El optimismo de Wall Street facilitará una sesión al alza en los principales índices europeos

Mercado bursátil europeo

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Esperamos que, tras las vacaciones de Semana Santa, que han mantenido estos mercados cerrados desde el pasado jueves, las bolsas europeas abran hoy al alza, animadas por el positivo cierre de ayer de Wall Street, mercado en el que sus dos principales índices, el Dow Jones y el S&P 500, alcanzaron nuevos máximos históricos al término de la jornada. 

En este sentido, cabe señalar que los inversores en Wall Street “celebraron” con fuertes tomas de posiciones, tanto en valores de corte cíclico como en los catalogados como de “crecimiento”, concretamente en los tecnológicos, la publicación reciente de varias cifras e indicadores macroeconómicos que apuntan a que la economía de Estados Unidos se está ya beneficiando de la fuerte demanda “embalsada” insatisfecha, acumulada durante los últimos meses, gracias a la reapertura de gran parte del país, algo que está facilitando la buena marcha del programa de vacunación. Así, el pasado viernes las cifras de empleo no agrícola del mes de marzo sorprendieron muy positivamente, impulsadas, sobre todo, por la fuerte recuperación de empleo en el sector servicios, concretamente en la hostelería y la restauración, dos de las actividades que se han visto más penalizadas durante la pandemia. Además, ayer la publicación de los índices adelantados de actividad del sector servicios del mes de marzo, el PMI servicios y el ISM no manufacturero, vino a confirmar que este sector, que se había quedado rezagado en su recuperación con relación al de las manufacturas, se está expandiendo en la actualidad en términos intermensuales a niveles de récord, según reflejan las series históricas de ambos indicadores. Todas estas positivas noticias animaron ayer a los inversores a seguir apostando por las compañías y los sectores más ligados al ciclo económico, con los de ocio y turismo a la cabeza. No obstante, y a diferencia de otras ocasiones, los valores de crecimiento, que habían sido penalizados en los últimos meses como consecuencia del fuerte repunte que han experimentado en este periodo los tipos de interés a largo plazo, mantuvieron ayer un gran comportamiento, quizás porque en los últimos días los rendimientos de los bonos a más largo plazo se han estabilizado, con el del bono del Tesoro a 10 años manteniéndose estable, alrededor del 1,7%. 

De esta positiva tónica general del mercado se desmarcó ayer el sector energético ya que el precio del crudo, tras la decisión de los países productores integrados en la OPEP+ de ir progresivamente incrementando sus producciones en los próximos meses, sufrió cayó ayer con fuerza. Tanto la OPEP como sus socios “no OPEP” justificaron esta decisión, que sorprendió al mercado –se esperaba que mantuvieran los actuales recortes durante unos meses más–, en la recuperación que esperan experimente la demanda en los próximos meses, consecuencia de la incipiente recuperación económica tanto en Asia como en Estados Unidos. 

Así, y como hemos señalado al principio, esperamos que el optimismo de Wall Street facilite hoy la apertura al alza de los principales índices bursátiles europeos. No obstante, no debemos olvidar que las economías de Estados Unidos y las europeas están atravesando por fases del ciclo muy diferentes, como demostrará mañana la publicación de los PMIs servicios de las principales economías europeas, que esperamos sigan señalando contracción de la actividad, actividad que sigue y seguirá, al menos en el corto plazo, lastrada por las medidas restrictivas a la movilidad de la población y a la actividad de muchas empresas implantadas por las distintas autoridades de la región como “única” herramienta para combatir la expansión de la pandemia, ya que el proceso de vacunación de la población se está ejecutando, como poco, de forma muy deficiente. De momento todas las esperanzas de los inversores están puestas en que el proceso de inmunización de la población en la Europa continental se reconduzca y permita, al menos parcialmente, “salvar” el verano, estación clave para muchas compañías de servicios. De no alcanzarse este objetivo, podría terminar provocando una seria corrección en las bolsas europeas en los próximos meses. 

Por último, señalar que esta madrugada se ha conocido que el banco suizo Credit Suisse ha decidido recortar su dividendo tras el fuerte impacto negativo que ha tenido en sus resultados su exposición a los hedge funds Archegos Capital –el banco ha reconocido pérdidas de $ 4.700 millones– y Greensill, fondos que atraviesan por serios problemas. Es posible que esta noticia tenga algún impacto negativo en el comportamiento del sector bancario europeo durante la sesión bursátil de hoy. Así, aunque entendemos que es principalmente un “problema” de la entidad suiza, hay otros bancos europeos afectados, aunque de forma mucho más marginal.