Agitación en US tras un decepcionante ISM Industrial

Guillermo K. Crowley (Intermoney) | Durante la sesión de hoy hemos vivido un inesperado repunte de la deuda siguiendo el decepcionante dato manufacturero US que anticipaba un mayor margen de maniobra para que la FED pueda proceder con el giro en su política monetaria en este ejercicio.

En lo que se anticipaba una jornada tranquila en la antesala del descontado recorte de tipos en Europa de -0.25%, el ISM manufacturero US (may) ha tomado la delantera, decepcionando notablemente y alejándose de la zona de expansión. Paralelamente el índice de precios del sector industrial retrocedía tres figuras por debajo de lo previsto, su nivel más bajo en tres meses.

La reacción del mercado ha sido inmediata, redoblando la tónica de la sesión con una caída en las tires de los plazos más alejados, especialmente en el 2/10Y de treasuries y enfatizando el flattening de la curva. El T-Note corregía nueve puntos de tir hasta 4.41%, mientras que el Brent perdía los USD80/b por primera vez desde febrero, añadiendo así un augurio de menor demanda.

Previamente habíamos conocido los indicadores intermedios de actividad en la UE (may), cuyo saldo por debajo de lo previsto había coadyubado a sostener el mercado de renta variable.

En cualquier caso, los oficiales de la FED continúan sin esperar señales sólidas que les aventuren a adelantar los recortes de tipos. Los tipos swaps de la Reserva Federal por su parte, están descontando con un 100% de probabilidad un único recorte de tipos de -0.25%. para diciembre. Los inversores cada vez ven más cerca un “cap” en las valoraciones de los índices americanos, lo que también siembra una oportunidad para rotar hacia deuda, bonos y monetarios, los cuales se encuentran en rentabilidades atractivas en donde no permanecerían mucho tiempo a pesar de los retrasos.

Sin embargo, algunas opiniones trasladan una continuidad del incremento en el endeudamiento en US, lo que seguiría espoleando el consumo interno e inflando los activos de riesgo en el corto plazo mientras que el mercado de bonos no experimente tensiones.

El dato ISM US de hoy refrenda una desaceleración inflacionista, una ralentización del crecimiento económico y un mercado laboral muy fuerte, lo que vuelve a sesgar la balanza hacia un recorte de tipos por la FED en 2024.

Como emisión relevante, hoy resaltamos el AT1 de Deutsche Bank que pagaba un 8.75% con un ráting Ba2/BB/BB+ y con un callable en abril 2030.

Con una revalorización significativa de la renta variable y con unas expectativas en la misma cada vez más divididas por el consenso, podríamos pensar que la renta fija ofrece una alternativa de rentabilidades segura en un entorno cada vez más cercano al cambio de ciclo monetario.