Powell descarta la posibilidad de que la Fed baje dos veces sus tasas de interés en 2024

fed_powell_junio_2024

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Las cifras de la inflación de mayo en Estados Unidos, mejores de lo esperado, impulsaron ayer con fuerza al alza tanto a los mercados de bonos como a los de acciones europeas, cuyos índices cerraron el día con fuertes avances. Posteriormente, y como luego desarrollaremos, la euforia de los inversores fue moderada por lo comunicado por el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), al término de su reunión de dos días, y por lo dicho por su presidente, Jerome Powell, en la rueda de prensa que se celebró posteriormente.

Centrándonos en la sesión de ayer en Europa, señalar que ésta comenzó con los inversores actuando con mucha prudencia, a la espera de que por la tarde se dieran a conocer en Estados Unidos las lecturas del IPC del mes de mayo, lecturas que, como hemos señalado, fueron sensiblemente mejores de lo esperado y que apuntaron a que el proceso desinflacionista volvía a reiniciarse en el país. La reacción de los bonos europeos a estos datos fue inmediata, con fuertes alzas en sus precios y sensibles caídas de sus rendimientos, lo que impulsó con fuerza al alza a la renta variable, mientras que el dólar se debilitaba, también con cierta intensidad. Los datos, según entendieron los inversores, volvían a poner sobre la mesa la posibilidad de que la Reserva Federal (Fed) bajara sus tipos dos veces en 2024, empezando por la reunión de septiembre. Este hecho, y según interpretaron los inversores en Europa, también facilitaría que el BCE bajara nuevamente sus tasas este ejercicio, incluso dos veces más para un total de tres.

La reacción de los mercados de bonos y acciones estadounidenses fue similar, lo que propició que los principales índices de Wall Street abrieran la sesión de ayer con importantes avances, con los inversores mostrándose muy optimistas sobre la posibilidad de que la Fed bajara sus tipos en el presente ejercicio, algo que, tras los datos de empleo de mayo, dados a conocer el pasado viernes, había sido puesto en entredicho por muchos inversores. Sin embargo, “el resultado” del FOMC vino a enfriar los ánimos, moderando tanto las alzas en los mercados de bonos y como en los de acciones, llevando incluso al Dow Jones a cerrar el día en negativo. Por su parte, tanto el S&P 500 como el Nasdaq Composite marcaron al término del día nuevos máximos históricos, apoyados en el gran comportamiento de los grandes valores tecnológicos, especialmente de Apple (AAPL-US) y de Nvidia (NVDA-US).

¿Y qué es lo que dijo el FOMC para provocar este cambio en el sentimiento de los inversores? Pues básicamente vino a descartar la posibilidad de que la Fed fuera a bajar dos veces sus tasas de interés en 2024. Así, en el diagrama de puntos donde los miembros del FOMC dibujan sus expectativas para los tipos de interés oficiales a medio plazo, los funcionarios rebajaron las potenciales rebajas de 3 a 1 en 2024, mientras que aumentaban de 3 a 4 las de 2025. En conjunto, los miembros del FOMC esperan ahora una rebaja de tipos menos en el próximo año y medio de lo que lo hacían en marzo, consecuencia de haber revisado al alza sus expectativas de inflación tanto de cara a 2024 como a 2025. Señalar, además, que, en sus nuevas proyecciones, la Fed mantuvo sin cambios sus expectativas de crecimiento para la economía de Estados Unidos, mientras elevaba ligeramente las de desempleo. Por su parte, y en rueda de prensa, el presidente de la Fed, Powell, se limitó a reiterar que antes de empezar a bajar las tasas oficiales los miembros del FOMC deberán de estar convencidos de que la inflación se dirige claramente hacia el objetivo del 2%. También reiteró que el comité actuará en base a los datos que se vayan publicando. Nada nuevo, por tanto.

Tras el fuerte repunte experimentado ayer por los mercados europeos de renta variable, esperamos que la sesión de hoy sea de consolidación, con los principales índices abriendo el día ligeramente a la baja, mientras que los inversores procesan los mensajes lanzados ayer por la tarde por el banco central estadounidense. Es factible también que los bonos europeos cedan parte de lo ganado ayer, al igual que lo hicieron los estadounidenses tras conocer las intenciones de la Fed en materia de tipos. Por lo demás, señalar que en la agenda macroeconómica del día destaca la publicación esta tarde en Estados Unidos del índice de precios de la producción (IPP) del mes de mayo, que se espera que haya repuntado ligeramente con relación al mes de abril. Unas cifras mejores de lo proyectado por los analistas podrían devolver cierto optimismo a los mercados, al interpretar los inversores que, si la inflación se comporta mejor de lo esperado, los bancos centrales van a ser “más generosos” en lo que hace referencia a su política de tipos de interés de lo que vienen comunicando. Finalmente señalar que esta madrugada las bolsas asiáticas han cerrado de forma mixta, y sin grandes cambios; que el dólar se muestra fuerte; y que tanto el precio del crudo como el del oro vienen ligeramente a la baja.