, las materias primas proporcionan cobertura frente a las bajadas del dólar y el aumento de la inflación. Es probable que la conjunción entre la recuperación económica global, la extrema flexibilidad de las condiciones de financiación y el relativo aumento de las valoraciones den lugar a un descenso gradual del dólar. Y los precios de las materias primas aumentan cuando el dólar cae.”

Se observa un gran crecimiento de los beneficios

“Cabe esperar que esta recuperación al viejo estilo resulte favorable también para la renta variable, ya que magnifica el previsible repunte de los beneficios empresariales”, explica Blokland. “Nuestros análisis muestran que el crecimiento de los beneficios se muestra especialmente sólido en la fase de expansión del ciclo económico, en la que acabamos de entrar.”

“Los volúmenes masivos de estímulo presupuestario también actuarán como multiplicador de los beneficios. Se calcula que, en el índice MSCI World All Countries, el crecimiento de los beneficios rondará el 25%. En las regiones con elevado apalancamiento operativo —Europa, Japón y los mercados emergentes— las previsiones llegan incluso al 36%, y creemos que es factible.”

“En consecuencia, el crecimiento de los beneficios empresariales será el principal motor de rentabilidad para los mercados de renta variable a partir de ahora, sobre todo porque las valoraciones en algunas partes del mercado (aunque, desde luego, no en todas) resultan ya elevadas. Por esta misma razón, las acciones value y las de fuera de Estados Unidos, que resultan más baratas y se han rezagado significativamente, revisten más potencial de subida de ahora en adelante.”