Lagarde aconseja a los bancos que mantengan una actitud conservadora con los dividendos

Sin novedades en el BCE

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | En una nueva sesión “sin mucha historia”, los principales índices bursátiles europeos cerraron en su mayor parte con ligeros avances, al igual que lo hicieron los de Wall Street, con el Nasdaq Composite liderando las alzas y con los dos grandes índices, el Dow Jones y el S&P 500, marcando al término de la jornada nuevos máximos históricos. 

Lo más llamativo del día fue el buen comportamiento de los bonos, lo que permitió una cierta relajación de sus rendimientos, hecho que favoreció en los mercados de valores europeos una buena evolución de los valores de corte más defensivo, tales como las utilidades o los del sector de las telecomunicaciones. También salieron “beneficiados” de los descensos de los rendimientos de los bonos los valores catalogados como de crecimiento, entre ellos los del sector tecnológico. En sentido contrario, fueron los valores/sectores más ligados al ciclo, especialmente los energéticos y los del sector del automóvil, los que peor comportamiento tuvieron. Todo parece indicar que los inversores optaron ayer por realizar algunos beneficios en los valores cíclicos y en los catalogados como de “valor”, que llevan semanas comportándose mucho mejor que el mercado en su conjunto en términos relativos. 

En Wall Street la tónica de la sesión fue parecida, con los bonos recuperando terreno, sus rentabilidades descendiendo y los valores de corte tecnológico, especialmente los de mayor capitalización bursátil, entre ellos algunos de los integrantes de los FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Alphabet, matriz de Google), liderando las alzas, mientras que los energéticos y los financieros se quedaban sensiblemente rezagados. 

Quizás en el buen comportamiento de los bonos han tenido mucho que ver las declaraciones que en los últimos días han realizado tanto algunos miembros de la Reserva Federal (Fed), con su presidente Powell a la cabeza, como algunos del Consejo de Gobierno del BCE, incluidas las de ayer de su presidenta, la francesa Lagarde, en las que han reiterado, todos ellos, el compromiso de los principales bancos centrales de mantener sus actuales políticas monetarias acomodaticias durante el tiempo que sea necesario, mientras que han restado importancia al repunte que se espera experimente la inflación en los próximos meses, catalogándolo como de coyuntural. En ese sentido, cabe destacar “la advertencia” que hizo ayer Lagarde a los bancos de la Zona Euro, al “aconsejarles” que mantuvieran una actitud conservadora en lo que al reparto de dividendos hace referencia, algo que no “sentó” demasiado bien al comportamiento bursátil del sector en su conjunto durante la jornada. 

Hoy esperamos que los principales índices europeos abran sin una clara dirección, con los inversores obviando los nuevos máximos históricos alcanzados ayer por los índices estadounidenses, en una jornada que presenta una agenda macro interesante, en la que destaca la publicación en Alemania, Francia y España de la producción industrial del mes de febrero y, ya por la tarde en Estados Unidos, del índice de precios de la producción (IPP) de marzo, índice que, como ha ocurrido con el de China en el mismo mes, es muy posible que repunte con fuerza, impulsado por los precios energéticos. Cualquier incremento del mismo muy por encima de lo esperado, que confirme que se están generando fuertes tensiones de precios en las cadenas de producción, es factible que vuelva a generar tensión en los mercados de bonos, lo que podría provocar algunas tomas de beneficios en las bolsas, especialmente en los valores que presentan valoraciones más exigentes, como es el caso de los de crecimiento y de los tecnológicos.