El PMI compuesto de la Eurozona cae a su lectura más baja desde abril: 56,2 puntos en septiembre vs 59 puntos en agosto

CdM | La escasez de insumos dificultó la producción del sector manufacturero y la actividad del sector servicios en septiembre, segundo mes consecutivo en el que el crecimiento económico de la zona euro se desacelera, indicando una nueva ralentización desde los máximos de quince años registrada en julio pasado. Los ritmos de crecimiento de los nuevos pedidos y del empleo también se atenuaron, mientras que las expectativas sobre la actividad futura de las empresas fueron las menos optimistas desde febrero pasado.

Así se refleja en el último índice PMI Compuesto de Actividad Total de la eurozona, publicado este martes y elaborado por la consultora Markit. Disminuyó de 59 registrado en agosto a 56,2 en septiembre, señalando su lectura más baja desde abril pasado. Si bien indica una fuerte expansión de la actividad empresarial, señaló una desaceleración considerable con respecto a las expansiones observadas entre junio y agosto, que estuvieron entre las más rápidas en los veintitrés años de recopilación de datos.

Por sectores, los datos mostraron que la actividad del sector servicios creció a un ritmo más rápido que el de la producción manufacturera por primera vez desde que comenzó la pandemia de la COVID-19 a principios de 2020, reflejando la vulnerabilidad del sector manufacturero a los persistentes problemas relacionados con el suministro. De todas formas, los ritmos de crecimiento en ambos sectores fueron considerablemente más lentos que en agosto.