Todo parece indicar que las bolsas europeas y estadounidenses van a seguir “bailando al son que toquen los bonos”

Bolsa EEUU

J.J. Fdez-Figares (Link Securities) | Como ha venido siendo una constante en las últimas semanas, ayer el repunte de los rendimientos de los bonos a largo plazo condicionó nuevamente el comportamiento de los mercados de renta variable. Así, los principales índices bursátiles europeos, tras comenzar la sesión con fuertes alzas, fueron perdiendo fuelle a partir de entonces y a medida que aumentaban las rentabilidades de los bonos, especialmente de los de largo plazo, para terminar la sesión de forma mixta y sin grandes variaciones. En este sentido, señalar que el nuevo castigo recibido ayer por los bonos no parece que estuvo ligado a ningún factor en particular. Quizás los inversores echasen de menos que los bancos centrales pasaran de las palabras a los hechos, y optaran por utilizar la flexibilidad de sus programas de compra de activos de la que vienen alardeando para intervenir en la curva de tipos y evitar de este modo que las condiciones de financiación se deterioren en un momento en el que las economías desarrolladas atraviesan por una profunda crisis. Si bien éstas siguen siendo aceptables actualmente, de seguir la tendencia alcista de los rendimientos de los bonos, podrían terminar por deteriorarse. Entendemos que, en la próxima reunión del Consejo de Gobierno, que tendrá lugar el jueves de la semana que viene, y en la del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC), que se celebrará los días 16 y 17 de este mes, este tema será tratado en profundidad por sus miembros. 

De momento, y como venimos comprobando en las últimas sesiones, cada vez que repuntan las rentabilidades de los bonos las bolsas se tambalean, aunque no todos los sectores reaccionan de la misma manera. Como se pudo comprobar ayer, los sectores de corte más defensivo, que tradicionalmente compiten con los bonos por favor de los inversores, como las utilidades o los del sector sanitario, y los que justifican sus valoraciones en sus elevadas expectativas de crecimiento de sus resultados, como los tecnológicos y, últimamente también, los del sector de las renovables y los catalogados como de “estar en casa”, son los que más sufren en estas ocasiones, mientras los de corte más cíclico, especialmente los financieros, bancos y aseguradoras, salen beneficiados. 

A corto plazo, todo parece indicar que las bolsas europeas y estadounidenses van a seguir “bailando al son que toquen los bonos”, al menos hasta que los bancos centrales dejen clara cuál es su postura al respecto y si van a utilizar su “capacidad de fuego” para estabilizar los mercados de renta fija. Es posible, aunque no tenemos muy claro que vaya a ser así, que hoy el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, que participa esta tarde en una conferencia organizada por The Wall Street Journal (WSJ), podría intentar calmar a los inversores adelantando cuáles son las intenciones de la Fed en este sentido. Entendemos que su intervención será una de las principales citas del día para los inversores -está previsto que empiece a las 18:00 horas, ya con las bolsas europeas cerradas-. 

Otra importante cita será la reunión ministerial de los países pertenecientes a la OPEP+, en la que los productores de crudo del cártel de la OPEP y sus socios “no OPEP”, con Rusia a la cabeza decidirán si proceden o no a modificar sus actuales recortes de producción. En principio, los mercados daban por hecho que a partir de abril este grupo de productores incrementaría su producción en 500.000 barriles al día y que Arabia Saudita, que hace un par de meses redujo su producción de forma voluntaria en 1 millón de barriles al día, también aumentaría la suya. No obstante, ayer todo parecía apuntar a que finalmente la OPEP+ optaría por mantener un mes más sus recortes de producción, algo que, junto a la fuerte caída de los inventarios de gasolinas y productos derivados del petróleo en EEUU, consecuencia de las fuertes tormentas de nieve que han paralizado algunas refinerías del sur del país, impulsó ayer con fuerza el precio del crudo. Habrá que estar muy atentos a lo que finalmente decidan los socios de la OPEP+, ya que sin ninguna duda tendrá su reflejo en las cotizaciones de las compañías petroleras y en las que les prestan servicio. 

Para empezar, esperamos que las bolsas europeas abran hoy a la baja, lastradas por la fuerte caída que han experimentado esta madrugada las bolsas asiáticas y ayer tanto el S&P 500 como, sobre todo, el Nasdaq Composite, índice que desde sus recientes máximos ha cedido ya el 7,8%, por lo que le queda poco para entrar en fase correctiva (caída de más del 10% desde su último máximo), fase en la que ya han entrado muchos de los valores del sector tecnológico tras los fuertes recortes que han experimentado sus cotizaciones en las últimas semanas. Durante la sesión, el comportamiento de los bonos y de sus rentabilidades se convertirán, un día más, en la principal referencia para los inversores en renta variable, determinando, además, el comportamiento de los distintos sectores en las bolsas.