Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 24 de octubre de 2017
Publicado en OPINION Miércoles, 27 de septiembre de 2017 00:00

Enseñanza en España, a la cola en todos los rankings internacionales

Fernando Barciela | Es habitual escuchar la frase de que "estamos ante la generación mejor formada de la Historia de España” refiriéndose a los jóvenes españoles. Lo que de ser cierto sería absolutamente injusto ya que su tasa de desempleo bate también verdaderos records, tanto en comparación con la media de la UE como de la OCDE. Es posible, sin embargo, que esa sea una de esas frases más con las que los españoles se dan a menudo autobombo. Sin ningún fundamento real.

 

Porque la verdad es que todas las cifras y estadísticas relativas a la Enseñanza en nuestro país dibujan un escenario, no malo, sin auténticamente catastrófico. ...Por ejemplo, el número de jóvenes españoles que no tienen ni bachillerato, el 35%, duplica la media de la OCDE. La media entre los países de la organización es el 16%, la mitad que en España. Incluso en Portugal (31%) es más baja. Estamos, dicen en la OCDE, al nivel de Argentina o Colombia.

 

 

La FP (Formación Profesional), esencial para propulsar un mercado de trabajo, el español, (en el que miles de vacantes quedan sin cubrir por falta de perfiles adecuados), sigue bajo mínimos. Solo el 12% de los jóvenes en España están matriculados en FP, frente la media del 26% en la OCDE. ....Y en la llamada Formación dual (en la escuela y en el trabajo), una de las claves del desarrollo alemán, la situación es como mínimo desastrosa. Solo el 0,4% de alumnos de secundaria cursan formación dual. En la UE es el 17%.

 

España está también entre los líderes en alumnos que repiten curso, con un 32% de repetidores. La media en la OCDE, que incluye, no lo olvidemos países de fuera de Europa, es del 12,4%. En un demoledor informe la Comisión Europea situaba hace meses a España como el país de la UE con mayor tasa de abandono escolar.

 

España no tiene, según el ranking de Shanghai una sola universidad entre las cien mejores del mundo, pese a ser la décimo segunda potencia económica del orbe. Hasta Suiza, con seis millones de habitantes, tiene cinco universidades entre las cien mejores.

 

Nuestro país es asimismo el que peor nivel inglés tiene entre todos los de la UE - ¡que bochorno! –según el barómetro Cambridge Monitor de Cambridge University.

 

Esto no es casual. Evidentemente, tiene mucho que ver, en primer lugar, con el bajo nivel de gasto en educación en nuestro país, una situación que, lógicamente, se ha agravado durante los años de la crisis.

 

Según datos del Eurostat, publicados a finales de agosto, España se encuentra en el furgón de cola de Europa en inversión en educación. Al nivel de Bulgaria y sólo por delante de Rumanía, Irlanda e Italia (de un total de 28 países). España dedica apenas un 8% de su gasto público total a Educación. La UE dedica de media el 10% y la OCDE casi el 12%. Como porcentaje del PIB es el 4,1%, uno de los niveles más bajos de la UE.

 

La crisis es parcialmente culpable de esta situación. La necesidad de reducir el gasto público y solventar el déficit se abatió sobre la Enseñanza. Entre el 2009 y el 2013 el dinero que destinan las Administraciones a la educación ha pasado de 53.895 millones a 44.974 millones, un recorte del 16,6%.

 

Se dice por ese motivo que la crisis ha dejado el gasto público educativo a niveles del siglo pasado. Hay que remontarse a 1988 para encontrar porcentajes de inversión similares a los actuales. Claro que entonces la enseñanza no era obligatoria hasta los 16 ni estaba generalizada entre los tres y los seis años.

 

Y, como el número de alumnos ha subido, la resultante es que el gasto por estudiante se redujo estos años en torno al 20%. El número de alumnos ha subido un 7,7% en las enseñanzas de régimen general (575.000 más hasta ocho millones de estudiantes) y el 9,3% en universitaria, con 114.000 más hasta un total de 1,3 millones.

 

Las restricciones presupuestarias han conducido a una sequía de dinero para la Enseñanza. Los fondos para la formación del profesorado se han reducido casi a la mitad. El dinero para investigación educativa se redujo en un 42%) Y el presupuesto de becas subió solo el 0,2%.teniendo en cuenta que el número de estudiantes becados aumentó, cada uno recibió menos dinero.,

 

Claro que no todo es achacable al dinero. La enseñanza en España viene arrastrando vicios diversos que nunca han podido ser solucionados debido a la imposibilidad de lograr un pacto entre los principales partidos de gobierno, el PP y el PSOE.

 

Por ejemplo, por lo que respecta a las universidades españolas, la Comisión ha publicado un informe muy crítico. Bruselas le ha reclamado, por ejemplo, a España una mayor cooperación entre la universidad y el sector privado, una reforma del sistema de gobernanza y de financiación de las universidades ya que ahora mismo "no proporciona suficientes incentivos para la cooperación". También señaló que "el reclutamiento de los profesores y el sistema de promociones limitan la movilidad del personal tanto entre universidades como entre universidades y empresas”.

 

La laxitud en resolver este problema ha venido generando situaciones penosas entre la propia juventud. El paro entre los jóvenes españoles que no han alcanzado el bachillerato es del 30% (un 17% en la OCDE), solo superado por Eslovaquia, Sudáfrica y Grecia. El problema es que las deficiencias en educación pueden – y seguramente lo harán – poner en cuestión el futuro de nuestro país como potencia económica, industrial, tecnológica y exportadora 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.