El cierre de ciudades enteras en China por la política de “tolerancia cero”contra el virus aumenta aún más las disrupciones en las cadenas de suministro mundiales

Ciudiad portuario de Ningbo (China)

J.J. Fdez- Figares (Link Securities | En una sesión de transición y de escasa actividad, los principales índices bursátiles europeos cerraron ayer al alza, recuperando de esta forma parte de lo cedido el pasado viernes. El hecho de que Wall Street permaneciera ayer cerrado por la celebración del Día de Martin Luther King dejó a los inversores en Europa sin una de sus principales referencias, más en una sesión en la que la agenda macroeconómica estuvo prácticamente vacía. No obstante, la sorpresiva decisión del Banco Popular de China (PBoC) de bajar dos de sus tasas de interés oficiales más representativas sirvió para animar a los inversores en las principales plazas europeas desde primera hora de la jornada. Por sectores, cabe destacar el buen comportamiento de los valores de los sectores tecnológico, de la sanidad y de las materias primas minerales durante la jornada, mientras que, en sentido contrario, fueron los valores del sector del ocio y turismo los que peor se comportaron. 

No obstante, la cada vez mayor preocupación de los inversores porque las restricciones impuestas en muchos países para combatir la nueva ola de la pandemia, especialmente en China, donde la política de “tolerancia cero” contra el virus está llevando a las autoridades a confinar ciudades enteras, aumenten aún más los problemas que vienen afrontando las cadenas de suministro mundiales y que ello tenga un efecto negativo en la inflación, haciéndola más persistente, se dejó notar ayer en los mercados de bonos. Así, el precio de estos activos volvió a bajar, lo que conllevó un significativo repunte de sus rentabilidades, con la curva de tipos estadounidense perdiendo algo de inclinación.  

Esta madrugada el repunte de los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense y la mencionada pérdida de inclinación de la curva está pasando factura a los futuros de los principales índices bursátiles estadounidenses, que vienen claramente a la baja, especialmente el Nasdaq Composite, que cede algo más del 1%, lastrado por los valores catalogados como de “crecimiento”. Este hecho entendemos que penalizará el comportamiento de las bolsas europeas cuando abran hoy por la mañana, con los valores de crecimiento, especialmente los tecnológicos, liderando los descensos, en una sesión en la que la agenda macro trae citas interesantes, tales como la publicación en Alemania de los índices ZEW del mes de enero, índices que miden la percepción que sobre la situación actual y futura de la economía alemana tienen los grandes inversores y los analistas. En principio se espera que, tras las recientes caídas experimentadas por estos indicadores, éstos se hayan estabilizado en enero. Además, y ya por la tarde, y en EEUU, se publicará el índice que mide la actividad manufacturera en la región de Nueva York, the Empire State Index, uno de los índices regionales más seguidos por los inversores, que se espera muestre cierta desaceleración del ritmo de expansión de la actividad en el mes de enero. Posteriormente, esperamos que sea el comportamiento de Wall Street cuando abra esta tarde el que determine la tendencia de cierre de las bolsas europeas.

Hoy, además, la agenda empresarial será protagonista, con tres de los grandes bancos estadounidenses dando a conocer sus cifras correspondientes al 4T2021: Goldman Sachs, Bank of America y Bank of New York Mellon. El viernes los resultados publicados por otras tres entidades: JP Morgan, Citigroup y Wells Fargo fueron recibidos de forma muy diversa, destacando el fuerte castigo que sufrieron las acciones del primero de estos últimos bancos debido a la mayor debilidad de la esperada mostrada por su negocio de trading y por el aumento inesperado de los gastos de explotación. En principio se espera que el sector bancario salga beneficiado de un escenario de crecimiento económico sostenido, alta inflación y tipos de interés al alza, que es el que actualmente descuentan los mercados. No obstante, las fuertes alzas que han experimentado las cotizaciones de muchos de estos valores en las últimas semanas pueden animar a los inversores a realizar beneficios si las cifras no terminan de convencerles.